Xenoblade Chronicles - 01.2. Árbol de poderes

Cada personaje cuenta con un árbol de poderes propios, con el cual puede desbloquear habilidades y ventajas diferentes.

Cada uno tiene tres ramas, y cada rama tiene poderes específicos, y tú puedes elegir cuál de ellas quieres desarrollar. Para aprender cada poder debes ganar experiencia y obtener puntos de poder (PP). Hay cinco poderes en cada rama, y este es el número de PP que requiere cada poder en todas las ramas, desde el primer poder hasta el quinto: 300, 700, 1000, 2000 y 3500. Tras aprender el quinto poder de una rama y completarla, será mejor que selecciones cuanto antes otra rama distinta para desarrollar, porque si no los PP que ganes con ese personaje no servirán de nada, al no tener seleccionado nada por desarrollar.

Además de las tres primeras ramas de poderes con las que empieza cada personaje, hay otras dos ocultas que podemos conseguir hablando con ciertos personajes y realizando misiones. Para que esto funcione, debes hablar con los individuos que comentaremos más adelante teniendo seleccionado como primer personaje al que esté buscando su rama extra, ¡tenedlo en cuenta!

Esos personajes te encomendarán misiones cuyos premios son las ramas extra del árbol de poderes. Las quintas ramas extras sólo podrás conseguirlas a partir de un momento muy avanzado del juego (después de viajar a Mekonis y volver a Colonia 6). Y recuérdalo: si ves que al hablar con los personajes que te decimos no ocurre nada, haz más misiones por la zona.

Tampoco podemos olvidarnos del vínculo de poderes del árbol: a medida que subas niveles obtendrás afinimedallas, y podrás usarlas para vincular poderes de un personaje a otro y así aumentar los poderes de cada uno. Eso sí, tendrás que reforzar la afinidad entre tus personajes para sacarle todo el partido.

Todos los personajes pueden tener asignados un total de 8 artes, además del comando principal que aparece en el centro. A medida que subas niveles y progreses en la historia aprenderás nuevas artes, y tendrás que seleccionar las que más te interesan para cada personaje y dejar “en el banquillo” las que creas que te van a resultar menos útiles.

Y además