Urotsukidōji
Análisis

Urotsukidōji - Crítica de la película de Hideki Takayama

Por Thais Valdivia
-

La película Urotsukidōji nos presenta un universo amenazado por la llegada del Chōjin, una criatura que planea acabar con todo para crear un orden mejor.

Argumento: El universo está compuesto por tres dimensiones paralelas: el mundo humano (Ningenkai), el mundo de los demonios (Makai) y el de los hombres bestia (Jūjinkai). Según la leyenda, cada 3000 años entra en escena el Chōjin, una criatura que nace en el cuerpo de un humano y cuyo objetivo es destruir los tres mundos para crear uno solo en el que todos sus habitantes vivan en paz. Amano Jyaku, un poderoso Jūjin, lleva 300 años en el Ningenkai para encontrar al Chōjin. ¿Lo logrará o se desatará el apocalipsis?

Nuestro ciclo de clásicos del anime vuelve a tomar un cariz apocalíptico gracias a la película Urotsukidōji (Chōjin Densetsu Urotsukidōji). Basada en el manga de seis volúmenes de Toshio Maeda, la obra se fue publicando en Japón entre enero 1987 y febrero de 1994. Y es que Urotsukidōji no es una película al uso, sino un conjunto de seis OVA's que en el caso de EE.UU. y Europa se unieron para dar lugar a un largometraje de casi dos horas de duración en el que la acción y el gore son dos de sus ingredientes principales.

Posteriormente, y con un estilo de animación más acorde a los nuevos tiempos, en 2002 vieron la luz en Japón las tres OVA's Urotsukidōji: The Urotsuki (dos años después apareció en occidente bajo el título de New Urotsukidōji: New Saga). Esta revisión, que conserva los pilares fundamentales de su predecesora, ofrece algunos cambios tanto de diseño como de trama que a los más puristas no les agradó en absoluto.

Un Chojin para gobernarlos a todos

Urotsukidōji: La Leyenda del Señor del Mal es una película no apta para todos los públicos, pues durante la hora y tres cuartos que dura la cinta se suceden todo tipo de situaciones de carácter sexual, además de secuencias de violencia explícita que quizá a algunos les resulten desagradables y sin sentido. No obstante, y seamos sinceros, buscarle un sentido a Urotsukidōji no conduce a ninguna parte, más que nada porque no lo tiene.

Bien es cierto que la idea principal de Urotsukidōji resulta muy atractiva y apocalíptica, pues el hecho de que  un ser supremo llegue a nuestro mundo para crear un orden cósmico nuevo en el que todas las criaturas vivan en paz es algo que interesa en un primer momento. Lamentablemente, y a pesar de que la destrucción y la acción están presentes entre tanto tentáculo fálico, esta idea va quedando un poco empañada por la absurda historia de amor entre Nagumo y Akemi. Una historia que nace de la nada, pues la chica pasa de reírse del protagonista a quererlo todo de él en una milésima de segundo. En este sentido la evolución brilla por su ausencia.

Urotsukidōji

Por otro lado, Urotsukidōji cuenta con algunos elementos a destacar (para bien). Amano Jyaku, el Jūjin que busca desesperadamente al Chōjin para confirmar que la leyenda sobre su nacimiento es cierta, desprende tal carisma que logra acaparar toda la atención del espectador, dejando a un lado al protagonista principal, quien pasa a un segundo plano sin que nos demo cuenta. Sus frases demoledoras, así como sus aspiraciones consiguen el efecto deseado.

Tampoco nos olvidamos de las secuencias de acción y destrucción en mitad de la ciudad, las cuales nos recuerdan a las películas de una criatura japonesa muy conocida mundialmente, Godzilla. Eso sí, debemos destacar que el combate que se desarrolla durante los minutos finales de la cinta podría haber dado mucho más de sí, además de que el desenlace llega sin esperarlo, dando la sensación de estar ante algo inacabado.

En lo que a animación se refiere, la película ofrece un estilo muy bien definido y detallado, algo propio de los animes de los ochenta. Los diseños de todas las criaturas que se van presentando a lo largo de la cinta son realmente buenos y sorprendentes, llegando incluso algunos a dar bastante grima. Por otro lado, las escenas más salvajes están representadas con una crueldad y una fluidez tal que no se escatima en sangre y vísceras. En este sentido, Urotsukidōji es un espectáculo que no deja indiferente a nadie.

Urotsukidōji

La banda sonora, también de corte ochentero, nos ofrece melodías muy personales y sonidos que nos meten de lleno en el universo apocalíptico que nos presentan desde un comienzo. Amano Mamichi (Battle Royale) es quien firma todos estos temas que logran ponerle una guinda a una película que muchos consideran de culto.

En España, Urotsukidōji: La Leyenda del Señor del Mal llegó en formato VHS en 1992 bajo el sello de la distribuidora Manga Films. Posteriormente fue remasterizada y lanzada en formato DVD. Ambas ediciones poseen un doblaje al castellano que, dejando a un lado el trabajo que hacen los actores de doblaje, no parece estar muy bien implementado en la cinta, pues en el momento en que alguien va a hablar la música de fondo se corta radicalmente y, cuando el personaje en cuestión habla, se escucha con eco, dejando una sensación algo desagradable. Por otro lado, New Urotsukidōji: New Saga nunca llegó en castellano.

Urotsukidōji

Esta es una gran película, pero todavía nos quedan muchas otras por disfrutar en nuestro ciclo de clásicos del anime. No dejéis de visitarlo, amigos otakus.

Valoración

Película de acción, sexo y violencia cuya premisa principal es bastante aceptable, pero que se va diluyendo a medida que pasan los minutos.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Las escenas de acción y los primeros minutos de la historia en los que nos meten en situación.

Lo peor

Narración lenta y sin sentido que desemboca en un final precipitado y abierto.

Lecturas recomendadas