Análisis

Crítica de Jurassic Park III

Por David Martínez
-

CRÍTICA DE Jurassic Park III - 2001- DIRIGIDA POR Joe Johnston - PROTAGONIZADA POR Sam Neill, William H. Macy, Tea Leoni, Laura Dern. ARGUMENTO: El matrimonio Kirby busca a su hijo desaparecido en Isla Sorna. Para ello convence al doctor Alan Grant (el héroe de la primera película) y a uno de sus ayudantes para que les sirvan de guía -y protección- en un entorno hostil. Cuando aterrizan en la isla, se enfrentan a nuevas especies, como los pterodáctilos y el gigantesco spinosaurio y a viejos conocidos, como el T-Rex o los velocirraptores. 

Por tercera vez volamos a una isla (esta vez se trata de Isla Sorna; la zona B que también aparecía en El Mundo Perdido) para ver cómo un grupo de incautos se queda maravillado con la presencia de dinosaurios... hasta que se convierte en su almuerzo. Y la verdad es que la fórmula funciona, aunque falten alguna de sus piezas fundamentales (ni Steven Spielberg dirige, ni Michael Crichton escribe el guión, ni John Williams compone la banda sonora adicional). Para mantener la vinculación con la primera Parque Jurásico, el argumento recupera a los dos personajes que no estaban en la segunda parte: el doctor Alan Grant (Sam Neill) y la paleobotánica Ellie Shuttler,  y los coloca junto al tragicómico matrimonio Kirby (William H. Macy y Tea Leoni).

Nuevas especies, los mismos peligros

La búsqueda de su hijo desaparecido es una excusa perfecta para recorrer la jungla y maravillarse con algunos entornos, mientras redescubrimos a los dinosaurios. Lo malo es que ya no podemos tomarnos en serio las advertencias del doctor Grant (ni siquiera lo hace su ayudante) porque hemos visto demasiadas veces cómo se comportan los velocirraptores cuando tienen humanos cerca. Además, los efectos especiales han perdido el impacto de las dos primeras películas, así que ¿cómo sorprendernos? Muy sencillo, con nuevos dinosaurios.  

Hay dos especies que sobresalen -y justifican- la película. Por un lado, el enorme spinosaurio, capaz de plantarle cara al T-Rex, y con unos instintos de caza temibles. Por otro, los pterodáctilos (estos reptiles voladores estaban en los libros de Michael Crichton, pero no habían aparecido en las dos películas anteriores) que son la encarnación de la maldad, y protagonizan uno de los momentos más intensos de Jurassic Park III. En general, la combinación de efectos digitales, animatrónicos y algunos truquillos de iluminación vuelve a darle a las criaturas cierta credibilidad. 

Por supuesto, regresan los raptores (con un nuevo aspecto, más listos y con habilidades de comunicación) para hacerle la vida imposible a los supervivientes, y las apariciones de los grandes hervíboros vuelven a impresionarnos. Lamentablemente hay algo que no se ha extinguido: un absurdo sentido del humor "familiar" que le resta dramatismo a las mejores secuencias. 

Momentos cómicos... sin gracia

Está claro que Parque Jurásico III es una cinta para todos los públicos, y lo mismo le ocurre a las dos películas anteriores. Sin embargo, mientras que las de Steven Spielberg salvan estos momentos con más (la electrocución de la primera) o con menos gracia (la exhibición de gimnasia de la segunda), esta película se estrella. Bromas escatológicas -buscar el teléfono entre excrementos o recoger orina de Rex- y gags simplones (como gritar nombre y apellidos de los desaparecidos) nos sacan de la situación.  Y la cosa empeora aún más con el "momento parapente" o la comunicación con los carnívoros, que rompen unos momentos muy tensos.  Por si esto fuera poco, la película ha envejecido peor que sus predecesoras, y en algunas secuencias nos llaman la atención más los fallos que los propios "lagartos terribles".

 

El final más prometedor

Me permito dejar aquí una apreciación personal. Pero el final de Parque Jurásico III sí que es apoteósico. ATENCIÓN SPOILER: El desembarco de los marines en la playa de Isla Sorna sí que es material para una nueva película... qué digo, ¡una nueva trilogía! Sin embargo, como en muchos otros aspectos Jurassic Park III nos deja a medias. Las fuerzas militares se limitan a recoger a los superviventes y no llegan a abrir fuego contra los dinosaurios. Reconoced que era una buena idea, ¿verdad? Os dejamos con el tráiler de la película, en que se refleja ese "envejecimiento" del que os hemos hablado antes. Y también nos quedamos con una promesa: el tráiler de Jurassic World en que parece que se han enmendado todos los errores que se comentieron en ésta.  

Valoración

Una película de dinosaurios que comen personas siempre es entretenida y espectacular. Otra cosa es que el argumento se nos haga infantil, y la mayor parte de las situaciones se repitan.

Hobby

62

Aceptable

Lo mejor

El combate del Spinosaurio contra el Rex. La pajarera.

Lo peor

El tono infantil y la repetición de situaciones.

Lecturas recomendadas