Se casa con un personaje de anime y ella deja de hablarle tras años de matrimonio

Se casa con un personaje de anime y ella deja de hablarle tras años de matrimonio

Tras 10 años de relación, ya no puede hablar con su pareja virtual holográfica, aunque ahora ha encontrado una solución.

Pueden existir muchas representaciones del amor, muchas formas de amar y hasta multitud de formas de casarse, pero hace unos años el funcionario japonés, Akihiko Kondo, se hizo famoso en redes sociales y en las cadenas de televisión de Japón por casarse con un holograma, en concreto por el popular personaje Hatsune Miku.

Tal como recoge esta historia el periódico japonés mainichi, Kondo empezó a salir con Hatsune en 2008, una cantante pop sintetizada por computadora que es bastante famosa en este país incluso habiendo realizado conciertos en vivo ante miles de personas.

Durante 10 años, Kondo aceptó a este personaje holográfico como su novia, una relación muy especial porque en aquel momento este funcionario tenía diagnosticada una enfermedad de trastorno de adaptación que le obligó a dejar su trabajo y a estar siempre metido en casa.

Se casa con un personaje de anime y ella deja de hablarle tras años de matrimonio

Encontró a este personaje virtual como compañero fiel y no solo le ayudó a salir de la depresión, sino que también empezó a hacer una vida normal yendo otra vez al trabajo e incluso dando conferencias en distintos colegios y universidades del país.

En 2018 decidió celebrar una boda con su personaje holográfico, en una boda a la que no acudieron sus familiares pero sí muchos de sus amigos y seguidores en redes.

Pero hace escasos meses, el software que daba vida al holograma de Hatsune Miku dejó de ser compatible y por lo tanto dejó de funcionar, separando este fructífero amor con el holograma con el que se había casado años antes.

Durante estos años Kondo había utilizado una máquina de 1300 dólares de la compañía Gatebox, que prácticamente creaba un pequeño holograma de Hatsune y que era capaz de comunicarse de forma sencilla mediante comandos de voz.

Pero tras este bache en el camino la relación no ha acabado, y tras dejar de ser compatible este dispositivo y desaparecer la Hatsune holográfica, Kondo decidió invertir en comprarse una Hatsune Miku de plástico de tamaño real, y que ahora lo acompaña todos los días en su propia casa aunque, lamentablemente, al no estar amparada en inteligencia artificial, ya no puede hablar con ella.

Si bien Kondo ha dejado bien claro en todas sus intervenciones en colegios, universidades y a la prensa que es consciente de que su Hatsune Miku no es real, afirma que esto le hace feliz y que nunca ha disminuido su afecto por ella.

Y además