La gran muralla
Análisis

La gran muralla - Crítica de la película de Zhang Yimou con Matt Damon

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de La gran muralla (The Great Wall), la película de corte fantástico de Zhang Yimou protagonizada por Matt Damon, Pedro Pascal y Tian Jing. Ya en cines.

Después de darse un castañazo sideral al enfrentarse a la crítica china, donde estaba llamada a ser un éxito, llega a España por la puerta de atrás La gran muralla (The Great Wall), sin haber contado con un pase de prensa previo y con unas muy modestas pretensiones por parte de Universal Pictures de conseguir buenas cifras en taquilla.

Mientras se construye la que será la muralla más larga del mundo, varios mercenarios se esmeran por conseguir un cargamento de pólvora con los que hacerse de oro. Apresados cerca del muro, descubren que la edificación no solo vale para defenderse de los vecinos mongoles, sino que es una barrera singular para resguardar a los hombres de una amenaza mayor, algo sobrenatural e inhumano.

Dicho fenómeno se convertirá en una pesadilla a la que se tendrán que enfrentarse dejando a un lado sus primeros planes si no quieren que escape por completo a su control, dinamitando sus posibilidades de sobrevivir.

El gran reclamo es comercial es, por una parte, el director Zhang Yimou, autor de peliculones como Hero, La casa de las dagas voladoras, La maldición de la flor dorada o Las flores de la guerra, por nombrar algunas de sus joyas, y, por supuesto, delante de la cámara, Matt Damon que es casi siempre un valor seguro a la hora de atraer a las masas.

Las mejores películas de Zhang Yimou en DVD y Blu-Ray

¿Es La gran muralla un desastre de proporciones épicas? Pues casi, ya que ninguno de los dos consigue brillar en sus respectivos apartados. Dado que el guión de Carlo Bernard, Doug Miro y Tony Gilroy basado en una historia escrita por Max Brooks, Edward Zwick y Marshall Herskovitz (tiene mandanga que en el proceso haya intervenido tanta gente) no hay por dónde cogerlo, Yimou parece haber desviado toda su atención al despliegue visual que debería meternos la historia por los ojos.

Colorista, con abundantísimos planos aéreos, ralentizados y unas criaturas cien por cien CGI, la puesta en escena pretende ser muy imponente pero nunca termina de alcanzar un mínimo de verosimilitud. Es más, las pocas ideas que lanza la película: que la aparición de dichas manadas de seres ávidos de carne humana se debió a una suerte de castigo divino por la mala política de los gobernantes y las sólidas convicciones militares de los esforzados hombres y mujeres encargados de vigilar y proteger el muro durante generaciones completas, se diluyen pronto dando cuenta de que no son más que un endeble sostén argumental para una historia bobalicona.

Ya desde el comienzo tenemos muy claro que estamos ante una aventura fantástica, así que no era de esperar un gran rigor histórico mostrando el cruento enfrentamiento con los mongoles, pero las patadas que le da el guión a los libros de Historia son antológicas por no hablar del momento de Pedro Pascal ¿toreando? a uno de estos bicharracos verdes cuyo comportamiento se supone que es muy inteligente pero a la vez bastante estúpido y con un punto débil que clama al cielo: una reina a la que tiene que ir alimentando la manada. En fin, ver para creer.

Matt Damon lo intenta e incluso hay un amago de que esa socarrona camaradería con Pedro Pascal funcione a pesar del alma envenenada de Willem Dafoe, pero raras veces consiguen que el tándem funcione con solvencia. En la mayoría de los casos, el humor queda tan malogrado como la épica dimensión de la historia (y eso que hasta tenemos a los Mayumana chinos golpeando como locos los tambores) avisando de que se cierne sobre ellos la amenazante horda sobrenatural.

La Gran Muralla

La heroína de la película, que tiene un tratamiento superplano pero está bien cualificada para la acción, es Tian Jing, una actriz muy reconocida (junto con sus compatriotas en el reparto Andy Lau o Wang Junkai) a la que vamos a ver bastante en los próximos meses en producciones estadounidenses como Kong: la isla calavera o coproducciones con el gigante chino como Pacific Rim: Uprising.

Al final, la película destila la esencia de la serie B incluso a pesar del despliegue de extras y de vestuario tan alucinante (esas armaduras son un poco... Power Rangers, ¿o no?)

La Gran Muralla

El caso es que antes de atiborrar las imágenes de La gran muralla de rimbombantes efectos especiales y terminar de atorar la narrativa, lo cierto es que había buen material de base: las localizaciones de Qingdao en China y en Nueva Zelanda proveen al marco inicial de un interesante aspecto que te trae a la cabeza lugares tan hermosos como Petra o la Capadocia al que más le habría valido al director aferrarse para crear algo más tangible y digestivo.

Ahora podemos esperar esperanzados el próximo trabajo de Zhang Yimou porque ha tocado fondo, solo puede ir hacia arriba...

Valoración

Solo razonablemente entretenida, La gran muralla es una decepción teniendo en cuenta que tenemos a Matt Damon a las órdenes de Zhang Yimou. Sus excesos digitales la aproximan al cine de serie B.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

A pesar de lo cerca que está del abismo hay una voluntad de encontrar bellos encuadres y de utilizar el color con una finalidad estética. Y poco más.

Lo peor

El resultado final teniendo en cuenta la millonada que ha costado: 150 millones de dólares invertidos en una cinta carente de lógica y gancho.

Lecturas recomendadas