Análisis

Crítica de El poder del Tai Chi con Keanu Reeves

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: El poder del Tai Chi nos presenta a un joven alumno de artes marciales ancestrales cuyas habilidades de combate le abren las puertas a un reino de vastas oportunidades económicas que están a un paso de pervertir sus principios morales.2014 - DIRIGIDA POR: Keanu Reeves - PROTAGONIZADA POR: Keanu Reeves, Tiger Hu Chen, Hay Yu, Jeremy Marinas, Karen Mok, Iko Uwais y Brahim Achabbakhe. Ya en cines.

Keanu Reeves se ha mojado el trasero para dirigir su primera cinta: El poder del Tai Chi y hace que las expectativas del usuario medio de películas de artes marciales sacie su sed de eleboradas coreografías con notable talento. Esto se debe en gran parte a que se ha rodeado de un equipo excepcional más que a su talento como director, aunque también hay que decir que tiene claro dónde colocar la cámara y qué efecto quiere conseguir en las luchas cuerpo a cuerpo.

Huelga decir que autoeliminarse el cartel habría sido una maniobra suicida a nivel comercial, puesto que le habría costado mucho elidir esos enteros que le proporciona su tirón mediático, pero también es cierto que la película habría podido ganar una inyección de calidad colocando en su lugar a alguien más creíble.

El show de Truman oriental

Tigre (Tiger Hu Chen) es un muchacho corriente con un trabajo precario y facturas que pagar, pero lo que lo invierte en especial es que es un luchador excepcional gracias a su maestro de Tai-Chi (Hai Yu), un hombre que trata de guiarle para que saque lo mejor de sí mismo por medio de duros entrenamientos y meditación. Cuando Donaka Mark (Keanu Reeves) le contrata para participar en peleas clandestinas, descubre el enorme potencial que tiene en su interior.

Habrá una pugna entre ambos: el adinerado y caprichoso Donaka le instiga para llegar hasta el final y convertirse en el "guerrero definitivo" mientras que su maestro intenta que no se deje llevar por la sangre y que vuelva a la senda de la mesura controlando su chi.

Como véis el planteamiento es de parvulitos así que tampoco nos vamos a detener mucho más en expandirlo. Sin embargo, en el guión de Michael G. Cooney se han colado algunas ideas interesantes que merece la pena señalar (y si las hubieran desarrollado con más fortuna la peli sería muuuucho mejor): por un lado tenemos el desconocimiento por gran parte de la gente de que el Tai Chi no es solo esa especie de terapia físico-espiritual que practican a diario millones de personas en parques de todo el mundo, especialmente en China, sino que en su origen era una lucha; y por el otro el tema de la creación de una historia en torno a un hombre corriente para el consumo de una élite enferma (una suerte de Show de Truman con doble tirabuzón que llega a su punto álgido en la secuencia de las luces estroboscópicas).

Lo que te puede gustar y lo que te puede dejar flipando

Partimos de la base de que El poder del Tai Chi es una coproducción entre Estados Unidos y China. Rodada en su mayor parte en Hong Kong, tiene esa mezcla como uno de los ingredientes inevitables del metraje: tenemos un departamento de la policía totalmente occidentalizado, pero unas condiciones laborales exigentes como las de China... En fin, se percibe que todo casa a duras penas.

En el lado de los pros tenemos una película nacida de una clara apuesta personal del director, fascinado por las artes marciales y por lo que suponen a nivel de desarrollo personal, de filosofía de vida y de camino por el que regir las decisiones importantes. Esa pasión, consigue plasmarla en la pantalla, en parte gracias a su experiencia como actor y en parte por las maravillosas coreografías de Yuen Woo-ping, que son sin lugar a dudas lo mejor de la película. Y es que se nota que está curtido en mil batallas: su trabajo como director de escenas de acción brilló con luz propia en The Grandmaster, El reino prohibido, Kill Bill 2 y muchas más.

Las grandes incógnitas de la película son ¿por qué ese montaje tan sincopado? ¿Por qué esa banda sonora chirriona? Pero sobre todo ¿por qué Keanu Reeves ha escogido su debut como director para realizar uno de los peores y menos lucidos papeles de su carrera? Ya os adelanto que conseguiréis verle luchar, pero ¡lo que se hace de rogar!

Los amantes de las peleas cuerpo a cuerpo, tenéis una buena oportunidad de disfrutar de ellas con esta película; quienes vayáis con pretensiones de algo más veréis con desesperación cómo las líneas argumentales interesantes que comentábamos se desaprovechan totalmente, pero, si os lo tomáis con humor, pasaréis un buen rato, porque El poder del Tai Chi es entretenida, al menos. Y ¡qué diantres! Uno va a ver leña y leña hay para dar y tomar.

Valoración

Si el espectador tiene claro que va a ver peleas chulas, disfrutará de esta propuesta ligera pero bien coreografiada que supone el debut en la dirección de Keanu Reeves. Fans de Street Fighter y similares, ¡a mí!

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Cómo se mueve Tiger Hu Chen, ¡es una delicia!

Lo peor

Si Keanu Reeves hubiera restringido su trabajo a la dirección, no habría pasado nada tampoco...

Lecturas recomendadas