Análisis

Crítica de La vida secreta de Walter Mitty

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En La vida secreta de Walter Mitty, el tímido empleado de una editorial consigue evadirse de su gris existencia imaginando que es el protagonista de grandes aventuras. Un día, se verá obligado a tomar las riendas de su vida y reencontrarse consigo mismo emprendiendo un viaje inesperado.DIRIGIDA POR: Ben Stiller - PROTAGONIZADA POR: Ben Stiller, Kristen Wiig, Adam Scott, Patton Oswalt, Shirley MacLaine, Kathryn Hahn y Sean Penn. En cines a partir del 25 de diciembre.

Pocos recordarán la película de 1947 del mismo título que se basaba a su vez en el libro de relatos de James Thurber de 1939, publicados por primera vez en The New Yorker y editados más tarde por The Library of America bajo el título de "James Thurber: Writings and Drawings" (si os interesa acercaros a la obra original está publicada en castellano en Acantilado).

Así conocimos a un hombre que escapaba de la rutina por medio de su portentosa capacidad para imaginarse a sí mismo en otros escenarios: de hecho, la obra acuñó la denominación de "síndrome de Walter Mitty" para los soñadores irrefrenables.


Walter Mitty trabaja procesando negativos para revista Life y tiene la tendencia a escapar de su vida anodina por medio de su imaginación, lo que le permite bucear por toda clase de historias fantásticas en las que el heroísmo y la acción son la tónica dominante. Mientras que no hay barreras para él en su vida soñada, siendo capaz de escalar un glaciar o de rescatar a un perrito de una explosión, en su día a día es tremendamente tímido siendo incapaz siquiera de declararse a su compañera de trabajo (Kristen Wiig).

Ben Stiller dirige esta película con guión de Steve Conrad (En busca de la felicidad), que cuenta con numerosos atractivos tanto en su contenido como en su plasmación en la gran pantalla a nivel visual y musical.

Comencemos por la historia, que arranca de manera espectacular para sumergirnos en las ensoñaciones de Walter, en las que su desbordante imaginación se desboca para descubrirse a sí mismo realizando toda suerte de tareas imposibles y arriesgadas (ya tuvisteis un buen adelanto en el tráiler de la película). La primera hora de metraje es directamente desternillante para luego dar paso a un ritmo más sosegado... eso sí, al servicio de la historia. Y es que llegará un momento en el que a nuestro protagonista no le quedará más remedio que pasar a la acción.

Mira que sale pocos minutos, pero la presencia de Sean Penn (Brigada de élitees fundamental para comprender el "cambio de chip" de Walter: él supone la llamada a la aventura, al hecho de disfrutar del momento y de la realidad presente y su acicate para cambiar.

¿Cómo se traduce la actualización de la novela a la vida diaria de un hombre en el siglo XXI? Pues centrando el debate en "el postureo" de las redes sociales. La gran lección es que lo importante es vivir las experiencias, no el hecho de contar que se han vivido en esa suerte de línea temporal en diferido que mantenemos a menudo en la gestión de nuestra reputación digital.

Me parece una actitud tan inteligente y un punto tan valioso en el guión que esta película debería ser de obligado visionado para todos los que nos movemos en los entornos de las redes sociales. Y es que, como bien se dice en un momento dado "las cosas verdaderamente hermosas no necesitan esforzarse para ser vistas".

A menudo se encasilla a Ben Stiller como actor en comedias más o menos interesantes, si bien su faceta de director arrancó ya en 1994. La vida secreta de Walter Mitty supone un punto de inflexión interesante, una obra más ambiciosa y en la que no hay aspecto que no esté cuidado al detalle: desde la abrumadoramente hermosa fotografía de Stuart Dryburgh hasta la envolvente banda sonora de Theodore Shapiro.

Me quedo, de lejos, con este Ben Stiller que demuestra que tiene mensajes interesantes que lanzar y que es capaz de hacerlo de forma brillante, haciéndonos reír, sí, pero de otra manera. La vida secreta de Walter Mitty despierta en el espectador las ganas de vivir y de encontrarse a uno mismo, y eso es impagable en estos tiempos en los que nadie parece creer en nada. Es una bocanada de aire fresco, un salvavidas en medio de los océanos de escepticismo en los que nos movemos a diario.

Valoración

Magnífica cinta de cara a la temporada navideña. Una cinta inspirada en un libro de cuentos que crea una nueva historia brillante en fondo y forma.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

La fotografía, el casting y el mensaje que queda flotando en la sala cuando termina.

Lo peor

La película es claramente un vehículo de lucimiento del protagonista. Pero se consiente.

Lecturas recomendadas