Análisis

Crítica de Ted 2

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Ted 2 - DIRIGIDA POR: Seth MacFarlane - PROTAGONIZADA POR: Mark Wahlberg, Seth MacFarlane (voz), Amanda Seyfried, Liam Neeson, Morgan Freeman y Patrick Warburton. En cines a partir del 31 de julio.ARGUMENTO: Recién casados, Ted y "la Vane" quieren tener un bebé. Pero antes de ser padre, Ted tendrá que demostrar ante un tribunal de justicia que es una persona.

Pocos cambios respecto a la primera entrega de las aventuras de Ted, salvando el hecho de que ya lo conocemos y sobran las presentaciones. En esta ocasión los personajes evolucionan... Bueno, el osito, porque su compitruenos John (Mark Wahlberg) sigue sin tener ganas de madurar viviendo en un bucle de porno y consumo de drogas (ya veis que Seth MacFarlane sigue erre que erre con el tema, lo de fumar marihuana le debe hacer mucha gracia porque es recurrente).

Tras casarse con "la Vane" y disfrutar de su "luna de hiel", Ted da por muerto su matrimonio y solo ve una escapatoria: la clásica huida hacia adelante de tener un bebé. Con el problema añadido de que un juguete, por más que sea parlanchín, no convence a la corte de los Estados Unidos para ser otra cosa que una propiedad. John y Ted buscan a la desesperada una abogada que admita su causa para que se reconozcan sus derechos civiles y así topan con Samantha (Amanda Seyfried, que ha firmado su papel más macarra, por cierto).

¿Qué tiene que ofrecer McFarlane para perpetrar una segunda entrega de Ted? Pues ya os lo imaginaréis: un buen puñado de chistes guarros y políticamente incorrectos sobre falos, negros y falos de negros, por hacer un resumen. La mayoría de ellos, como decíamos, no chirrían porque ya conocemos al personaje pero ya sabéis que no es humor para todos los públicos y no sé si a estas alturas escandalizará a alguien pero molestar, seguro que sí, a más de dos.

El cariz escatológico de sus gags es una constante y si habéis visto algún tráiler ya habréis disfrutado de uno de los momentos cumbre de su escalada de guarrindonguez en la clínica de fertilidad (las Kardashian se llevan la peor parte). Y os haréis una idea de lo que vale el resto del metraje si os digo que esos momentos son los más divertidos y hasta se echan de menos cuando la peli se pone dramática...

La oda al frikismo en Ted 2 sigue tan activa como en la primera película y el amor por series y pelis de antaño vuelve a reflejarse de nuevo en multitud de detalles desde ese cariño especial por la serie Ley y orden o Raíces hasta la ComicCon en la que aparecen la Tortugas Ninja, cosplayers de Star Wars y el stand de Hasbro, que hace un buen videoclip de sus productos aprovechando el escaparate que le brinda la peli. Es lo que tiene fabricar las réplicas de Ted...

La cultura pop que tan maravillados tiene a ted y John choca de frente con el bagaje clásico de Sam, que no sabe quién demonios es Dath Vader o qué distingue la nave Enterprise del Halcón Milenario, aportando un toque de humor bastante fresco que se sale de la tónica de "caca, culo, pedo y pis". 

Pero si hay algo realmente bueno en Ted 2 son los cameos de Jay Leno pillado en un impúdico momento, Liam Neeson en una situación tan grave como las que caracterizan sus últimos trabajos o Morgan Freeman a quien Ted le dice la mejor frase de la película: "podría vivir en una cama hecha con tu voz". Por supuesto repite Sam Jones, y Amanda Seyfried además de delitarnos con su voz en un pequeño tema musical recrea con sus inusuales clientes una secuencia de El club de los cinco y parodia una de las secuencias más emocionantes de Parque Jurásico.

En el apartado de lo que sobra de la película encontramos la reaparición del obsesivo villano interpretado por Giovanni Ribisi además del momento en el que nuestro trío protagonista acude a un local de improvisación y empiezan a sugerir a los cómicos novatos que hagan chistes sobre GermanWings, Bill Cosby o Charlie Hebdo. O a mí se me ha atrofiado mucho el sentido del humor o eso traspasa la gamberrada para zambullirse de lleno en el mal gusto (y no es el único momento).

En fin, poco se deja en el tintero MacFarlane, que muy al modo de Padre de familia abre con unos títulos de crédito al estilo Fred Astaire con un impresionante cuerpo de baile y pasa de la elegancia al sexismo, la homofobia, el racismo y la chabacanería como Pedro por su casa. Por un buen motivo, ¿eh? Hacernos reír, se supone, y lo consigue un rato dentro de las casi dos horas que dura la película aunque sea golpeándonos los oídos.

¿Es MacFarlane un buen cómico? Ahí lo tienes triunfando en televisión así que es indiscutible que tiene su público, pero funciona mucho mejor en el registro de las bromas freaks y con el humor menos ácido que cuando se pone bestia. Por no decir que salvo que invente algo más ingenioso la próxima vez parece que a Ted se le están agotando las pilas... ¿Habrá Ted 3? Puedes apostar tu osito de peluche a que no nos libramos ni con alas...

Valoración

Seth MacFarlane ha vuelto a hacer exactamente lo mismo que hace tres años: devolvernos al osito travieso que nos presentó en 2012. Algunas caras nuevas y poco más.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Los cameos y los puntuales puntazos aunque sean escatológicos.

Lo peor

Al final se vuelve blandita otra vez y por dios, ¿dos horas? Es demasiado...

Lecturas recomendadas