Rise of the Tomb Raider PS4
Análisis

Rise of the Tomb Raider - Análisis para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Ya está aquí el análisis de Rise of the Tomb Raider para PC. Después de un breve tiempo de exclusividad tanto en Xbox One como en Xbox 360, vamos a ver cómo Crystal Dynamics ha doblado la apuesta en ROTTR para PC con un apartado técnico realmente espectacular.

Y es que lo que muchos jugadores de PC esperan cuando una franquicia Triple A de este tipo da el salto a sus ordenadores, son al menos dos cosas, una, que como en este caso, el juego mantenga su esencia y jugabilidad, y dos, como elemento diferenciador, que sea capaz de exprimir a fondo el hardware de los jugadores más exigentes, a la vez que es capaz de funcionar fluidamente en los ordenador menos dotados.

Después del reboot de la saga hace ya casi tres años, Crystal Dynamics ha querido afianzar esta nueva etapa con un título que potenciara todas las virtudes de su vuelta a los orígenes gustándose en un apartado técnico que sin duda eclipsa al resto de bondades del juego, que no son pocas. Ya en el momento del lanzamiento para Xbox One, nuestro compañero Álvaro Alonso hizo un fenomenal análisis que desgranaba una a una las claves del juego, unas claves que hoy vamos a sintetizar aquí y enfocar más en lo que esta versión para PC es capaz de ofrecer a diferencia de las versiones originales de consolas.

Como es lógico, la llegada varios meses más tarde de Rise of the Tomb Raider permitirá a los usuarios de PC disfrutar de algunos contenidos extra que ya han ido apareciendo durante este tiempo, así como el último DLC Baba Yaga que acaba de aparecer en Xbox One y que se estrenará en PC desde el primer día de lanzamiento.

El curioso caso de Lara Croft

Sin duda Lara Croft se ha convertido en todo un icono de la cultura pop de las últimas dos décadas, y cuando decimos pop, lo hacemos en su vertiente más tecnológica y relacionada con el mundo del entretenimiento. Y como el buen vino, ha mejorado con los años. Tanto física como mentalmente, de la intrépida chica que era capaz de introducirse en cualquier cripta sin que se le cayeran sus gafas de sol, hemos pasado a una Lara mucho más sofisticada, cercana, sensible y a la vez mucho más atrevida. En Rise of the Tomb Raider vamos a controlar a una Lara que se aunque sigue valiéndose de sus facetas más conocidas, su inigualable condición física que le permite doblegar cualquier problema, se muestra también mucho más cercana al desastre en numerosos momentos, donde tendremos que agudizar nuestro ingenio y tirar de inventiva para poder abrirnos paso por el hostil entorno en el que nos tocará investigar a la hermandad.

Entorno a esta organización girará toda la historia de Rise of the Tomb Raider, y frente a la que Lara querrá hacer justicia a su padre y terminar su trabajo que había comenzado años atrás. Una historia que veremos reflejada a través de numerosos flashback que nos muestran los prolegómenos de la misión en Siberia y muchos recuerdos de la infancia de Lara junto a su padre. Estos flashback serán la parte esencial del comienzo del juego, hasta que la acción se estabiliza y se centra en la campaña siberiana.

Tomb Raider en estado puro

Hay muchas formas de acercarse a este juego, y creo que la que la gran parte de jugadores espera es recuperar lo mejor que nos dio la saga en sus primeras entregas, y aderezarla con algunos mecanismos de juego más actuales que puedan atraer a nuevos jugadores. Pero lo que realmente vamos buscando cuando queremos jugar a Tomb Raider es lanzarnos a explorar lugares inhóspitos, desconocidos, criptas, cuevas, antiguos templos, tesoros sumergidos, y todo ello previo escudriñado de arriba a abajo de cada escenario, buscando en cada pared o recoveco un lugar en el que agarrarnos y llegar a la siguiente estancia o a una nueva cripta. Esa esencia la mantiene totalmente Rise of the Tomb Raider, y es sin lugar a dudas su principal atractivo, y el que hizo grande a esta saga, la exploración sea cual sea el escenario hostil que se encuentre ante nosotros.

Sigue siendo muy reconfortante comprobar cómo las mecánicas de juego más clásicas siguen estando ahí y son el epicentro del juego. Que sí, que luego tenemos muchas cositas que pueden evolucionar a Lara, que ahora veremos y convertirla en una peligrosa guerrera, perfecto, pero lo que queremos, lo que nos gusta es explorar y hacerlo a nuestro ritmo, admirando los increíbles paisajes que se rinden ante nosotros en cada nuevo nivel. Sin duda el manejo de Lara es uno de los aspectos más destacados del juego, con una curva de aprendizaje muy corta y que en cambio es capaz de proporcionarnos diversión desde el minuto 1. Desde mi punto de vista es un acierto la forma en que Crystal Dynamics ha mantenido la esencia de la saga en el manejo de Lara, sin grandes fuegos de artificio que nos desvíen de lo importante, que es explorar y descubrir lugares nuevos.

Tras un prólogo de mucha acción, con saltos entre la fría Siberia y una divertida misión en Siria, se abre ante nosotros toda la grandeza de este juego, los impresionantes escenarios que nos van a acompañar durante todo su desarrollo. Desde lo alto de una cordillera, asistimos pasmados a la calidad gráfica que nos ofrece este Rise of the Tomb Raider, y a las impresionantes vistas que nos brindan los valles a nuestro alrededor y al sol poniéndose, que emite una cálida luz sobre Lara.

Aprendiendo a sobrevivir

Una vez en suelo Siberiano, nos tocará refugiarnos del frío como mejor sepamos, y aquí recibiremos algunos consejos a modo de tutorial que nos permitirán comenzar a ubicarnos en el desarrollo posterior de toda la aventura. En un primer momento tendremos que crear un refugio, para ello tendremos que hacer un poco de looteo por los alrededores, buscando madera para poder encender un fuego que nos proteja del frío y también ramas que sirvan de estructura para un pequeño refugio donde dormir.

En este punto podremos familiarizarnos con los estándares de personalización y evolución de Lara Croft en Rise of the Tomb Raider. Desde aquí veremos cómo el campamento nos podrá servir de punto de partida para movernos por el mapa entre los siguientes refugios que encontremos, y a la vez nos brindará la posibilidad de modificar algunos aspectos de Lara, como su indumentaria externa, que además de ofrecer un aspecto diferente nos permite obtener una serie de habilidades de supervivencia y combate muy específicas.

Esta es una constante en Rise of the Tomb Raider, debemos explorar minuciosamente cada escenario para encontrar todo tipo de objetos y plantas que nos sirvan para poder seguir adelante con nuestro objetivo de desmontar a la hermandad. En nuestro camino debemos explorar hasta el último rincón de cada escenario, cueva, montículo, árbol, en busca de objetos y plantas que como en el caso de algunas setas, nos van a permitir construir unas flechas venenosas que serán capaces de acabar con un enorme oso que no nos permite avanzar en la aventura.

La agilidad de Lara también es la clave, y en algunas ocasiones, como en la que nos enfrenta a este irritable oso, debemos demostrar que somos capaces de transitar por los caminos que opongan menos resistencia ¿qué quiere decir esto? Pues que andar por lugares con un gran espesor de nieve va a ralentizar nuestro paso, mientras que si lo hacemos por zonas más “limpias” podremos ser mucho más rápidos y así evitar a enormes amenazas, como en la fase del oso donde sólo podremos evitarle si pensamos muy bien por dónde pisamos, porque como es lógico, hacerlo donde hay menos nieve nos permitirá escaparnos de él más fácilmente. Este es sólo un ejemplo de cómo afecta la meteorología a nuestros movimientos en el escenario, ya que no es un mero efecto estético, sino que afecta tridimensionalmente a los movimientos de Lara en todo momento. Sin duda es uno de los aspectos que dota de más realismo a este Rise of the Tomb Raider y que se agradecen más.

Este es sólo uno de los detalles que han tenido en cuenta desde Crystal Dyamics a la hora de recrear la meteorología en el juego, porque ya no sólo se trata de la nieve que cae sobre el escenario, sino cómo afecta esta a nuestra querida Lara, que verá cómo las ventiscas van a hacerla tiritar de frio, llenar de nieve su pelo, su indumentaria, y en definitiva va a conseguir que la veamos de la forma más real que hemos visto a la heroína en su larga trayectoria por las distintas plataformas.

Combatiendo, escalando e investigando

A la hora de combatir con nuestros enemigos, Lara es un poco más sigilosa si cabe, adoptando mecánicas de juego muy actuales, y casi imprescindibles en un juego donde debemos sorprender a nuestros enemigos. Ahora Lara puede acercarse de forma sigilosa a sus enemigos para asestarles golpes de gracia que acaben con sus pescuezos, y sobre todo, podremos escondernos entre los matorrales y maleza para pasar desapercibidos, o bien para atacar por sorpresa y con el suficiente sigilo como para que nadie se dé cuenta de que ha ocurrido algo. Para realizar estos ataques sólo debemos colocarnos dentro de un matorral, o en un lugar desde el que no nos vean los suficientemente cerca de nuestro objetivo, hasta que aparezca un icono sobre la cabeza de este, que será el momento ideal en el que debamos apretar el botón de ataque para asestarle un golpe mortal.

Lara dispondrá a lo largo del juego de muchas armas, desde un simple arco a otras de fuego que podremos usar de forma sencilla, con la típica combinación de gatillo izquierdo para apuntar y gatillo derecho para disparar. Aunque a veces da la sensación que el uso de armas de fuego desvirtúan un poco las verdaderas artes ocultación y supervivencia de Lara, enfrentándose al enemigo con mucho ingenio en lugar de utilizar demasiadas armas . No obstante hay momentos en los que no habrá alternativa alguna que el uso de estas armas.

Cualquier objeto, individuo o animal pueden ser examinados después de haber caído en nuestras manos, siempre es recomendable hacer un poco de looteo y parar un momento a examinar los cuerpos, porque nos pueden ofrecer multitud de objetos valiosos para combinar más adelante en los campamentos. Otro de los aspectos más destacados de este Rise of the Tomb Raider, y que es de vital importancia, es la escalada, algo que vamos a probar en las carnes de Lara en las montañas siberianas, donde sin nuestro piolet no seríamos absolutamente nada. Los controles de Rise of the Tomb Raider son realmente sencillos de aprender, y aportan mucho dinamismo al conjunto del juego. Mientras que en recintos cerrados sólo tenemos que valernos de nuestras manos para escalar por superficies verticales, cuando estamos en el exterior, podemos encontrarnos bien con paredes repletas de nieve o hielo, momento en el que será de vital importancia saber usar el piolet.

Básicamente, para poder aprovecharnos de esta herramienta, debemos apurar al máximo los saltos, y en el último momento hacer uso del piolet para engancharnos a la pared y poder escalar ya de forma automática hacia cotas más altas de la montaña. Una de las grandes ayudas que nos ofrece Rise of the Tomb Raider y que puede llegar a tentarnos demasiado es el llamado “instinto de supervivencia” que se activa al pulsar el stick derecho del gamepad y que literalmente nos desvela todos los secretos existentes en una estancia, mostrando dónde se encuentran e indicando el lugar hacia el que debemos dirigirnos en caso de que nos hayamos desorientado.


Esto es un arma de doble filo, ya que si lo tenemos activado podemos sentirnos muy tentados por la facilidad con que resuelve nuestras dudas y puede terminar por matar todo lo divertido que tiene el hecho de explorar el terreno y los diferentes caminos que podemos escoger, que en lugar de encontrarlos por el típico procedimiento de prueba y error, serán desvelados por esta traicionera ayuda.

Lo que la hermandad esconde

Este es sin duda el objetivo primordial del juego, entender la historia de nuestro padre con la hermandad y viceversa. Conocer qué es aquello que no pudo llevar a término y reunir todas las claves que acerca de esta trama nos van contando los distintos objetos y reliquias que nos encontraremos a lo largo de nuestra aventura. La historia, pues eso, es una mera excusa para meternos en la acción de cada nivel, y como en otros muchos casos es bastante predecible, y muchas veces nos invita a no leer demasiado y a seguir jugando sin tener muy en cuenta lo que está ocurriendo, que desde el principio vemos venir con bastante facilidad.


El saber no ocupa lugar, y nuestra querida Lara, entre nivel y nivel, irá adquiriendo junto con sus puntos de experiencia cierta sabiduría, sobre todo a la hora de aprender nuevos idiomas, que más adelante le servirá para resolver algunos enigmas. Los lenguajes que iremos conociendo por el camino serán el Mongol, ruso y griego.

¿Aún quieres más? Hay misiones secundarias a cascoporro

Sin duda una de las facetas que amplían y mucho la duración de un juego son las misiones secundarias, que entre pitos y flautas en muchas ocasiones no llegamos a completar en la primera ronda, pero que una vez que nos decidimos a volver a jugarlos desde el principio nos ofrecen un montón de diversión alternativa.

Darnos un paseo por las tumbas es sinónimo de conseguir jugosas recompensas, que nos vendrán muy bien para ir aumentando experiencia e inflando nuestro inventario, de cara a conseguir el 100% de progreso completado. Crystal Dynamics se ha currado mucho este aspecto para que tengamos otras ambiciones y objetivos más allá de la trama principal, y que sobre todo están enfocadas a que el juego tenga una vida más allá de su desarrollo lineal.

Las misiones personalizadas son otro de los aspectos creados para alargar la duración del juego, y para que este Rise of the Tomb Raider no se nos haga corto en ningún momento. A pesar de no disponer de un modo multijugador, hay que reconocer que Crystal Dynamics ha trabajado mucho este aspecto para ofrecernos contenido más allá de la historia de la hermandad y el desarrollo fase a fase del juego, pudiendo incluso desbloquear un nuevo nivel de dificultad al completar el juego, ideal para re jugarlo.

Apartado técnico

Aquí Rise of the Tomb Raider marca las diferencias, y por mucho, sinceramente hacía bastante tiempo que no disfrutaba gráficamente de un juego como con esta nueva entrega protagonizada por Lara Croft. Sin comparar con otras plataformas, en las que no he tenido el placer de jugar, hay que decir que Rise of the Tomb Raider goza de una calidad gráfica extraordinaria. Con un ordenador con procesador Core i7, 16GB de RAM y una Nvidia GTX 770 de 2GB de RAM hemos conseguido un framerate estable de unos 45 fps. Y esto con unas opciones gráficas superiores a las que nos recomienda la GeForce Xperience, siendo perfectamente jugable con estos ajustes.

Ya entrando en detalles, la definición y texturas que conforman a Lara Croft de arriba abajo son espectaculares, el movimiento de su pelo, el detalle de la piel, la nieve sobre su ropa, las expresiones, el brillo de las luces que la rodean proyectándose sobre su cara, sobre su ropa, son simplemente espectaculares. Y prácticamente lo mismo con los escenarios, que en muchas ocasiones nos dejan con la boca abierta y nos invitan a contemplarlos como un simple turista.

Los controles son perfectos, sencillos y nos hacemos con ellos rápidamente. La traducción y el doblaje son inmejorables y vienen a rematar una factura técnica prácticamente perfecta. Desde mi humilde opinión, Rise of the Tomb Raider es el mejor juego a nivel gráfico que ha pasado por mis manos en mucho tiempo. Ya no sólo se trata de que todo tenga un aspecto extraordinario, sino que está perfectamente optimizado para ofrecernos mucho más rendimiento que otros juegos con un aspecto visual bastante menos espectacular. No podemos más que quitarnos el sombrero respecto del trabajo hecho con esta versión de PC, que exprime todo el hardware de nuestro ordenador sin miramientos.

Conclusión

Creo que Rise of the Tomb Raider es un juego redondo. Dejando de un lado si innova o no respecto de otras entregas anteriores o en el contexto de juegos actuales, lo que está claro es que consigue transmitirnos la esencia de Tomb Raider desde el primer minuto de partida. Toda la diversión en el manejo de Lara Croft, con sus acrobacias imposibles, la labor de exploración y el descubrimiento de lo desconocido, son virtudes que permanecen intactas en este juego. No esperéis una revolución en la forma de jugarlo, es un Tomb Raider puro con algunos aderezos casi imprescindibles para un juego de 2016.

Es muy parecido a su anterior entrega, aunque técnicamente es una absoluta bestia que va a sacar todo el partido del hardware de nuestro ordenador. Para nosotros los puntos flacos de este Rise of the Tomb Raider son su historia, que una vez más, como en tantos otros juegos es un simple accesorio para justificar cada nivel y es demasiado predecible, y lo tentador de su instinto de supervivencia, que si no desactivamos desde el principio, puede arruinar la experiencia de juego más pura de Tomb Raider.

Este Rise of the Tomb Raider combina perfectamente la esencia de la saga y la acompaña de un aspecto técnico simplemente sublime. No es un antes y un después en la franquicia, ni en la industria, pero es un juego divertido, que ofrece lo que esperamos de él y que nos dejará pasmados con el realismo que destila esta Lara Croft y los espectaculares escenarios que visita. Todo un portento visual. Sin duda una compra imprescindible para todo amante de los juegos de exploración, aventuras y perfectamente ejecutados.

Valoración

Conserva la esencia de los mejores títulos de Tomb Raider, nos ofrece mucha diversión y exploración de calidad en un marco técnico sobresaliente, no revoluciona el género, pero cumple a la perfección lo que se espera de él

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Gráficos espectaculares, belleza de escenarios, exploración tremendamente divertida

Lo peor

Historia y trama predecible, se echa en falta más dificultad en algunos tramos del juego

Lecturas recomendadas