Red Pixar

Domee Shi, la directora de Red, explica cómo su amor por los videojuegos ha influido sobre la última película de Pixar, con títulos como Pokémon, EarthBound o Zelda.

Red, la última película de Pixar, es un cúmulo de influencias de principios de los 2000. La directora de la película, Domee Shi, ya ha explicado en más de una ocasión cuáles fueron los animes que la acompañaron durante su infancia y juventud y que se han visto reflejados en su primer largometraje.

Pero en Red no sólo se ven referencias a Sailor Moon, InuYasha e incluso Los Simpson, la vena gamer de Domee Shi también se hace un huequito en Red, algo que va más allá de los Tamagotchis con los que juega su protagonista. 

¿Llegará una nueva Switch con Breath of the Wild 2? Los fans creen que Nintendo ''repetirá la jugada''

Breath of the Wild 2

Cuando era pequeña, Domee Shi, al igual que Mei Mei en Red, tenía algunas diferencias con sus padres, y una de ellas era su afición a los videojuegos. Sus padres no la entendían y pensaban que eso era una pérdida de tiempo.

Domee Shi ha asegurado que tanto a ella como a la diseñadora de producción, Rona Liu, les encantaba Nintendo y explicó cómo el estilo de Nintendo había tenido una influencia directa sobre Red: “A las dos nos encanta esa estética chunky cute”.

VIDEO

¿Es ZELDA BREATH OF THE WILD el OCARINA OF TIME del SIGLO XXI?

La directora de Red considera que les gusta tanto esa estética adorable y gruesa por haber jugado a títulos de Nintendo como EarthBound o a la saga Pokémon. “Hay algo muy atractivo en cómo pueden estilizar su mundo de una manera tan atractiva, consistente y mona”.

Sin embargo, durante la producción de Red, cuando estaban analizando el estilo artístico que tendría la película, hubo otro juego de Nintendo que les impactó todavía más: “Vimos Breath of the Wild y dijimos: Wow, ¿cómo pueden hacer que el mundo sea tan hermoso y rico, pero aún así logren simplificarlo?

Otro aspecto que destaca Domee Shi de los videojuegos es su animación, asegurando que en ellos se asumen más riesgos “en comparación con las películas animadas, que se apegan a un aspecto más tradicional”.

Y además