Ir al contenido principal

Denis Villeneuve carga contra Warner por los planes de estrenar Dune en HBO Max

Dune
Tras el anuncio de que Dune se estrenará simultáneamente en cines y en HBO Max, Denis Villenueve carga contra Warner Bros por los planes para su película.

Las restricciones por el Coronavirus mantienen cerradas un buen número de salas de cine, y las que están abiertas lo hacen con unas medidas específicas que reducen notablemente su aforo, por lo que los grandes estudios han preferido ir retrasando sus estrenos hasta que la situación mejore. Sin embargo, hace unos días Warner anunció que sus títulos estrella se estrenarían a la vez en cines y en HBO Max, su nueva plataforma de streaming. 

La noticia no ha sentado muy bien en ciertos círculos, incluyendo las cadenas de cines y dentro de Hollywood, y concretamente Denis Villenueve no parece estar muy contento con que su película Dune se estrene directamente en la pequeña pantalla. Según el director, además se enteró de la decisión a la vez que el resto del mundo, cuando el comunicado de prensa se hizo oficial.

"Me enteré de la noticia de que Warner Bros. ha decidido estrenar Dune en HBO Max a la vez que nuestro estreno en cines, utilizado imágenes relevantes de nuestra película para promocionar su servicio", escribió Villenueve. "Con esta decisión, AT&T se ha apropiado de una de los estudios más respetables e importantes de la historia del cine. Aquí no hay ningún amor por el cine ni por el público."

"Los servicios de streaming son un añadido positivo y poderoso para los ecosistemas de cine y televisión", reconoció el director sobre este tipo de plataformas. "Pero quiero que el público entienda que el streaming no puede sostener únicamente la industria del cine tal y como la conocíamos antes del COVID. El streaming puede producir grandes contenidos, pero no películas del calibre y la escala de Dune". 

Nuevas imágenes de la película Dune

Junto a estas declaraciones, se rumorea que el estudio responsable de Dune podría demandar a AT&T, la corporación a la que pertenecen Warner y otros tantos estudios, por incumplimiento de contrato por el cambio de planes en el estreno de la película. 

Y además