Madre!
Análisis

Crítica de Madre!, la polémica película de Darren Aronofsky

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Madre! (Mother!), la polémica película de Darren Aronofsky que arrancó aplausos y abucheos a partes iguales en el Festival Internacional de Venecia. En cines a partir del 29 de septiembre de 2017.

Darren Aronofsky es un director acostumbrado a las críticas feroces y a cierta incomprensión por parte de quienes no terminan de entrar en su juego cinematográfico, siempre intrincado, pero por fortuna eso no lo achanta y regresa con Madre! (Mother!) firmando una película compleja, demoledora y voluntariamente críptica en la que refleja a la perfección su particular cosmogonía, como también hiciera ya en su (de forma injusta) maltratada La fuente de la vida (The Fountain).

Ofertas Flash de Amazon, ¡descúbrelas!

En este momento, lo normal es que os exponga una sinopsis de la cinta sobre la que voy a hablaros, pero resultaría muy inútil ya que lo importante no es lo que sucede en la película, catalogada de forma bastante torpe como "thriller psicológico", sino la lectura que el espectador está llamado a hacer sobre lo que ha visto. Es decir, que todo lo que vemos de principio a fin no es sino una alegoría de lo que en realidad nos quiere contar y sobre lo que nos invita a reflexionar.

No os hacéis una idea de hasta qué punto es difícil escribir una crítica sobre una película de esta índole sin poder acudir a descifrar las metáforas, los diálogos y el juego de identidades que despliega el autor a lo largo del metraje pero intentaré al menos que comprendáis el por qué de la nota. Ya habéis visto que la respuesta a Mother! (Madre!) en Venecia ha sido visceral: aplausos o abucheos. Me apeo de la polémica y me sitúo en el término medio: no me parece la mejor película del director, pero sí que es de lo más interesante o, dicho de otra manera, soy consciente de sus licencias y de sus problemas pero creo que está justificado de cara a lo que trata de exponer.

En primer lugar os diré que lo primero que me ha venido a la mente cuando he salido de la sala es la imperiosa necesidad de un segundo visionado: estoy segura de que se puede ahondar más todavía en la narración acudiendo de nuevo a ella una vez "desvelados" los códigos que hay que usar para descifrarla, algo que sucede hacia el último tercio de la cinta. Hasta ese momento, parece jugar con el espectador llevándolo de unos temas a otros: de una relación dependiente a una "home invasion movie": hay que darle tiempo y espacio para que la idea vaya madurando y lleguemos al punto en el que la acción se precipita y conseguimos comprender por dónde van los tiros.

Madre!

Entre tanto se pueden ver otras muchas capas en el guión que de forma tan laberíntica nos lleva a explorar el drama íntimo de una pareja formada por un creador en dique seco, atormentado por la hoja en blanco, y una mujer entregada a la tarea de reconstruir un hogar desde las cenizas mientras ve cómo otros profanan su obra (ya comprenderemos más adelante a quiénes representan).

Madre! es una película brutal: no solo por "lo que muestra" sino, como os decía, por lo que significa de forma más profunda "lo que muestra". Y me ha gustado especialmente ver a Javier Bardem interpretando un papel a su altura en una película de difícil visionado tras verlo tan desaprovechado en la última entrega de Piratas del Caribe: la venganza de Salazar. Jennifer Lawrence por su parte se entrega por completo a un papel de permanente asombro (le va bien, también es cierto) que os traerá ecos lejanos de La semilla del diablo (incluso en la iconografía que la acompaña y su elección de vestuario), mientras que Michelle Pfeiffer y Ed Harris casan a la perfección con sus roles de intrusos deslenguados.

Ojo, porque la película se desarrolla en su totalidad en una única localización: de ahí que sea tan importante la planificación de rodaje a la hora de mostrarnos en la parte final un recorrido imposible por un lugar que excede en mucho lo que obedecería a la realidad. Es innegable que todo obedece a una voluntad de retratar el éxito, el amor, el culto, la desigualdad, las facciones políticas, el extremismo, la idolatría, la sobreexplotación y hasta el colapso del que emergen y en el que expiran las grandes civilizaciones así que no, esta casa no es solo una casa, es decididamente algo más grande y Aronofsky la llena con todo lo que debería darnos miedo de verdad: nosotros mismos, básicamente.

Así presentó la película en rueda de prensa: diciendo que mientras sus anteriores películas habían tenido una gestación lenta de diversos años, el primer borrador de Madre! lo había escrito en solo cinco días, tras sentir una profunda rabia por lo que sucede en el planeta: "Vivimos en tiempos de locura. La población mundial está a punto de alcanzar los 8.000 millones, mientras los ecosistemas colapsan y la inmigración mete en crisis a los gobiernos. Estados Unidos ayuda a negociar un acuerdo histórico sobre el clima y meses más tarde lo abandona".

Si os quedan dudas acerca de la interpretación que darle a la película volved a acudir a sus palabras: "Como especie nuestro impacto es peligrosamente insostenible pero seguimos viviendo en un estado de negación de perspectivas (...). Una mañana me desperté con este sentido de angustia e impotencia y vi esta película surgir como un sueño delirante".

Dejaos llevar por el delirio de Aronofsky y le encontraréis el sentido, incluso a lo que más puede repeleros, que es la plasmación física de conceptos subjetivos. A mí desde luego me ha vuelto a atrapar en su mundo.

Valoración

No has visto nada igual a Madre! Pero atento: si te enfrentas a ella tienes que estar abierto y ser paciente. No es un visionado fácil pero tiene tantas capas y lecturas que el viaje merece la pena.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El poder de la alegoría, la contundencia del mensaje, las interpretaciones, la forma en la que sorprende al espectador y la riqueza de sus matices.

Lo peor

Si no le prestas atención o no entras en el juego te perderás con suma facilidad: requiere un esfuerzo por parte del espectador.

Lecturas recomendadas