Jóvenes jugando a la consola
Un niño llama a la policía después de que su madre le haya cambiado la contraseña de la cuenta de Xbox.

A pesar de que el mundo de los videojuegos es un entretenimiento para todos, los padres deben ser responsables del acceso a la consola de sus hijos menores de edad.

Un hecho curioso ha acontecido durante las últimas horas, donde la policía de Halton en Canadá ha acudido a la red social Twitter para advertir a los más jóvenes que no utilicen el número 911 para llamar o denunciar cuestiones relativas al cambio de contraseña de la Xbox, dado que eso no es una razón de peso.

Parece ser, que un menor de edad ha denunciado (o lo ha intentado) a su propia madre por cambiarle la contraseña de su Xbox, aunque no se dan detalles al respecto sobre de qué sistema exactamente se está hablando.

En el tuit que puedes ver en la noticia no se da ningún detalle adicional al respecto, pero es probable que la madre castigara a su hijo o hija cambiándole la contraseña de acceso a la Xbox para que no jugara.

En todo caso, los padres son totalmente responsables de sus hijos, y que un menor haga uso de un número tan importante como el 911 para denunciar un hecho de estas características es un mal ejemplo para otros niños. No obstante, podría considerarse un delito hacer uso de estos teléfonos para denunciar hechos de estas características.

En vista del tuit, es probable que la policía de Halton se haya tomado la llamada con cierta ironía y no vaya a emprender ningún tipo de acción. El mundo de los videojuegos hay que tomárselo como lo que es, un entretenimiento, y no pasar ciertos límites.

Y además