Análisis

Crítica de Atrapado en el tiempo

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Atrapado en el tiempo, Phil, el encargado de la predicción meteorológica del Canal 9 es enviado a Punxstawnwey, un pequeño pueblo de Pennsylvania donde se verá obligado a vivir una y otra vez el 2 de febrero: el Día de la Marmota.1993 - DIRIGIDA POR: Harold Ramis - PROTAGONIZADA POR: Bill Murray, Andie MacDowell, Chris Elliott, Stephen Tobolowsky, Brian Doyle-Murray, Marita Geraghty, Angela Paton, Rick Ducommun, Rick Overton y Michael Shannon.

Si Dani Quesada nos traía la crítica de Los cazafantasmas hace un par de días, hoy queremos seguir rindiendo homenaje al recientemente desaparecido Harold Ramis analizando una de sus películas más conocidas y queridas: Atrapado en el tiempo.

Seguro que muchos de vosotros, como el propio Bill Murray, habéis vivido vuestro particular Día de la Marmota revisitando esta simpática comedia romántica una y otra vez e incluso puede que forme parte de vuestro panteón particular de películas en VHS como una de vuestras películas favoritas, y eso a pesar de que este género suela ser minusvalorado casi "por defecto".

Un despertador impacable

Consta en los créditos de Atrapado en el tiempo que ningún animal fue maltratado durante el rodaje, pero el despertador de nuestro protagonista no puede decir lo mismo. Como recordaréis, Phil era un cínico reportero encargado de la predicción del tiempo en un canal de televisión y era enviado a un pequeño pueblo junto a su cámara (Chris Elliot) y su productora (Andie MacDowell) para cubrir el Día de la Marmota, algo que le parecía una verdadera memez. El acto consistía en preguntarle al animalito, también llamado Phil para desgracia del primero, si la primavera llegaría con antelación o el invierno duraría seis semanas más.

El invierno va a durar más de lo que Phil pueda llegar a imaginarse porque será condenado a volver a despertarse cada día exactamente en el mismo punto: las seis de la mañana del 2 de febrero con la machacona canción de "I Got You Babe", que lanzó al estrellano al dúo Sonny & Cher en el 65. Hasta en tres ocasiones destroza Bill Murray un despertador, ¿quién no ha sentido ganas de hacerlo alguna vez? Pues imagina que todos los días fueran el mismo, ¡desesperante!

Tal y como es presentado el personaje principal queda claro que se cree el ombligo del mundo: desprecia y se burla de los demás, es gruñón y antipático y para colmo de males su ego es inmenso.

Pero ¿qué sucede cuando descubre que una y otra vez tendrá que pasar por los mismos acontecimientos? El guión de Harold Ramis y Danny Rubin basado en una historia de este último y ganador del BAFTA en el 93, es tremendamente humano y nos lleva por diferentes callejones que es probable que nosotros mismos hubiéramos recorrido en su lugar: en un principio cree que está enfermo y trata de pedir ayuda visitando a un neurocirujano al que da vida el propio Ramis en un cameo.

¿Cómo dejar de ser un egoísta redomado?

Al cabo de varios "reinicios" del mismo día, se da cuenta de que sus acciones no pueden ser castigadas ni tener consecuencias, de modo que se da atracones, se dedica a ligar o incluso a robar con total impunidad. Pero pronto esto le aburre y descubre que se ha enamorado de su productora así que ¿cómo no sacarle ventaja a la situación? Le repite exactamente aquello que va aprendiendo para deslumbrarla, pero al final siempre le pilla porque es muy difícil enamorar a alguien en un día sin resultar sospechoso o amenazador.

Más tarde, desistirá de su objetivo para tratar de aprender algo: tomar lecciones de música, leer e incluso empezar a fijarse en lo que sucede a su alrededor de veras. Solo cuando comprenda que quizás está en ese brete porque tiene una misión y anteponga las necesidades de los demás a las suyas, conseguirá salir del bucle infernal. Una redención digna de una película memorable.


El sentido del humor tan particular de Ramis está bien presente a lo largo de toda la película, que permite al espectador plantearse qué haría él mismo y si esas fases en su progresiva evolución no son las mismas por las que pasamos todos en algún momento: desde una infancia egoísta, pasando por una adolescencia conflictiva en la que incluso aparecen ideas suicidas para llegar en algún momento a una madurez desde la que las cosas se ven con mayor perspectiva. Desde luego la película puede interpretarse muchísimas formas diferentes y es mucho más compleja y profunda de lo que su apariencia puede dejar ver en un principio.

Anécdotas para dar y regalar

Danny Rubin reconoció en una ocasión que una de sus inspiraciones para escribir el libreto fue la novela fantástica "Entrevista con el vampiro", ya que le hizo pensar cómo sería vivir para siempre.


Habitualmente también se tiene como predecesor de Atrapado en el tiempo el corto de 1990 titulado 12:01 PM aunque su tono es mucho más serio.

Otra idea que influyó en la película nació de "The Gay Science" de Friedrich Nietzsche ya que en su libro, el pensador da una descripción de un hombre que vive el mismo día una y otra vez. Comedia y filosofía se dan la mano, ¿por qué no?


El caso es que tampoco han faltado interpretaciones religiosas, e incluso fue exhibida en el 2003 en el MOMA junto a Nazarín de Luis Buñuel, Los comulgantes de Ingmar Bergman) y Andrei Rublev de Andrei Tarkovsky. ¿Qué vieron en ella? Una metáfora del camino del alma hacia la perfección. Eso sí, Ramis era agnóstico confeso y es probable que se divirtiera bastante con estos puntos de vista tan sesudos...

Nunca se ha llegado a calcular con exactitud cuántas veces revive Phil el mismo día (Ramis llegó a decir que habían transcurrido 10 años), pero la pieza que toca para su amada Rita, "Rapsodia sobre un tema de Paganini" del compositor ruso Sergei Rachmaninof no es precisamente fácil de tocar. Murray por cierto se negó a que un doble tocara la pieza y la memorizó de oído ya que no tenía conocimientos de solfeo ¡eso es profesionalidad! ¡Y seguro que no tuvo 10 años para ensayar!

Y como guinda del pastel Un día sin fin: el remake de 2004 rodado en Tenerife y con Goya Toledo como la nueva Rita de la que se enamora Philippo, al que daba vida Antonio Calabresse. Esto sí que parece una broma, pero es cierto, y el guión lo firmó de nuevo Danny Rubin, así que a él las reclamaciones... Canela en rama si tenemos en cuenta que el tema "I Got You Babe" de Cher y Sonny Bono es reemplazado por... ¡no os lo vais a creer! El "Sarandonga" de Lola Flores y Antonio González "El Pescadilla".

Valoración

Todo un clásico de los 90, muchas veces infravalorado a pesar de su ritmo y sentido del humor además de su profundidad.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La evolución del protagonista y los destellos humorísticos, ¿ una marmota conduciendo?

Lo peor

La sensación de agobio cada vez que el despertador arranca a las 6 de la mañana.

Lecturas recomendadas