Análisis

Star Wars III La venganza de los sith - Crítica

Por David Martínez
-

ARGUMENTO: La guerra entre la República (con su ejército de clones) y la Federación de comercio llega a su punto álgido, mientras Anakin cae en el Reverso Tenebroso de la Fuerza empujado por el senador Palpatine. Los caballeros Jedi son exterminados, y Obi Wan Kenobi debe enfrentarse a su discípulo en un duelo a vida o muerte.   2005 - DIRIGIDA POR: George Lucas - PROTAGONIZADA POR:  Ewan McGregor, Hayden Christensen, Natalie Portman, Christopher Lee,  Ian McDarmid, Anthony Daniels.

Después de sufrir las embestidas (de fans y detractores por igual) por los fallos del Episodio I y el Episodio II, Lucas se dio a sí mismo la oportunidad de rematar la saga de una forma digna. Y lo consiguió. No hace falta una explicación para disfrutar de La venganza de los Sith. Ni es una película infantil, ni narra una historia de amor; es lo que debieron ser las dos anteriores: una aventura con un tono un poco más oscuro, en que ni siquiera los poderes de los Jedi se pueden imponer sobre la corrupción de los hombres. Para colmo, no había apariciones forzadas de personajes clásicos (si acaso, Chewbacca durante la batalla de Khasyyyk) y los efectos digitales estaban más depurados. Pero es que además, ¡aparecía Darth Vader! 

 

Tú luchaste junto a mi padre en las Guerras Clon

Hay un viejo dicho en el mundo del cine: "una película debe comenzar con una explosión, e ir subiendo a partir de ahí" y con el Episodio III se lo tomaron muy en serio. La primera secuencia, la batalla sobre el cielo de Coruscant es un torrente de acción interminable: primero a bordo de las naves de la República (con tantos elementos en pantalla que abruma) y después en el interior de la nave comandante. La elipsis entre películas no es tan grande como entre La amenaza fantasma y El ataque de los clones, así que entramos más rápidamente en el juego, e incluso agradecemos que el personaje del conde Dooku nos abandone tan pronto.  Quizá esta intensidad se pierda -mínimamente- con la aparición de un nuevo villano, el general Grievous, al que habíamos visto en la serie de animación, pero cuyos poderes no quedan muy claros, ¿un ciborg que colecciona sables láser?

Los clones no sólo han cambiado su casco respecto a lo que vimos al final de la película anterior, sino que se han especializado y utilizan máquinas de guerra más variadas. Cada vez están más cerca de los stormtroopers que llevaban el poder del Imperio al último rincón de la galaxia, y la frecuencia con que aparecen en pantalla nos hace saborear una familiaridad "que no habíamos sentido desde..." Y a partir de estos minutos iniciales, el ritmo no decae. La vengaza de los Sith es la película más sólida y mejor escrita de la nueva trilogía. 

 

Ejecute la orden 66

Hay un punto de inflexión en la cinta. Durante el Episodio II y el comienzo de La venganza de los Sith, Anakin Skywalker había tenido sus "escarceos" con el lado oscuro, pero es el último tercio de la película el que demuestra su corrupción. Los espectadores sabíamos que iba a ocurrir desde El Imperio Contraataca, pero es algo tan repentino que, pese a todo, nos sorprende. Hay algo en nuestro interior que no quiere que el joven Jedi se ponga al servicio de Palpatine, y mucho menos que los demás caballeros sean exterminados en uno de los mejores momentos de toda la saga, que explica el por qué del exilio de Yoda y Obi Wan. Será mejor que lo veáis una vez más, y se os pongan los pelos de punta.

 

A partir de ese instante, todo va "rodado". Los acontecimientos se desenvuelven tal y como esperábamos los fans, y disfrutamos con muchos guiños hacia la saga clásica: el nacimiento de los mellizos, la fragata rebelde Tantive IV, la llegada de Yoda a Dagobah (eliminada en el montaje final) y de Obi Wan a Tatooine...

 

Tú eras el elegido

Aunque ya hemos mencionado en una crítica anterior que la actuación de Hayden Christensen no es "muy fina", sus momentos finales compensan su falta de expresividad. Furioso y dolido, protagoniza un duelo de sables láser  enérgico y solemne, sin las "florituras" de Darth Maul en el Episodio I. Y pese a tener un final un tanto descafeinado, en que los poderes de un Sith se ven eclipsados por un desnivel en el terreno, vuelve a ser ese juguete roto que había sido desde su infancia, como esclavo de Wattoo, y de nuevo conmueve al espectador. Para rematarlo, vemos cómo se transforma en Darth Vader, aunque suelte un "Noooo" bastante ridículo.

 

Hicieron falta tres películas para que Lucas le volviese a tomar el pulso a su universo. Para muchos, el Episodio III está todavía lejos de la trilogía original, pero es una excelente obra de ciencia ficción, que encaja perfectamente entre las dos sagas, y es capaz de emocionar a los fans. Un canto de cisne antes de que George -después de seis críticas ya me permito tratarle con cierta naturalidad- cediese el testigo de su saga a J.J. Abrams  y a Disney. Que la Fuerza le acompañe. Si queréis disfrutar de más películas de ciencia ficción no olvidéis visitar nuestro especial de cine.

Valoración

La mejor entrega de la nueva trilogía. Más oscura, mejor rematada y perfecta como puente entre ambas sagas. Técnicamente impecable.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Vincula ambas sagas. La caída de Anakin al lado oscuro y la ejecución de la orden 66.

Lo peor

El grito de Darth Vader al final: Noooooooooooooo.

Lecturas recomendadas