Análisis

Day of the Tentacle Remastered - Análisis para PS4 y PS Vita

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS4

Nos hemos subido a las letrinas del tiempo para traeros nuestro análisis de Day of the Tentacle Remastered, la mítica aventura gráfica de LucasArts que desde el 22 de marzo de 2016 está disponible en PS4, PS Vita, PC y Mac. ¿Nos acompañáis a conquistar el mundo? 

Day of the Tentacle Remastered ya está entre nosotros y con nuestro análisis nos preparamos para recordar una de las mejores aventuras gráficas de todos los tiempos. Corría el año 1993 cuando Dave Grossman y Tim Schafer, por entonces en LucasArts, nos regalaron Day of the Tentacle (El Día del Tentáculo), una maravillosa aventura point & click que servía de secuela o spin-off para Maniac Mansion. Desde entonces, las aventura temporal del nerd Bernard y sus amigos Hoagie y Laverne ha permanecido inamovible en nuestros recuerdos. Ahora, más de 20 años después, Day of the Tentacle regresa para PS4, PS Vita, PC y Mac con la intención de hacernos disfrutar, reir, explorar, hablar y resolver rompecabezas de lo más enrevesados. 

 

Regreso a la mansión del Dr. Fred Edison

Antes de volver a reencontrarnos con el loco científico el Dr.Fred Edison y su familia, os ponemos en antecedentes. Day of the Tentacle es la segunda parte de Maniac Mansion, juego creado por Ron Gilbert y Gary Winnick en 1987. La aventura gráfica fue el primer juego de LucasArts (LucasFilms) y utilizó el mítico motor SCUMM que tan buenos ratos nos ha dado en los videojuegos. En Maniac Mansion, Dave Miller viajaba a la mansión de los Edison para rescatar a su novia Sandy que había sido secuestrada por un enajenado Dr. Fred. Su buena acogida, que le llevó a tener su propia serie de televisión e hizo que en 1993 se estrenara su spin-off, Day of the Tentacle. Hablamos de spin-off porque el protagonista del juego es Bernard, un gafapastas al que ya habíamos conocido en Maniac Mansion.  

 

Y ahora sí, regresamos a la mítica mansión de los Edison para acompañar a un Nerd, una estudiante de medicina y un amante del heavy metal que tendrán que salvar la humanidad del ataque de un Tentáculo Púrpura que nunca debió beber de las contaminadas aguas de una alcantarilla. Vía Hámster, el Tentáculo Verde, amigo de Bernard, le envía un mensaje en el que le explica que algo horrible ha ocurrido en la casa familiar del Dr.Edison  y, aunque sus recuerdos de la última vez que estuvo allí no son demasiado buenos, no se lo piensa dos veces para salvar a la humanidad. 

 

Tres épocas y tres personajes

Muchas veces nos echamos las manos a la cabeza cuando se anuncian nuevas remasterizaciones y más cuando son de juegos recientes de PS3 o Xbox 360 pero, en este caso, merece la pena. Day of the Tentacle Remastered es un homenaje retro en toda regla y desde la primera pantalla de carga en la que aparece un disquete nos hace rememorar las tardes delante del ordenador. La aventura gráfica point & click se ha remasterizado dejando todos los elementos que la hicieron grande, no se ha tocado nada, más allá de ponerla bonita y añadir algún contenido extra de los que os hablaremos más adelante. Si hasta han dejado una pequeña errata en los subtítulos en español que ya existía en la versión original. Si los gráficos actuales no nos gustan y preferimos los pixeles gordotes, con solo pulsar la pantalla táctil del mando de PS4 pasamos al modo original. 

 

Han pasado los años, pero la historia y las mecánicas de Day of the Tentacle siguen funcionando a las mil maravillas. Sus diálogos, chistes y rompecabezas parecen más actuales que nunca y es que el juego ha envejecido a las mil maravillas, lo que nos demuestra porque es una de las mejores aventuras gráficas de todos los tiempos. Durante toda nuestra partida manejamos a Bernard, Hoagie (sí, como el sandwich) y Laverne, quienes tras sufrir un problema técnico al viajar en el tiempo para detener al Tentáculo Morado, acabarán en tres épocas diferentes de la historia: el presente, la época de la Declaración de Independencia de Estados Unidos y el siglo XXII gobernado por el Tentáculo Morado.

 

 


 

 

Nuestra prioridad a partir de ese momento será: encontrar los planos de las Cron-O-Letrinas, salvar el mundo y salir pitando de la mansión del Dr. Edison que parece no estar muy contento con nuestra presencia y menos mal que ahora no quiere robarnos el cerebro como en Maniac Mansion. Para lograr nuestro objetivo iremos cambiando entre los tres amigos que tendrán que ingeniárselas para explorar sus escenarios, resolver puzles disparatados, hablar con personajes ilustres, como George Wasinghton, y transformar la Historia enviando objetos por el váter. 

 

Su mayor grandeza es saber enlazar perfectamente el pasado, presente y el futuro en el argumento y que resulte de lo más amenos y divertido. Además, Dave Grossman y Tim Schafer supieron crear puzles para desarrollar nuestra lógica en los que tenemos que combinar a los personajes con el fin de lograr un objetivo. Un ejemplo lo tenemos en nuestro amigo el hámster que Bernard encuentra en el presente para que Laverne lo pueda utilizar en el futuro. Pero ¿cómo se lo enviamos y que el pobre animal no se muera? y ¿cómo lo utilizamos en el futuro? No contaremos más de los rompecabezas para que los que todavía no habéis disfrutado de la aventura gráfica, os comáis la cabeza para resolver el juego. 

Para pasar de Bernard a Hoagie o Laverne, sólo tenemos que pulsar en la cruceta del mando en el botón de la izquierda o de la derecha y cambiaremos a cada uno de los personajes. También podemos seleccionar en el inventario su cara y viajaremos por el tiempo sin despeinarnos. 

 

Un point & click actualizado

Uno de los problemas que nos solemos encontrar cuando una aventura point & click que ha sido diseñada para ordenador se remasteriza para consolas es la adaptación de sus mecánicas de juegos y en esta ocasión se ha solventado a la perfección. Con el joystick izquierdo movemos el cursos para seleccionar algún objeto y al pulsar cuadrado nos aparecen las diferentes opciones que podemos realizar: empujar, tirar, hablar, mirar… Una vez que hemos decidido la que vamos a realizar, basta con pulsar la X para confirmar la acción. En cuanto al inventario para nuestros objetos, accedemos pulsando triángulo o moviendo el cursor hasta la esquina izquierda de la pantalla. Por último, para mover a nuestro personaje por los escenarios, dirigimos el joystick izquierdo en la dirección que más nos convenga y pulsamos la X, de esta forma irá al lugar que le hemos indicado.

 

Mecánicas de lo más sencillas, aunque en algún momento, como el de la dentadura temblorosa (los que habéis jugado a Day of the Tentacle me entenderéis), me han dado algunos fallos de coordinación por tener que estar todo el rato seleccionando el objeto, pulsando cuadrado y la opción correspondiente, que me ha hecho dar a la pantalla táctil del mando y cambiar el modo de renderización por el original para poder seleccionar directamente las opciones. 

 

 

Gráficamente, Double Fine ha tratado la remasterización de Day of the Tentacle con delicadeza y no tiene nada que ver con el espanto, para mi gusto, de lo que ocurrió con el primer Monkey Island en su remasterización. Aquí, se han tomado los gráficos originales de la aventura gráfica y se han pasado a un 2D en alta definición que se perciben puros y realistas. Las imágenes son coloristas, están muy estilizadas y recuerdan a series de dibujos animados como Futurama, Padre de Familia, Los Simpson… Aunque, como os hemos dicho antes, la versión original está incluida para alegría de los más nostálgicos. 

 

Y, si a nivel gráfico cumple con creces, en el sonido también se ha adaptado bien. Se ha sacado directamente de las grabaciones originales del juego y se ha limpiado para que no suene tan estridente. Aunque, no todo es perfecto y hay algunos subtítulos están desincronizados con la voz y saltan más lento de lo que deberían. Otros, tapan demasiado espacio de la pantalla y se plantan encima de los personajes lo que hace que no podamos disfrutar de la escena en todo su esplendor. 

 

Day of the Tentacle Remastered con gráficos originales

De bonus: Maniac Mansion 

Day of the Tentacle es una aventura gráfica fantástica, un juego que te saca una sonrisa cada poco tiempo y con personajes que sobrepasan la pantalla para mirarnos a los ojos cuando hacen alguna gamberrada. Sin duda, es una gran noticia que la tengamos otra vez de vuelta. Además de las mejoras gráficas y una interfaz más moderna, Day of the Tentacle Remastered nos regala algunos extras interesantes como son los comentarios de los creadores en los que nos enteraremos de un montón de anécdotas, una galería de bocetos que se desbloquea cuando nos pasamos el juego y trofeos que saltan al realizar una determinada acción en la partida. Esto es igual que en la remasterización de Grim Fandango, pero la gran novedad es que incluye Maniac Mansion. Así pues, tenemos dos aventuras gráficas en un sólo juego.

 

No teníamos total seguridad sobre si Day of the Tentacle Remastered iba a traer Maniac Mansion, pero finalmente lo podemos confirmar y es algo que nos alegra especialmente ya que no se puede entender la aventura de Bernard sin el el primer juego de LucasArts. Por lo que, ya sabéis, si en algún momento queréis rememorar las aventuras de Dave Miller, podéis acudir a la habitación de Ed Edison y entrar en el ordenador para ayudar al adolescente a rescatar a su novia. Eso sí, os tenemos que decir que a diferencia de Day of the Tentacle que nos llega con sus voces originales en inglés y subtítulos en castellano, Maniac Mansion nos llega completamente en inglés y desconocemos si en algún momento contaremos con textos en español. 

Otro añadido de Day of the Tentacle Remastered, y que parece algo innecesario, es un ayudante práctico en el que al pulsar el botón arriba de la cruceta del mando nos señala los objetos con los que podemos interactuar en la habitación en la que nos encontramos. Y decimos que no nos ha gustado mucho porque de qué te sirve saber que objetos puedes coger, si no sabes para que utilizarlos o que pueden no servir para nada. Por último, aunque no es estrictamente una novedad, nos volvemos a encontrar con multitud de homenajes a las anteriores sagas de LucasArts y guiños a Star Wars. Incluso, se han introducido algunos nuevos y modernos que no existían en la versión del juego en 1993. Aquí os dejamos 15 de los mejores momentos de la versión original de Day of the Tentacle

Conclusión

¿Merece la pena Day of the Tentacle Remastered? La respuesta es un rotundo sí. Lo hayas jugado o no, la aventura del Tentáculo Morado que quiere conquistar el mundo sigue siendo fresca, divertida y se disfruta igual que el primer día. Su buen guión y la fidelidad con el diseño original la vuelven a hacer una aventura gráfica de lo más entretenida. Si te gusta el género y jugaste en su momento, recordarás viejos tiempos y chistes ingeniosos. Si es tu primera vez en la aventura gráfica, te las verás con difíciles rompecabezas y geniales personajes. Si eres de los veteranos, completar Day of the Tentacle Remastered te llevará unas seis horas, mientras que si eres novato, te tendrás que estrujar más el cerebro y puedes llegar a estar con la aventura unas 8 horas o más. La aventura gráfica ya está disponible para PS4, PS Vita, PC y Mac, su precio en la Store y en Steam es de 14,99 euros. ¡Qué ganas teníamos de volver a reencontrarnos con esta pandilla de frikis!

 

Valoración

Una gran aventura gráfica que vuelve por todo lo alto con gráficos mejorados, pero con todas las señas de identidad que la hicieron popular en los años 90. No te lo pienses y déjate conquistar por el Tentáculo Púrpura.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Un guión para reírse a carcajadas, viajes en el tiempo bien enlazados, adaptación del point & click

Lo peor

Botón de pistas, subtítulos no dejan ver, pausas en el autoguardado, Maniac Mansion en inglés

Lecturas recomendadas