Daredevil Amarillo
Análisis

Daredevil: Amarillo, de Jeph Loeb y Tim Sale - Review

Por Jesús Delgado
-

Daredevil: Amarillo (Daredevil: Yellow) es una obra de Jeph Loeb y Tim Sale, el mismo equipo creativo de Batman: El largo Halloween. Analizamos este retcon del origen del Hombre sin Miedo.

Daredevil: Amarillo es la primera obra de la tetralogía cromática de Jeph Loeb y Tim Sale,(autores de la tetralogía de Batman: El largo Halloween), formada por Spider-man: Azul, Hulk:Gris y Capitán América: Blanco. Con este cómic, el tándem creativo vuelve a los orígenes de Daredevil, recontando una vez más las aventuras originales del héroe que fueron narradas por Stan Lee y Bill Everett. en los años 60. 

Precisamente debido a este marco temporal en el que se desarrolla, a modo de flashback, la historia recibe el nombre de Daredevil: Amarillo. Y es que la trama vuelve al traje original del héroe, que combinaba los colores rojo y, predominantemente, amarillo. Esta decisión estética, por cierto, como veréis dentro de sus páginas toma un enorme sentido, ya que obedece también a la propia historia y trasfondo del personaje. 

Daredevil es uno de las grandes héroes urbanos de Marvel. Pero no es el único. Estos son los otros héroes que vigilan las calles de Nueva York en el Universo Marvel.

De este modo, Daredevil: Amarillo vuelve una vez más a las primeras aventuras del héroe, en las que un novato nuevo héroe comenzó a ser la pesadilla de los mafiosos de Hell's Kitchen, al tiempo que iba cimentando su carrera enfrentándose con otros villanos mucho más duros y crueles como Electro o el Búho. De hecho, atención al SPOILER, su último villano de esta etapa es uno que aunque tiene un nombre ridículo, es uno de los seres más peligrosos de Marvel. Nos referimos, claro, al Hombre Púrpura, más conocido como Kilgrave de Jessica Jones.

Magia del Marvel clásico con sabor moderno

Daredevil: Yellow se publicó en EEUU por vez primera en 2001. Esto es, en pleno proceso de rediseño de la línea editorial de la casa, rompiendo con la tendencia de los años 90. Esto es, durante los 90 Marvel había intentado correr y huir hacia adelante, creando tramas abiertas, nuevos villanos e incluso revolucionarias nuevas tramas que nada tenían que ver con la historia de los héroes en un ejercicio vanguardista bastante malogrado. Pero llegados 2000, y sobre todo estimulada por los trabajos de Kurt Busiek (Marvels, Siempre Vengadores) la Casa de las Ideas decidió mirar al pasado y recuperar la esencia clásica de su producción en aras de volver a captar tanto nuevos lectores como a la Vieja Guardia, que se había sentido marginada y desinteresada en los noventa. 

Como decimos, Daredevil: Amarillo llega en este momento y realiza un regreso al pasado, yendo a uno de los trajes más horrorosos del vestuario de Marvel, que a su vez portó su héroe más reconocido y mejor valorado entre los lectores "adultos". Esto es, Daredevil. Jeph Loeb y Tim Sale tienden un puente entre las aventuras modernas del héroe, poco después de la muerte de Karen Page, y mediante los recuerdos de Matt Murdock retroceden a los primeros meses de su cruzada contra el crimen. Ahora bien, ya os avisamos que estos hechos poco o nada tienen que ver con lo que vimos en la temporada 1 de Daredevil.

De hecho, Jeph Loeb tiene el buenísimo gusto de regresar a los mismos hechos que narró Stan Lee, pero con una vuelta de tuerca y un poco de sofisticación. Sin caer en el recurso burdo de convertir la historia en una versíón oscura, grotesca y cruenta, Loeb únicamente se limita a contar los eventos acaecidos originalmente entre los números 1 al 6 del Daredevil original (1964-1965). Se ciñe a los hechos, ofreciendo algún otro punto de vista que hace la lectura algo más cercana para nuestros tiempos, pero respetando el material original y también los sucesos que concurrieron, entrando así dentro del canon de la historia del héroe y ubicando la historia como un retcon bastante respetuoso y escrupuloso del origen del héroe. 

Loeb, además, cuenta con una bondad en su narración de Daredevil: Amarillo. Es la de proponer una Daredevil creíble dentro de los parámetros propuestos por Lee. En lugar de presentar una versión más talluda y veterana como la de Frank Miller o más amarga como la de Quesada y Smith, este escritor prefiere ceñirse a la idea del Daredevil que comienza. De ahí que también muchos supuestos sean propios de las reglas que se estilaban en los 60, permitiéndose ciertas licencias narrativas, las cuales encajan perfectamente con el momento en el que fueron narradas en primer lugar, pero también con el siglo en el que vivimos. Aunque, alerta, el lector cínico que solo quiera violencia, oscuridad y "recursos adultos" a lo mejor se lleva un chasco, al no encontrar lo mismo de siempre en estas páginas.  

Dejando la narración a un lado, hemos de hablar de Tim Sale. Este ilustrador cuenta con poco agrado entre el público novato y poco entrenado. Los no entendidos le acusarán inmediatamente de "tener un dibujo feo" al no contar con un estilo "hiperrealista", que se impuso precisamente en los 2000, en contraste con el estilo cartoon que predomina actualmente. Lo cierto es que Sale no pretende "dibujar bonito". Su estilo sucio y propio del género negro es precisamente lo que una historia como la de Daredevil necesita. 

Por otro lado, independientemente del gusto del lector, hay algo que es impepinable. Tim Sale no solo domina las expresiones faciales, sino que además también realiza unos trabajos de anatomía muy buenos. Maneja bien la perspectiva y la composición de planos. Su narrativa es fluida y no llama a la confusión. La acción es muy clara entre viñeta y viñeta, sin caer necesariamente en una narrativa cinematográfica, tan habitual actualmente. 

Además, hemos de señalar el color de Matt Hollingsworth como uno de los otros grandes valores del cómic. Su trabajo imitando acuarelas resulta un regalo para los ojos. Gracias a esto, tenemos un contraste de atmósferas enorme entre el Daredevil moderno, que recuerda, y el novato, que vive en la plenitud de su juventud. El primero se mueve en un mundo gris y negro, que ejemplifica sus actuales aventuras; el segundo, en cambio vive en rodeado de una luz dorada, propia de los primeros cómics Marvel y de esta segunda Edad de Oro para la Casa de las Ideas.

Daredevil: Amarillo (Cómic) - Cartel
Daredevil: Amarillo (Cómic) - Cartel

En conjunto, Daredevil: Amarillo es una gozada cuya lectura recomendamos tanto para lectores novatos como veteranos. Y es que es uno de los mejores cómics de Daredevil que hay. Podéis encontrar la reedición de Daredevil: Amarillo en librerías y tiendas especializadas a un precio de 15,00 euros. Como nota de color, os aconsejamos, además, leer sus aventuras originales, para contrastar. Las encontraréis dentro del tomo Marvel Gold Daredevil 1: El Hombre Sin Miedo.

Daredevil solo es uno de los 4 héroes de Marvel y Netflix. ¿Queréis saber quiénes son The Defenders (Los Defensores)?

 

Valoración

Magistral revisión de los orígenes del Hombre sin Miedo a cargo del equipo de Batman: El Largo Halloween. Ideal para novatos en Daredevil y fans veteranos.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

La recreación de las historias originales, el tono que sabe transportar muy bien la premisa de los 60 a los 2000. Que Daredevil de amarillo mole.

Lo peor

El dibujo de Tim Sale no es para todo el mundo. Quizá su historia sea algo inocente, en contraste con los gustos de lectores más cínicos.

Lecturas recomendadas