Train to Busan
Análisis

Train to Busan - Crítica de la película coreana de zombis

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la película coreana de zombis Train to Busan dirigida por Yeon Sang-Ho que inaugurará el Sitges Tour de A Contracorriente Films el 5 de enero de 2017.

Train to Busan es una de las mejores películas de terror del año y no solo porque aborde ese género con una mirada bastante refrescante sino porque mezcla también otros ingredientes con bastante acierto: el drama familiar, la llegada del apocalipsis zombi y el humor que se desata gracias a la tensión entre los personajes.

Prólogo animado

Seoul Station vio la luz antes de que lo hiciera Train to Busan y es una pieza de animación corta (hora y media aproximadamente) en la que se desarrollan los acontecimientos previos al largo live-action. Es de noche en Seúl y la estación central se convierte en un hogar para los mendigos que buscan refugio. Uno de ellos muestra síntomas de lo más extraños. Mientras, una chica rompe con su novio y se interna en la estación, pero allí solo encuentra una horda de vagabundos convertidos en zombis. Su padre y su novio deberán encontrarla en medio del caos.

Este salvaje aperitivo nos dejó con ganas de más, pero Yeon Sang-Ho quiso saciar la sed de sangre de los espectadores con el largometraje que continúa con la historia de brutal plaga zombi que asola Corea. 

Sok-woo no es el mejor candidato a padre del año. Ha descuidado la relación con su hija y con su exmujer las cosas no podrían pasar por un peor momento. El día de su cumpleaños la pequeña Soo-ahn le pide ir a ver a su madre en el tren de alta velocidad KTX que va desde Seúl hasta Busan y que une los 442 km que separan las dos ciudades.

Train to Busan

Aunque el trayecto empieza sin problemas, pronto una joven que se ha introducido en el tren en el último instante empieza a retorcerse y pierde el control atacando a una azafata del convoy. Cuando los viajeros del tren son conscientes de la gravedad de su situación tratan de sobrevivir a la infección que se extiende por el sur de Corea y así salvar sus vidas. ¿El problema? No saben si pueden y deben parar ni si en su destino les aguarda un rayo de esperanza o la total devastación.

Una nueva mirada hacia la infección zombi

Con todos los visionados que llevamos encima de películas y series de temática zombi, es realmente complicado sobresalir sobre la media. En Corea Train to Busan ha sido una verdadera revelación y allá donde se ha proyectado ha encandilado a público y crítica.

Hay varias razones de peso: la primera de ellas es que la concepción de la puesta en escena es muy espectacular. Los zombis son interpretados por bailarines y especialistas que consiguen retorcerse de maneras inconcebibles y le confieren a los primeros planos una gran verosimilitud. En los planos largos hay efectos digitales que hacen que nada tenga que envidiar a películas como Guerra Mundial Z y sus hordas de infectados.

Train to Busan

Ha habido quien ha comparado la película también con Snowpiercer: algo de ella hay en esta película si tenemos en cuenta que en ambos casos la trama se desarrolla en su mayor parte en un tren que viaja a toda velocidad en pleno apocalipsis, pero hasta ahí llegan las concomitancias, por lo demás, Train to Busan consigue manejar bien los espacios cerrados y los tiempos para mantener nuestro interés en todo momento y la intriga acerca del futuro de los personajes principales, pero tiene un tono y una finalidad narrativa completamente diferente.

El hombre es un lobo para el hombre

Yeon Sang-Ho realiza un buen trabajo de dirección de actores creando algunos personajes emblemáticos (la fotografía explota también de maravilla la escala cromática para afianzar ciertas ideas) pero lo que mejor nos traslada es el terror que emana no ya de las babeantes turbas de zombis sino de las personas frescas y sanas que son capaces de cualquier cosa por salir adelante.

Train to Busan

El trayecto es sobre todo un viaje iniciático para nuestro protagonista que descubre a través de su hija el valor de la solidaridad y pasa de ser frío, calculador y egoísta a darse por completo. Toda la historia es una encendida y pasional defensa de la relación paternofilial que hace arrancar la trama y funciona de maravilla gracias a la intensa interpretación de la pequeña intérprete, que tiene un momento dramático desgarrador.

¿Qué se echa en falta? Quizás una mayor profundización en la trama ecologista y respuestas sobre el desencadenante de la plaga zombi. Quedan bastantes cuestiones esbozadas y a buen entendedor, pocas palabras bastan, pero había potencial para que fuese una película aún más sólida.

Train to Busan

Resumiendo mucho: no dejéis pasar la oportunidad de ver una de las últimas joyas coreanas que se podrá disfrutar gracias al Sitges Tour de A Contracorriente Films a partir del 5 de enero en estos cines seleccionados de nuestra gegrafía. No os arrepentiréis. Os dejo con la tertulia de Halloween por si necesitáis más recomendaciones terroríficas:

Valoración

Gran debut para Yeon Sang-Ho en el live-action tras el aperitivo de animación que sirve de precuela titulado Seoul Station. Train to Busan es la mejor película de temática zombi del año... Aunque a España llegará el 5 de enero de 2017.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Son 2 horas frenéticas de metraje en las que al espectador no se le da tregua. Un recital de buen cine retorciendo al límite los clichés del género.

Lo peor

Se toma sus licencias en los tiempos para dejar que se desarrolle la parte de dramática de la película y deja muchas cosas en el aire.

Lecturas recomendadas