Los micropagos son el mayor villano de los videojuegos, según el director de God of War

God of War PS4 secreto

Uno de los mayores responsable de God of War, Cory Balrog, ha causado cierta controversia en redes sociales al publicar un tweet. El director creativo y guionista del título de Kratos ha respondido de manera contundente a un tweet publicado por la cuenta oficial de Xbox.

Cory siempre ha sido muy activo en redes y esta vez ha levantado polémica. Xbox preguntaba a sus seguidores quién era el mayor villano de los videojuegos. A esto, el director de Gof of War contestaba que eran los micropagos.

Hazte con esta fantástica estación de recarga para PS4

Cory Balrog continúa así su lucha personal contra los micropagos dentro de la industria. No es la primera vez que el creativo manifiesta su profunda aversión a esta práctica ya asentada en muchos títulos. Siempre ha defendido a los videojuegos con grandes narrativas, extensos y sin componentes agregados de manera tardía. 

Análisis God of War para PS4

Las opiniones en lo que respecta al tema de los micropagos son muy variadas y, pese a ser un debate que ya lleva muchos años dentro del mundillo, no parece que se vaya a terminar nunca. Estos pagos siempre han estado asociados a juegos multijugador o free-to-play, pero poco a poco, han ido impregnando todo tipo de títulos. 

Este fenómeno no solo ha causado debate y controversia dentro de la propia industria, muchos países se han visto obligados a legislar estas prácticas dentro de sus propias leyes. El modelo de negocio que representan los micropagos es tan elevado que no se puede dejar de lado. 

God of War

Las microtransacciones ya han cambiado los videojuegos. Sin embargo, ¿a dónde nos lleva todo esto? Los videojuegos como producto aún son una gran fuerza, pero los micropagos han hecho que, cada vez más, los títulos sean vistos como un servicio. Cory Balrog es uno de los lucha para que el cambio no sea irreversible. 

Se ha podido saber que los millennials nos la generación que más recurre a los micropagos y ya se ha visto como una de las tendencias más peligrosas entre los jóvenes.

Y además