Análisis

Revisamos Shaun White Skateboarding

Por Sergio Gracia
-

Parece que el joven Shaun White quiere hacerle la competencia a una de las leyendas del skateboarding, Tony Hawk. Después de haber triunfado en el mundo del snowboarding, con un medallero espectacular a sus espaldas, ahora se atreve con las ruedas de una tabla de skate. Pero, claro... el chico empezó con esto, antes de lanzarse por las cumbres nevadas.

Shaun White Skateboarding ofrece una alternativa al sorprendentemente saturado género del skate. Ubisoft ha puesto toda la carne en el asador para competir con el recientemente consagrado Skate de Electronic Arts y los míticos Tony Hawk's de Activision. Pero, a estas alturas, ¿realmente queda sitio para innovar en el género? Pues parece ser que sí o al menos tenemos un enfoque nuevo para disfrutar de algo a lo que, desde mi punto de vista, no se podía exprimir mucho más, complementos de hardware aparte.

El skate como símbolo de libertad

Lo primero que nos llama poderosamente la atención en Shaun White Skateboarding es... que tiene historia. Sí, sí, un guión en un juego de skate, como ya lo han intentado y conseguido otros títulos míticos que nos dejan disfrutar de una ciudad abierta, sobre ruedas y rodamientos. Nos encontramos en una urbe monocromática, gris, con cientos de personas iguales, tristes, que obedecen a un único líder (o, mejor dicho, un grupo), El Ministerio. Unos pocos valientes intentan devolver el color a la ciudad, gracias al skate. Pero, pronto, su mayor representante, Shaun White, es detenido por las fuerzas del orden. Aquí es cuando entramos en acción.

Somos el nuevo fichaje de este grupo de locos libertarios y nuestro objetivo es devolver el color a la ciudad y sus habitantes, como es tradición ya, a base de trucos de skate. Es una historia sencilla, nada pretenciosa u original, pero que cumple a la perfección con el objetivo de otorgar un por qué al arte de patinar, aunque tampoco lo necesite.

Shaun White Skateboarding incluye algunas novedades interesantes, como crear rampas y barras de grind imaginarias. En nuestro periplo por las diferentes zonas de la ciudad (por las que nos podremos mover libremente a medida que las desbloqueemos) nos encontraremos con flechas y zonas de color verde. Cuando completemos un salto en una de estas rampas o completemos un grind en una de estas flechas, crearemos nuevos elementos con los que interactuar, para realizar más trucos. Además, en el caso de los indicadores de dirección, nos darán acceso a emplazamientos que, de otra forma, nos sería imposible alcanzar.

A priori, todo el concepto de libertad, arte y diversión que nos propone Shaun White Skateboarding resulta bastante divertido, pero terminaremos las misiones principales antes de que comience a parecernos aburrido. Pero esto no es nada bueno, ya que podemos completar la trama central en unas pocas horas. Por supuesto, el juego cuenta con decenas de misiones secundarias. La mayoría trata de realizar movimientos determinados o alcanzar  puntos concretos dentro de un límite de tiempo. Pero es algo que puede volverse monótono y tedioso rápidamente, salvo que pongamos bastante de nuestra parte.

Lo realmente divertido de Shaun White Skateboarding en particular y de este tipo de juegos en general, es la posibilidad de recorrer la ciudad a nuestro antojo, crear nuestras propias piruetas y hacer un poco el loco sin miedo a despellejarnos las rodillas (al menos físicamente).

Todo un experto del skate

Uno de los aspectos más importantes es la jugabilidad y, en éste género, cobra una importancia aún mayor que en otros juegos. Los controles son bastante intuitivos y, gracias al listado de trucos al que accedemos en todo momento, podremos ver qué combinaciones de botones tenemos que pulsar para realizar las piruetas más espectaculares o llevar a cabo los combos más arriesgados. Puede que, si no estás familiarizado con este tipo de juegos, te cueste un poco más dominar la tabla, pero a medida que descubramos y realicemos nuevos retos cogeremos confianza. Nada nuevo aquí, tampoco.

Como os imaginaréis, todo buen skater que se precie de serlo ha sufrido, a lo largo de su vida, decenas de caídas al intentar realizar este o aquel truco. En Shaun White Skateboarding no iba a ser menos, pero aquí es cuando llegan las sombras para tapar los coloridos murales que hemos pintado por toda la ciudad. Si no conseguimos terminar a tiempo una pirueta, en un salto, caeremos de la tabla, normalmente de rodillas. Pero si tenemos la desgracia de caer de una postura algo más dolorosa... el personaje se convertirá, literalmente, en centenares de bolas cromadas y destellos, algo que rompe brutalmente la inmersión. Aún así y por norma general, el juego cumple gráficamente, con una estética divertida, al más puro estilo dibujo animado, y unos efectos visuales muy llamativos.

Otro punto a su favor es el doblaje, ya que Shaun White Skateboarding se encuentra completamente traducido y doblado al castellano. Puede que las voces no destaquen por su calidad, pero siempre es de agradecer que las compañías se tomen la molestia de introducir voces en nuestro propio idioma. Algo a lo que Ubisoft intenta acostumbrarnos.

En definitiva, Shaun White Skateboarding es un buen juego, original e innovador en aspectos muy puntuales. Te resultará bastante divertido si eres fan del género, pero existen alternativas mejores.

Valoración

Shaun White Skateboarding es divertido y más aún, si te gusta el género. Pero, a la larga, puede volverse repetitivo.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Algunos efectos visuales y la sensación de libertad. Editor de pruebas en multijugador.

Lo peor

La misión principal es demasiado corta.