Análisis

Crítica de La teoría del todo, el biopic de Stephen Hawking

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: La teoría del todo (The Theory of Everything) - DIRIGIDA POR: James Marsh - PROTAGONIZADA POR: Eddie Redmayne, Felicity Jones, Emily Watson, David Thewlis, Charlotte Hope, Charlie Cox y Adam Godley. Ya en cines.ARGUMENTO: Narra la relación entre el célebre astrofísico Stephen Hawking y su primera mujer Jane, en la época en que ambos lucharon contra la enfermedad degenerativa que postró al genio en una silla de ruedas.

Stephen Hawking, el brillante físico teórico, astrofisico, cosmólogo y divulgador científico británico es el blanco de la mirada de James Marsh, un director que ha basado buena parte de su filmografía en el género documental con piezas como The Team, Man on Wire o Project Nim, a cual más recomendable.

 


 

Esa experiencia es fundamental en la creación de este biopic acerca del genio que jamás se ha rendido ante la enfermedad que lo postró en silla de ruedas y le arrebató el habla, ya que, en base al libro escrito por su primera esposa Jane Wilde, titulado "Travelling to Infinity: My Life with Stephen", recrea con minuciosa precisión sus años universitarios, su boda tras ser diagnosticado y aun creyendo que su vida no se extendería más de dos años y un largo lapso de tiempo que nos lleva hasta otro de los hitos de su vida: la audiencia con la Reina de Inglaterra.

 

Eddie Redmayne (Los miserables) es el encargado de dar vida a Hawking mientras que Felicity Jones (The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro) se convierte en Jane Wilde, una persona esencial en su vida que le acompañó incluso en los momentos clave en los que estuvo en serio riesgo de morir.

 


 

Decir que la interpretación de Redmayne es excepcional es quedarse corto, verdaderamente ha trascendido con su trabajo al personaje hasta el punto de que el propio Hawking ha dicho haberse visto reflejado en la pantalla. Su metamorfosis paulatina es muy creíble, desde los primeros impases en los que se aprecia su torpeza al caminar hasta el momento en el que se hace indispensable el uso de la silla de ruedas. Recomiendo verla en versión original para apreciar el trabajo del actor al vocalizar.

 

Dos grandísimos aciertos en este sentido: por una parte era complicadísimo realizar una serie de instantáneas de un personaje vivo tan conocido como él sin caer en histrionismos ni sobreactuaciones y, por otra parte, trasladar su arrolladora personalidad contándonos incluso el duro momento de su diagnóstico evitando melodramas y sin meterle los dedos en los ojos a los espectadores era el otro gran reto que La teoría del todo supera con nota.

 

 

Marsh juega con otra baza ganadora: su exquisito humor inglés y su elegancia al rodar las relaciones interpersonales. Si hemos dicho que Redmayne trabaja de lujo (merecidísimos los laureles de los Globos de Oro y firme candidato a coronarse de nuevo en los Oscar), no menos podemos decir de Felicity Jones: contenida pero intensa, es un pilar interpretativo indispensable para Redmayne para construir su sólida actuación

 

La fotografía, vibrante e inspiradora, es una de las apuestas para trasladarnos los raptos de iluminación de un joven Hawking obsesionado con el tiempo y con la bùsqueda de una teoría unificadora para todas las fuerzas que rigen la naturaleza. Y lo mejor es que esos hitos académicos están bien hilados con su historia sentimental y personal.

 

 

Uno de los momentos clave de La teoría del todo es el rodado con luz negra aunque también en otras ocasiones, mirando una taza de té con leche o las ascuas de un fuego a través de los hilos de un jersey accedemos a los momentos en los que se enciende su genio creativo.

 

Ese diálogo entre realidad y teoría jalona la película y, a pesar de que se eche en falta más desarrollo de sus estudios (se esboza su inspiración en Penrose, su irregular tesis doctoral, sus teorías y autorrefutaciones), está muy bien planteada su forma de pensar y particular humor.

 

La teoría del todo es una de las películas indispensables de la semana y os animo fervientemente a ir al cine y disfrutarla, no os decepcionará y os permitirá ver la otra cara del genio. Simboliza el triunfo de la mente sobre lo físico, de la capacidad de abstracción del ser humano frente a sus capacidades motoras, ¡muy interesante!

Valoración

Emocionante biopic que consigue por una parte realizar un retrato certero y por otra mostrar las dificultades a las que se enfrenta el científico sin caer en la sensiblería.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La elegancia del guión y, sobre todo las magníficas interpretaciones de Redmayne y Jones.

Lo peor

Se centra mucho en la privacidad del hombre, aunque de soslayo también se trata su carrera.

Lecturas recomendadas