Ir al contenido principal

La industria de Hollywood dona dinero a la lucha contra el racismo en EEUU

Máquina de Guerra
La industria cinematográfica y de televisión de Hollywood ha iniciado una campaña de donaciones contra el racismo en los Estados Unidos.

Como sin duda muchos sabéis, corren tiempos muy turbios en los Estados Unidos. Si la pandemia de coronavirus (COVID-19) no era suficiente, la muerte de George Floyd, un hombre negro, a manos de la policía durante un arresto con una brutalidad desmedida ha caldeado los ánimos raciales en el país norteamericano. Un país que, al igual que muchos otros, tiene una triste y larga historia de resentimiento y odio racial que muchos todavía se dedican a alimentar.

Las protestas y manifestaciones contra la brutalidad policial se han extendido por todo el país, y están dejando escenas dignas de una película distópica que, tristemente, son muy reales. El propio presidente Donald Trump, está añadiendo más tensión al panorama y amenaza con sus desplegar todo lo que sea necesario para anular las manifestaciones.

La industria del cine y la televisión lleva años abogando por la tolerancia y la eliminación de cualquier tinte racista. Algo que a veces se les va de las manos en películas con el tema de la inclusión, pero que generalmente implica un mensaje importante.

Hollywood ha iniciado una cadena de donaciones entre muchas de sus celebridades. Probablemente la más destacada ha sido la que ha realizado Bad Robot Productions, la productora de J.J. Abrams (Star Wars episodio IX: El ascenso de Skywalker), que ha donado 10 millones de dólares a la lucha contra el racismo. Ryan Reynolds (Deadpool) y su esposa Blake Lively han donado 200.000 dólares a otra organización que combate el racismo en el país estadounidense. Celebridades como Steve Carell, Ben Schwartz, Don Cheadle o Seth Rogen han iniciado una cadena a través de Twitter para que muchas estrellas hagan sus donativos.

Ciertamente, esperamos que las cosas se calmen un poco, porque la tensión en el país norteamericano está alcanzando límites muy peligrosos.

Y además