Análisis

Crítica de Astérix y la residencia de los dioses

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Astérix y la residencia de los dioses - DIRIGIDA POR: Louis Clichy y Alexandre Astier. En cines a partir del 30 de abril.ARGUMENTO: Los romanos capitaneados por César planean reducir a los galos abriendo a las puertas de su aldea un complejo turístico pero Astérix y Obelix mandarán su plan al garete.

Tras varias y diversas incursiones en el cine tanto en animación tradicional como en imagen real (normalmente con peor tino), llega Astérix et le domain des Dieux, una película de animación concebida en 3D que nos dará una nueva perspectiva sobre los galos ideados por René Goscinny y Albert Uderzo.

 

La primera edición de la historia, traducida en España como Astérix y la residencia de los dioses, data del 71 y se trata del decimoséptimo tomo de las aventuras de los entrañables personajes que "resisten ahora y siempre al invasor". La primera tirada de Hachette Livre superó el millón de ejemplares, dando cuenta del éxito de una de las sagas de aventuras más seguidas por el público francés.

 

¿Cómo es esa traslación a la gran pantalla? Pues muy disfrutable si es que en tu infancia eras un lector de las historietas protagonizadas por los irreductibles galos.

 


 

No falta de nada en la historia: un maquiavélico plan del César, revestido de sus ínfulas de grandeza, que viene a chocar de frente con el pueblo rebelde, Obelix liado a mamporros, algún que otro golpe de pescado, una pócima mágica cocinada in extremis por Panoramix y por supuesto una cena bajo la luz de las estrellas con el bardo atado a un árbol.

 

La historia comienza cuando Julio César urde sus planes para deshacerse de los galos construyendo una urbanización de lujo al lado de la aldea de Astérix. Para desgracia de los inquilinos de "la residencia de los dioses", no está en los planes de los galos dejarse avasallar y, tras boicotear infructuosamente las obras, se deciden a entorpecer a toda costa la vida de los romanos que se mudan a vivir allí. Incluso Asurancetúrix se muda a uno de los pisos junto a muchos de los aldeanos.

 


 

Al principio parece que se adaptan a la manera de vivir romana y entablan buenas relaciones, pero pronto se extiende el caos y se dan cuenta de que no pueden dejar que les invadan los romanos...

 

Respecto al diseño de los personajes, Astérix y la residencia de los dioses los dota de una gran humanidad siendo muy similares a sus originales de las viñetas pero es que además la película es ágil y avanza a buen paso, consolidándose como una estupenda adaptación en la que está presente la acción, la ternura y un tironcillo de orejas a la propia sociedad de consumo.

 


 

Por un lado nos lleva a reflexionar sobre lo poco que hemos cambiado si nos comparamos con nuestros antepasados y por otro nos da una pequeña lección de humildad acerca de cómo somos.

 

La peli no da puntada sin hilo y, aunque se dirige claramente al público infantil permitirá a los adultos sentirse identificados con la visión de la administración, del poder, del sindicalismo y del turismo, por poner varios ejemplos.

 

 

En suma, la propuesta de Louis Clichy que trabajó en el departamento de animación de Wall-E y Alexandre Astier es muy sólida y, aunque no se propone reinventar la rueda, sí que es atractiva para grandes y pequeños, pero sobre todo para los que nos desternillábamos viendo a los romanos dejar atrás sus sandalias cuando Obelix se liaba a tortas con ellos.

 

Su humor blanco aunque a la vez crítico y el carácter de los personajes se refleja a la perfección en Astérix y la residencia de los dioses que está llamada a ser un éxito para el entretenimiento familiar. Lo dicho: Astérix no ha envejecido nada.

Valoración

Divertidísima adaptación de la historieta de Uderzo y Goscinny. Un magnífico plan para disfrutar en familia, Astérix no envejece.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Las tundas a los romanos y las carreras por el bosque tras los jabalíes.

Lo peor

No aporta nada particularmente novedoso. A lo mejor no hace falta.

Lecturas recomendadas