Ir al contenido principal
Skate City
Análisis

Análisis Skate City - Patín de chill

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Skate City, un juego de skateboarding con desarrollo 2D que acaba de llegar a PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC tras su paso por Apple Arcade, que nos propone disfrutar del lado más "chill" del patín.

En septiembre de 2019 se lanzaba Skate City para Apple Arcade, juego desarrollado por el estudio noruego Agens y editado por Snowman, responsables de Alto's Adventure. Es importante mencionar este aclamado título para teléfonos móviles porque su esencia se puede apreciar con claridad en su último trabajo.

Skate City recoge esa misma idea, la de un "endless runner" sencillo pero muy adictivo con un estilo audiovisual que evoca una sensación de paz, y la traslada al mundo del skateboarding con nos cuantos cambios y añadidos. 

Desde ayer Skate City está disponible en PS4, Xbox One, PC y Nintendo Switch; hemos estado jugando a esta última versión para contaros qué nos ha parecido en nuestro análisis de Skate City.

Patinar o vivir

Como decíamos el desarrollo de Skate City es muy sencillo, y tras superar un breve tutorial ya estaremos surcando las calles y haciendo toda clase de piruetas sin despeinarnos. La acción se desarrolla en 2D, con nuestro personaje moviéndose siempre hacia la derecha (no es posible dar marcha atrás, al menos no por métodos normales). 

Un botón basta para "darse pata" y coger velocidad, y con los sticks realizamos los distintos trucos (el izquierdo para los normales y el derecho para hacerlos de nollie). Por ejemplo, si inclinamos el joystick izquierdo hacia arriba hacemos el siempre útil y básico ollie, mientras que si lo inclinamos hacia arriba y a la derecha, hacemos un flip. Recuerda al sistema de control de la saga Skate de EA, pero de una manera mucho más simplificada. Para grindar, basta con realizar un truco de salto junto a un bordillo o barandilla, y el personaje se encargará automáticamente de desplazarse sobre la superficie.

Skate City

Eso es lo básico para rodar y ganar unos cuantos puntos, pero Skate City nos ofrece unas cuantas posibilidades más. De hecho, pasada la "simple" impresión inicial, nos ha sorprendido la cantidad de cosas que se pueden hacer. Porque por supuesto también tenemos manuals (y por supuesto hay que mantener el equilibrio para no caerse), podemos realizar giros de 180º y 360º de frontisde y de backside y tenemos un variado número de opciones a la hora de grindar, desde noseslides y tailslides, hasta blunts y crookeds.

Con esto se logra un gran abanico de posibilidades, pudiendo combinar muchas de estas acciones para obtener grandes puntuaciones. Y manteniendo siempre ese estilo "fácil de aprender pero difícil de dominar". El único "pero" que tenemos en este aspecto tiene que ver con la versión de Switch, pues el escaso recorrido de los joysticks de los JoyCon se traduce en una falta de precisión al realizar trucos (muchas veces queremos ir a hacer un 360 flip y sale un shove-it, por ejemplo).

Skate City

A la hora de jugar, Skate City se puede dividir en dos modalidades: por un lado tenemos el llamado "Endless Skate", que nos permite recorrer un nivel de manera infinita (cuando llegamos al final volvemos a empezar, pero sin cortes) y sin obligaciones. Si nos cansamos de patinar sin un objetivo fijo, este modo incluye una lista de tareas a realizar dentro del nivel, como hacer un manual de más 30 metros, realizar un truco concreto en una parte concreta... Ese de tipo de cosas.

El otro modo son los retos independientes, que como su nombre indica son pequeñas misiones que también tienen lugar en el mismo nivel, pero que se seleccionan desde su propia pestaña. Desde el clásico "conseguir una serie de puntos dentro de un límite de tiempo", hasta objetivos tan curiosos como escapar de un policía, echar una carrera de velocidad contra otro skater o conseguir un gran número de puntos mientras evitamos a los transeúntes. Hay muy buena variedad, y todos los retos ofrecen tres premios dependiendo de la puntuación, lo que nos invita a picarnos hasta conseguir el máximo.

Skate City

¿Y para qué sirve completar retos? Pus en primer lugar para comprar nuevos niveles. De inicio, Skate City nos permite jugar en el nivel de Los Ángeles, pero con la cantidad suficiente de puntos podemos comprar también los niveles de Oslo y Barcelona. Cada nivel, además de su propia diseño (no faltan algunos de los spots más míticos), cuenta con su propio set de objetivos y tareas. Tres niveles nos sabe a poco, aunque la versión de Apple Arcade ha recibido un cuarto, Miami, así que puede que lo veamos pronto también en consolas.

Además de comprar niveles, podemos gastar los puntos en personalizar a nuestro personaje: camisetas, sudaderas, zapatillas, gafas, gorras, gorros, diseño de la tabla, ejes, ruedas... Hay una gran selección de artículos para dejarse el dinero. Aunque quizás lo más interesante sea la posibilidad de invertir puntos para mejorar las estadísticas (velocidad, giro, salto y equilibrio) o comprar trucos especiales, que se realizan con su propia combinación de botones.

Skate City

Y... la verdad es que eso es todo. No esperéis un modo historia ni nada parecido; Skate City tiene el formato de un juego para móvil, la clase de juego a la que le dedicamos un rato cuando no sabemos qué hacer o no queremos complicarnos demasiado (en la guía de review nos contaban que está pensando para ser jugado entre 30 y 45 minutos todos los días). No es algo necesariamente malo, porque Skate City cumple con creces su promesa de ofrecer un juego de patín con un estilo singular, pero quien venga buscando algo más elaborado quizás debería mirar en otra dirección.

Skate City

Porque precisamente ese es el punto fuerte de Skate City: ser un juego de patín con un estilo diferente, muy agradable, perfecto para un rato de relax. Y a eso contribuye en gran medida el apartado audiovisual, con un estilo que sin grandes alardes (en cuanto contemplamos el modelo del personaje de cerca se ven todas las costuras), logra capturar a la perfección ese "mood" de tarde de verano sin nada que hacer. 

A medida que avanzamos en el nivel vemos cómo el día da paso a la noche, y también hay algún efecto climático, como lluvia o relámpagos, lo que ayuda a que los niveles no sean estáticos. En último lugar, la banda sonora estilo lo-fi es el acompañamiento perfecto para cada sesión y el toque final para lograr una atmósfera fantástica.

Valoración

Skate City es una experiencia diferente dentro de los juegos de skateboarding, más orientado a las sensaciones que a ofrecer mucho contenido. Pero a poco que os atraiga el mundo del patín (o los videojuegos de patín), su particular estilo os cautivará. Es un juego perfecto para pasar el rato y al que volveremos muy a menudo.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Control sencillo pero con bastantes opciones. Muy entretenido y adictivo. La genial atmósfera que consigue gracias al estilo visual y la banda sonora.

Lo peor

Tiene el formato de un juego para móviles, algo que puede tirar para atrás. Algunos problemas de control y rendimiento en Switch. Sólo tres niveles.

Y además