Análisis

Crítica de Tarzán 3D

Por Raquel Hernández Luján
-

2014 - CRÍTICA DE: Tarzán (Tarzan 3D) - DIRIGIDA POR: Reinhard Klooss - CON LAS CAPTURAS DE MOVIMIENTO Y LAS VOCES DE: Kellan Lutz, Spencer Locke, Robert Capron, Jaime Ray Newman, Brian Bloom, Mark Deklin y Trevor St. John. En cines a partir del 13 de junio.   ARGUMENTO: Versión muy alternativa del personaje literario de Edgar Rice Burroughs. Los padres de Tarzán son unos millonarios aventureros que fallecen en un accidente de avión, mientras que el villano es el director general de Greystoke Energies, que se hace con el control de la compañía tras su fallecimiento. Jane es la hija de un guía de África y trabaja para preservar la selva de dicho continente.

Reinhard Klooss dirige y coguioniza esta nueva versión de Tarzán en 3D junto a Yonni Brenner y Jessica Postigo que vio la luz en Alemania en el mes de octubre del año pasado.

El actor Kellan Lutz (Hércules: el origen de la leyenda) ha sido el elegido para las capturas de movimiento del personaje principal mientras que Jane ha sido interpretada por Spencer Locke (Resident Evil: ultratumba).

La técnica es la misma que se ha utilizado ahora para la creación de Las tortugas ninja y que se utilizó en su día para crear el Gollum de El señor de los anillos y el César de El origen del Planeta de los Simios. Como sabéis, Andy Serkis ha despertado bastante polémica con sus declaraciones respecto al estreno de su secuela, El amanecer del Planeta de los Simios, al reivindicar el trabajo de los intérpretes frente a lo que ha calificado como "maquillaje digital". Y, de hecho, ya sabemos que incluso James Cameron está tratando de rizar el rizo realizando capturas de movimiento subacuáticas que incluirá en las dos próximas cintas de Avatar.


Dejando a un lado estas disquisiciones, centrémonos en la película, de corte familiar y fantástico, en la que esos efectos digitales cuentan con momentos maravillosos (la recreación del movimiento de los gorilas, de su pelaje y sus expresiones) y otros tremendamente sosos en los que no se intuye la vida que hay en una selva que sirve de telón de fondo a la acción y que hacen que los humanos parezcan de cartón.

Una voz en off que llega a resultar un tanto tediosa y demasiado explicativa nos va guiando por las imágenes para que "no se nos escape nada". Es el peaje que la cinta paga por no hacer hablar a los animales (y eso es un acierto) y, aunque tiene la justificación de que quizás el público menudo necesite algo más de información, el discurso a veces es tan obvio que cansa. 

El mayor problema al que se enfrenta Tarzán es que no tiene un mensaje claro: comienza con una especie de requiebro hacia el género fantástico incluyendo material totalmente libre al "Tarzán de los monos" de Burroughs (en el que solo se inspira levemente), y no termina de cuajar en ningún sentido: no queda claro ni cuál es el mensaje ecologista, ni cuál es exactamente el meollo de la trama (¿el enfrentamiento al gorila dominante?, ¿la ambición de la empresa Greystoke?, ¿el conflicto de ser un hombre pero no sentirse del todo humano?), ni tan siquiera por qué el malo es tan malo... No hay un desarrollo argumental claro ni una reflexión profunda sobre la trama.

En muchas ocasiones resulta demasiado simplista y pobre en cuanto al planteamiento de las situaciones y los personajes, que tampoco tienen un gran atractivo para el público infantil. De ahí ese giro fantástico que pretende introducir elementos esotéricos como el meteorito que acabó con los dinosaurios y que parece contar con propiedades mágicas (otro elemento desperdiciado que ni cuaja ni aporta gran cosa, por cierto).

En el colmo de los colmos tenemos el momento videoclipero con el tema de "Paradise" de Coldplay metido con calzador en el que de repente se nos nuestra una parte de la selva que, precisamente, parece el Edén y no pega ni con cola con el resto del metraje, en el que se intenta buscar cierta verosimilitud con la naturaleza con momentos chulos de iluminación, reflejos en el agua, etc.

Se agradece y valora que lleguen cintas de animación diferentes, no necesariamente de los grandes estudios y con nuevos planteamientos, pero definitivamente Tarzán se escuda demasiado en la técnica (que no es para tirar cohetes), se pierde en subtramas que no se desarrollan y descuida lo importante: le falta corazón. No sabemos qué late debajo del pecho de ese hombre criado en la selva que no es tan salvaje como cabía esperar. Es demasiado light en todos los sentidos... como un viaje a ninguna parte.

Valoración

Salvando la minuciosa recreación del movimiento de los gorilas que aparecen en pantalla, poco más se puede rescatar de este drama animado con tintes fantásticos que divaga sin dejar demasiado poso.

Hobby

48

Malo

Lo mejor

Algunos momentos inspiran ternura aunque se deslizan demasiado hacia la tragedia.

Lo peor

La lapidaria frase final y el regustillo a cliché que desprende todo el desarrollo de la cinta.

Lecturas recomendadas