Análisis

Cine de ciencia ficción: Desafío Total

Por Luis López Zamorano
-

Desafío total nos lleva a 2084, cuando Doug Quaid tiene la recurrente pesadilla de estar en marte junto a una mujer morena y morir al romperse su escafandra. Pronto se obsesionará con viajar al planeta rojo y recurre a la compañía Memory Call, una “agencia de viajes” que se encarga de implantar recuerdos falsos en las mentes de sus clientes. Desgraciadamente algo sale mal en el proceso de introducción de recuerdos y Quaid ya no sabe si está soñando o viviendo una verdadera aventura en Marte. 1990 – DIRIGIDA POR Paul Verhoeven – PROTAGONIZADA POR Arnold Schwarzenegger, Sharon Stone, Michael Ironside,Rachel Ticotin, Ronny Cox

Desafío total es un clásico de la literatura de ciencia ficción. Cuando se habla de ella siempre hay que tener presente la obra de Philip Kindred Dick. Gracias a sus relatos hemos visto numerosas películas en el cine como Blade Runner, Screamers, Minority Report, Next, o la que ahora nos ocupa. Desafío Total (El vengador del futuro para nuestros amigos latinoamericanos) está inspirada en el relato breve de 1966 llamado “Podemos recordarlo por usted al por mayor” y su proceso de preproducción fue bastante largo.

Durante años el proyecto pasó de un director a otro, ocurriendo lo mismo con el papel protagonista. Finalmente después de haber pensado en actores como Richard Dreyfuss y Patrick Swayze para interpretar el papel de Douglas Quaid, fue Arnold Schwarzenegger quien se hizo con él y propuso a Paul Verhoeven para sentarse tras las cámaras. Así se puso en marcha esta ambiciosa aventura.

Un matrimonio de-mente

Swcharzenegger llegaba a esta película en el que puede que fuera el momento más alto de su carrera. Ya era más que reconocido a nivel mundial como uno de los héroes de acción más importantes, y había rodado películas como Conan, Terminator, Comando o Depredador. Verhoeven era muy consciente de ello y aprovechó el tirón del actor para brindarle un papel a la altura. Douglas Quaid lo tiene todo a nivel de interpretación, comienza siendo un hombre atrapado en la rutina del matrimonio y de un trabajo costoso, para convertirse en un héroe de acción capaz de acabar con un puñado de hombres con sus propios puños y de oponerse a un régimen opresor y a su pasado. Además tiene un punto cómico con sus chascarrillos post golpe final.

Pero la cosa no se queda ahí, porque si el personaje de Quaid brilla, la fémina que lo persigue durante la mayor parte de la película no se queda atrás. En Desafío Total nos encontramos con una Sharon Stone que ya apuntaba maneras para ser el icono sexual en el que posteriormente se convirtió al protagonizar Instinto Básico. Una rubia de armas tomar letal en el cuerpo a cuerpo capaz de hacer dudar al más avispado de los agentes secretos con sus mentiras.

Eso sí, en cuanto a interpretaciones se refiere, el resto de personajes de Desafío Total se queda un poco atrás. Los dos villanos principales resultan sobreactuados en ocasiones (muy acorde al rol del malo malísimo del cine de finales de los 80’s y principios de los 90’s). Pero Desafío Total no es que brille especialmente por sus interpretaciones globales, lo verdaderamente destacable de este film es su estética y su argumento.

Dos mundos vistosos

Sobre la estética, hay que reconocer que La Tierra futurista creada por Verhoeven no dista mucho de la actual. Nos encontramos con un planeta en el que los coches siguen funcionando a ras de suelo (aunque los robot-taxis molan un montón) y dónde las videollamadas son el no va más de la sociedad. Pero el verdadero avance de la sociedad del 2084 es haber instalado colonias en Marte y sobretodo la empresa capaz de introducir recuerdos artificiales en las personas. Por algo gira todo en la cinta en torno a estos dos conceptos.

Y es en Marte donde la película se deja el resto a nivel visual. No es de extrañar que Desafío Total ganara el premio Oscar a los mejores efectos visuales. La colonia de Marte está plagada de vida. Lejos de los típicos extraterrestres que nos pudiéramos imaginar, Desafío Total nos presenta una sociedad formada por mutantes que han sufrido malformaciones y adquirido habilidades mentales especiales a causa de la contaminación del aire. Es en ellos donde se derrocha maquillaje y nos encontramos con mujeres de tres senos, hombres con brazos largos y de tres dedos, o personas con un solo ojo.

Desafío Total es una auténtica delicia para todo amante de los efectos visuales a la antigua usanza. Estamos ante una de las últimas películas que no optó por los añadidos digitales en sus escenas, y eso, aunque haya podido jugar en su contra por el paso del tiempo, se nota en el realismo físico de todo lo que vemos. La escena en la que Quaid se saca el micrófono localizador de la nariz, es simplemente una obra de arte que ya es un clásico del cine y que se queda en la retina de todo el que la ve.

Igual ocurre con la aparición de Kuato, el líder espiritual de la sociedad mutante. Un hombre en miniatura pero con aspecto de anciano, y al que todos hemos comparado con el expresidente de la Generalitat Jordi Puyol, que vive en la tripa de otro hombre. Una escena que puede revolver las tripas del que vea la película por primera vez, pero que no deja de ser una auténtica maravilla imaginativa. Y es que ya lo dice el propio Kuato, “abre tu mente” para ver Desafío Total.

En todo el metraje solo encontramos una escena creada totalmente con efectos digitales, y se ha convertido en otro icono del cine. Aquella en la que el protagonista pasa frente a una pantalla de rayos-x y vemos todo su esqueleto. La hemos visto homenajeada o parodiada en numerosas ocasiones a lo largo de los años, pero es que lo merece. El que esta escena fuera creada digitalmente, no contrasta para nada con el resto del film, y eso le da más valor al trabajo visual de Desafío Total.

Is this real life?

A nivel argumental, para hablar de Desafío Total hay que comprender que no es una recreación fiel al relato de Philip K. Dick. De él sólo toma prestada la idea de implantar recuerdos en la memoria y la obsesión con Marte. Así que si no juzgamos su fidelidad al escrito, nos encontramos con una trama que no decae en el ritmo. Siempre ocurre algo por lo que el bueno de “Chuache” pueda pegar un par de puñetazos, patadas o disparos. Pero no es todo acción, detrás de toda la testosterona se encuentra un argumento que hace que el espectador nunca sepa con certeza si lo que le están contando es lo que de verdad ocurre. No quiero meterme a destripar los acontecimientos por si hay alguien leyendo esto y no ha podido ver la película aún, pero sí que puedo decir que Desafío Total es una de esas cintas que puede hacer que la vuelvas a ver sólo para enterarte bien de lo que pasa.

Y aunque hagas un segundo, tercer, cuarto… visionado, seguirás sin saber lo que es verdad con certeza, porque si algo bueno tiene el guión de Desafío Total en cuanto a argumento, es que su final es completamente abierto. Habrá a quien no le guste esto de que le dejen con la intriga de si todo lo que ha estado viendo durante sus aproximados 110 minutos de metraje es real o no, pero a mí me parece todo un acierto. Es la gracia esencial de Desafío Total, sentirte como su protagonista y dudar de si lo sucedido es real o parte de un sueño inducido.

Música para recordar

No podemos terminar esta valoración de la película de 1990 sin hacer una mención especial a su apartado sonoro. El sonido de explosiones, motores y disparos es correcto (como en casi cualquier película de este estilo), pero lo realmente destacable es su música. La banda sonora compuesta por Jerry Goldsmith acompaña a toda la acción de manera magistral, subiendo cuando la imagen lo requiere y calmándose cuando es preciso. Toda la música de Desafío Total sigue un aire clásico en este aspecto, pero entre tanto acompañamiento sonoro de imágenes nos encontramos con el tema principal de su BSO. Un tema capaz de poner la piel de gallina a cualquiera por su sentido épico. Una canción ideal para abrir y cerrar la película (y la valoración) y que os dejamos a continuación.

Pero hay más Desafío

En realidad no podemos terminar aquí este análisis de Desafío Total. Aún nos falta mencionar que en 2012, con esta moda de realizar remakes, se hizo una nueva versión protagonizada por Collin Farrell, Kate Beckinsale y Jessica Biel. El encargado de llevarla a la gran pantalla fue Len Wiseman, y el resultado fue irregular. El Desafío Total de 2012 salía perdiendo en casi todos los aspectos con respecto a la cinta original. Dejó de lado el Marte de la versión de Paul Verhoeven para dejar la acción completa en nuestro planeta, y Farrell carecía del carisma de Schwarzenegger. Aquí tenéis la crítica de Desafío Total por si os pica el gusanillo.

Otros clásicos de la ciencia ficción

¿Os habéis quedado con más ganas de viajes en el tiempo, futuros apocalípticos o viajes espaciales? Podéis ver el resto de críticas de clásicos ci-fi en nuestro recopilatorio especial de ciencia ficción.

Valoración

Una buena película de acción y ciencia ficción que cuenta con un guión épico que hace pensar al espectador y que consigue que Schwarzenagger se luzca. Una visión interesante del futuro próximo.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Efectos especiales, maquillaje y banda sonora. Los chascarrillos de Swcharzenegger. Sharon Stone.

Lo peor

Que su remake fuera tan flojo. El paso de los años puede haberle pesado un poco. Algunos secundarios

Lecturas recomendadas