Análisis

Naruto Shippūden: La película - Crítica

Por Thais Valdivia
-

Tras su entrenamiento con Jiraiya, Naruto vuelve al cine con la primera película de la saga Naruto Shippūden, conocida por muchos como La Muerte de Naruto.

Argumento: Los demonios que una vez casi destruyen el mundo son devueltos a la vida por un ser muy poderoso. Para evitar que esto ocurra de nuevo deben ser sellados por una sacerdotisa. Shion, a quien se le ha encomendado dicha misión, es la única que puede hacerlo. Además de poder sellar demonios, la joven tiene la habilidad de predecir la muerte de las personas, incluida la de Naruto, guardaespaldas que debe llevarla hasta el lugar donde se realizará el ritual de sellado. La única forma de que nuestro protagonista se libre de ese cruel destino es alejándose de la joven, pero no lo hace y desafía a toda predicción que Shion tiene sobre su inminente fallecimiento. ¿Conseguirá sobrevivir a la misión o morirá en el intento?


Después de habernos detenido a repasar cómo es el final del manga, regresamos con nuestro especial de películas de Naruto con la primera de la franquicia Shippūden, Gekijōban Naruto Shippūden (Naruto Shippūden: La película). Dirigida por Hajime Kamegaki, la cinta, también conocida como La Muerte de Naruto, se estrenó el 4 de agosto de 2007, un año después de la anterior y después de que el conocido "rellenuto" de la serie de televisión llegara a su esperado final. Junki Takegami es el autor del guión de este filme de hora y media de duración que intenta, a veces con éxito y a veces no, poner al espectador en tensión.

Gekijōban Naruto Shippūden transcurre entre los episodios 32 y 33 de Naruto Shippūden, justo después de la saga de rescate de Gaara y antes de que Sai y Yamato comiencen a hacer misiones como miembros del Equipo 7. 

Hero's Come Back

Tal y como os comentábamos en otra de las críticas, una de las tramas más recurrentes es aquella en la que nuestros chicos deben ser los guardaespaldas de una personalidad importante. Bien, pues Gekijōban Naruto Shippūden es un claro ejemplo de ello. Los primeros minutos de la cinta son realmente buenos, pues se nos muestra de una manera bastante cruda cómo sería la hipotética muerte de Naruto y su posterior entierro con una Sakura rota de dolor frente a la lápida de su amigo caído. Pronto la acción cambia y se nos presenta al enemigo de esta aventura, alguien que, a simple vista, no provoca ni frío ni calor, pero que a lo largo de la obra es bastante persistente.

Ahora sí que sí, regresamos a Konoha para comprobar que nuestro ninja de dorados cabellos sigue vivito, coleando y haciendo mucho ruido, aunque está a punto de viajar junto a Sakura, Lee y Neji para llevar a cabo una importante misión. Uno de los aciertos de la película en este sentido es que a los secundarios se les da un poco más de protagonismo que en las anteriores. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en que Neji es el líder del grupo y quien da las órdenes (por mucho que le pese a Naruto). Por supuesto, no podemos dejar pasar la oportunidad que tanto Naruto como Sakura andan todavía deprimidos por la marcha de su querido y amado Sasuke.

La historia, como alguno puede pensar de manera acertada, se parece bastante a la que pudimos ver en la primera película de Naruto, aunque en esta ocasión tenemos a una sacerdotisa en lugar de a una actriz. Además de maleducado y cargante, dicho personaje es un lastre tanto para Naruto como para el resto de ninjas. Sólo al final es cuando uno puede sentir algo de lástima por ella gracias a que se nos indica la dura infancia de la joven, algo que podría haber llegado mucho antes.

En cuanto a los enemigos, estos están hechos para ponerles las cosas difíciles a nuestros chicos, algo que de verdad consiguen en un primer momento, pero luego pasan a formar parte de la lista de malos que sirven únicamente para que los personajes principales puedan lucir sus ataques de una manera espectacular.

Por último, el desenlace del filme es bastante rápido y sin rodeos, algo que muchos seguro que agradecen después de ver cómo se va desarrollando la relación entre Naruto y Shion. Una relación que ella parece tener ganas de continuar, pues la escena que hay tras los créditos nos da una clara pista de ello, aunque el pobre Naruto dicha pista no la vea por ningún lado. 

¿Qué es lo que pasaría si Naruto muriera?

La animación de Gekijōban Naruto Shippūden es bastante diferente a la que pudimos ver tanto en películas anteriores como en la primera parte del anime. No obstante, en esta ocasión estamos ante un buen trabajo (aunque no en lo que respecta a la versión televisiva de Shippūden), mostrando mucha fluidez y movimientos correctos durante las secuencias de acción y en los combates. Por otro lado, el buen hacer en la animación se va al traste en el momento en que entra en juego el CGI para poder darle vida a los guerreros de piedra que pretenden destruir el mundo.

En lo que respecta a la banda sonora, esta es correcta sin muchas florituras. Eso sí, siempre es agradable escuchar los temas más conocidos del anime, pues le dan otro toque al desarrollo de la aventura. No nos queremos olvidar de mencionar la canción principal del filme, Lie-Lie-Lie, la cual está interpretada por DJ OZMA. 


No os perdáis el resto de críticas de las películas de Naruto:

Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō Dattebayo!! (Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!).

Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo!! (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra).

- Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo (Naruto, la película: ¡La gran excitación! Pánico animal en la isla de la Luna).

Valoración

Después de una tercera película bastante floja, la cuarta, primera de Shippūden, parece que vuelve a los orígenes y muestra una aventura que, aunque posee un desarrollo previsible, entretiene.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Las escenas de lucha en las que vemos las nuevas habilidades de los protagonistas y la animación.

Lo peor

Desarrollo bastante previsible con una sacerdotisa realmente cargante que lastra la historia.

Lecturas recomendadas