super mario run
Análisis

Super Mario Run - Análisis del juego de Nintendo en iOS y Android

Por Nacho Bartolomé
-

Versión comentada: Móvil

Cuando Nintendo se dispone a dar un gran salto hacia adelante, lo hace de la mano del experto en saltos. Super Mario Run marca una nueva etapa en la historia de la compañía japonesa y despeja cualquier duda sobre la apuesta decidida de Nintendo por lanzar juegos para smartphones y tablets basados en sus personajes: el mimo y el encanto que caracteriza a la saga Mario se mantiene intacto aunque se juegue en iPhone y iPad (y ahora también en Android).

Antes de comenzar el análisis de Super Mario Run paa iOS y Android, conviene ponerse en situación. Tocar el icono de una app en el móvil o la tablet y que aparezca el logotipo de Nintendo es algo especial. Es indicativo de un cambio en la industria del videojuego y del nuevo rumbo que Satoru Iwata dejó marcado a Nintendo: el que va a llevar a sus personajes más allá de sus plataformas, a lugares como parques de atracciones y a cientos de millones de smartphones y tablets.

Miitomo, más bien una red social experimental que un juego, marcó el inicio del acuerdo de Nintendo con DeNa; pero Pokémon Go, esta vez desarrollado por Niantic, demostró el grado de expectación que existe por jugar en el móvil con los personajes clásicos de las consolas de Nintendo. Super Mario Run llega ahora para marcar el antes y el después: el personaje más emblemático de la compañía protagoniza el que está llamado a convertirse en un clásico de los juegos para smartphone y tablet.

Super Mario Run se puede jugar con una sola mano porque supone reducir la mecánica de Mario a la mínima presión: la de un toque a la pantalla, lo único que hace falta para que Mario salte. No hay que preocuparse de mover al personaje porque Mario corre automáticamente: en Super Mario Run saltar lo es todo. No se trata de lo que se conoce en estas plataformas como endless runner, un tipo de juego en el que recorremos un nivel infinito generado proceduralmente, sino de un autorunner: Mario recorre automáticamente de izquierda a derecha una serie de niveles independientes y prediseñados.

iPhonetaneros y Andoidtaneros

En Super Mario Run saltar lo es todo, pero pese a esta simplificación del manejo, Mario puede realizar distintos tipos de saltos dependiendo de cómo presionemos la pantalla (si no levantamos el dedo al saltar alcanzaremos más altura) o cómo interactúe Mario con el entorno: por ejemplo, podrá rebotar entre paredes para alcanzar zonas elevadas, saltar en muelles rebotadores para llegar más alto, realizar saltos mortales hacia atrás al pisar ciertos bloques... También se mantiene el giro en el aire tras un salto que conocemos de las entregas de New Super Mario Bros. para Wii y Wii U, que ayuda a controlar los aterrizajes. 

 

super mario run 1

De hecho, Mario estrena movimientos nunca vistos antes en la saga: algunos parecen heredados del parkour, porque Mario supera de forma automática pequeños desniveles impulsándose con un salto de rana. Incluso hace lo mismo para evitar a enemigos de pequeño tamaño como Goombas y Koopas sin que tengamos que tocar nada, o se agarra al borde de los salientes para salvarse de una caída, ambos elementos inéditos en las entregas 2D de la franquicia.

Todos esos movimientos se pueden ejecutar con una sola mano, porque la clave del juego no está en cómo saltamos, sino en cuándo lo hacemos. Por ejemplo, pulsar la pantalla justo antes de aterrizar sobre un enemigo nos da un impulso y suma unas monedas al contador, recompensa que va aumentando conforme saltemos sobre más enemigos sin pisar el suelo.

super mario run 2

 

Tan Mario como siempre

La variedad de movimientos hace que se disparen las posibilidades de juego cuando se combinan con unos niveles concienzudamente diseñados, con toda la impronta de Nintendo. Se nota que Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka, los inimitables (creadores de) Super Mario Bros., han participado activamente en su diseño, porque cada uno de los 24 niveles del modo Mundos consigue ser único.

Aunque el objetivo siempre es llegar al banderín de meta, la variedad de situaciones es arrolladora. Pese a lo básico de la premisa y a que el desplazamiento sea automático, el saber hacer de Nintendo en diseño de niveles nos sorprende una vez más: recorreremos seis mundos con las clásicas zonas de pradera, desierto, castillo o nubes en las que se nos proponen ideas como laberintos de puertas en los que nos perderemos fácilmente, zonas que Mario recorrerá en bucle hasta que consigamos dar con el salto concreto que nos permita avanzar, puntos en los que Mario se detiene para planificar con calma los siguientes saltos... ni siquiera faltan a la cita los combates contra jefes finales.

super mario run 3

Atravesar sin más todos los niveles es una tarea sencilla, y se puede hacer en apenas una hora. Que Mario evite automáticamente a la mayoría de enemigos facilita bastante el avance, y, de hecho, los únicos potenciadores que encontraremos son el champiñón y la superestrella. Tampoco habrá que preocuparse demasiado del contador de vidas: cuando un enemigo o una caída nos hagan perder, una burbuja nos recogerá y nos dejará flotando en esa zona hasta que la hagamos explotar para continuar.

Las burbujas hacen por tanto las funciones de vidas extra, pero no podremos conseguir más recogiendo 100 monedas como es habitual. La dificultad del juego, una vez más, no está en coronar cada banderín de meta sino en conseguir todas las monedas de colores de cada nivel: un reto que nos permitirá apreciar aún más el excelente diseño de niveles y pondrá a prueba la habilidad de novatos y veteranos en los juegos de Mario.

super mario run 5

El juego es lo que Nintendo denomina free to start: es posible descargarlo y empezar a jugar de forma gratuita, pero eso sólo nos permite acceder a los tres primeros niveles del modo Mundos y a los modos Carreras y Mi Reino. Si queremos acceder a los 21 niveles restantes, que necesitaremos jugar para desbloquear más contenido en el resto de modos, hay que realizar un pago único de 9,99€. Aparte de esto, no existen micropagos de dinero real para conseguir vidas o ventajas.

Nintendo sólo se permite sucumbir a las tendencias del mercado de juegos para móviles cuando introduce ciertos minijuegos que otorgan recompensas... pero que sólo podemos jugar cada ocho horas. También choca toparse en un juego de Mario con la obligación de estar constantemente conectados a Internet para jugar, que se aplica tanto a los niveles del modo Mundos como al otro gran modo del juego, más competitivo y basado en la conectividad: el modo Carreras.

Competición Champiñón

El modo Carreras nos propone superarnos a nosotros mismos y a nuestros amigos corriendo, saltando y consiguiendo monedas en unas versiones adaptadas de los niveles principales. Si saltamos en el momento exacto para rebotar consecutivamente de un enemigo a otro  o para alcanzar zonas apartadas repletas de monedas, conseguiremos la admiración de los Toads. Tenemos un tiempo límite para impresionar al mayor número posible de Toads, lo que determinará nuestra puntuación final. Si conseguimos una buena puntuación, dejaremos nuestro "fantasma" en el nivel para que otros jugadores puedan tener la referencia de cómo lo hicimos... e intentar superarnos.

super mario run 4

Ese es el particular modo multijugador de Super Mario Run: podemos vincular nuestras cuentas de Twitter y Facebook para agregar a nuestros amigos y seguidores y poder intentar superar sus fantasmas del modo Carrera o comparar las puntuaciones de los niveles del modo Mundos. También es posible agregar amigos compartiendo una clave ID personal que genera el juego, al estilo de las claves de amigo ya vistas en Nintendo DS o 3DS. De esta forma, nos picaremos para conseguir más Toads que otros jugadores, y esos Toads a los que impresionemos se vendrán a vivir a nuestro Reino Champiñón, al modo Mi Reino.

Te necesito, Toad

Porque aparte de rescatar a la princesa Peach, el otro gran reto que nos propone Super Mario Run es reconstruir el Reino Champiñón, que se ha quedado en ruinas tras el ataque de Bowser. Es cuando entran en juego las monedas que vamos recogiendo en los modos principales: las usaremos para adquirir elementos en la tienda de Toad que después podremos colocar a nuestro antojo en nuestro mapa del reino. Algunos son simples adornos estéticos pero también es posible añadir edificios en los que jugar minijuegos, tuberías que abren nuevos niveles... Incluso es posible construir viviendas para que personajes como Luigi y Yoshi se vengan a vivir, y, de paso, se conviertan en personajes seleccionables en los modos principales. Hay que conseguir miles de Toads para que nuestro Reino suba de nivel y se desbloqueen más mejoras que le den vidilla, por lo que es uno de los modos que promete más horas de entretenimiento.

super mario run 7

Super Mario Run también es puro Mario en su aspecto: el estilo artístico y modelados vienen directamente de la saga New Super Mario Bros, de los que también se adaptan melodías y efectos de sonido. En las vistosas pantallas de los smartphones el Reino Champiñón luce colorido, agradable y siempre fluido, aunque pierde impacto de cara al fan de la saga al resultar visualmente tan similar a juegos anteriores. Lo más peculiar es el formato vertical en el que se presenta el juego para permitir que podamos sujetar el móvil y jugar con la misma mano: para poder apoyar el dedo en la pantalla sin tapar el campo de visión del juego, Nintendo ha optado por dejar convenientemente despejada la parte inferior de la pantalla. 

La sensación de jugar a un auténtico juego de Super Mario y no a un autorunner del montón es indiscutible: el sello de calidad característico de Nintendo se nota en todos los aspectos, desde el satisfactorio manejo del personaje al mimado diseño de niveles y el intachable aspecto de gráficos y menús. Nintendo no ha querido dar el gran paso que supone lanzar juegos para smartphones sin asegurarse de que Mario lo hacía con un juego a la altura del personaje.

Valoración

Nintendo consigue trasladar con éxito a smartphones y tablets el encanto y la calidad que caracterizan a los juegos de Mario. Super Mario Run no destaca por su originalidad pero sí por su calidad. La simplificación de las mecánicas hace que el juego sea más accesible, pero el excelente diseño de niveles garantiza retos para todo tipo de jugadores.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Conserva todo el encanto de la saga Mario. La variedad de movimientos pese al manejo con una sola mano. El genial diseño de niveles, marca de la casa.

Lo peor

La obligación de estar conectados a la red para jugar. El pago de 9,99€ para desbloquear la mayoría de niveles no convencerá a todos.