Demon Slayer (Kimetsu no Yaiba) - Tanjiro Kamado

El desfasado modelo de trabajo de la industria del anime sigue siendo una lacra para el género, con muy poquitas excepciones.

Muchos de vosotros ya conocéis la decadente historia de las penurias que atraviesan miles de trabajadores de la industria del anime.

A pesar de que la popularidad de la animación japonesa ha explotado en los últimos años, a nivel laboral, los profesionales japoneses reciben, en el mejor de los casos, un sueldo irrisorio.

Según la Asociación de Creadores de Animación Japonesa, el salario medio de los animadores nipones oscila entre los 12.000 y los 36.000 dólares anuales, dependiendo de la categoría a la que pertenezcan. Esto, a priori, por semanas laborales de 40 horas.

Sin embargo, tal y como recoge el artículo de SlashFilm en que nos basamos hoy, raro es el caso en que un animador trabaja exclusivamente 40 horas semanales.

El año pasado os contábamos el relato de una animadora de Star Wars Visions que denunciaba el exceso de trabajo que asimilaba el estudio para el que trabajaba.

La problemática en el anime y los salarios de los profesionales que "se ganan la vida" con ello proviene del modelo laboral y de producción desfasado que sigue reinando en el sector.

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Si sueles ver series cuando viajas o en varias partes de casa, estas tablets pueden ser buenas compañeras para el consumo de entretenimiento.

Ver listado

La mayoría de series y películas de anime son encargadas por los denominados "comités de producción", ejecutivos que contratan a los estudios de animación por un presupuesto prefijado. Si el proyecto fracasa, el estudio no asume riesgo y el comité de producción asume los costes.

Sin embargo, si el anime se convierte en un pelotazo, el comité retiene TODAS las ganancias. Si bien este modelo es beneficioso para estudios pequeños, es una losa enorme para aquellos que asumen proyectos grandes.

Los comités de producción siguen asignando presupuestos irrisorios incluso con el "boom" del anime, manteniendo a los animadores con una carga de trabajo insufrible. Como lo denominan en Japón, 'karoshi' o "muerte por exceso de trabajo".

La legislación japonesa no está cambiando, a pesar de que el mercado mundial del anime sí lo ha hecho. Esto provoca que estos comités de producción sigan explotando en exceso a los animadores.

Algunos estudios empiezan a cambiar de modelo, como Kyoto Animation (KyoAni), estudio responsable de series como Violet Evergarden, que ha comenzado a contratar a sus empleados, en lugar de pagarles como autónomos.

Netflix, que durante la pandemia anunció que las visualizaciones de anime crecieron un 50%, también ha iniciado un programa de capacitación con WIT Studios, que se encargó de las tres primeras temporadas de Ataque a los titanes.

¿Cambiará el panorama para los sufridos animadores japoneses? Esperamos que sí, porque el trabajo que realizan habla por si solo, y debe ser remunerado como es debido, y protegido con una legislación actualizada.

Y además

Guardianes de la noche: Kimetsu no Yaiba (Serie TV)

Demon Slayer Kimetsu no Yaiba cartel

Argumento:

Guardianes de la noche: Kimetsu no Yaibaes una serie de anime basada en el manga homónimo deKoyoharu Gotôge estrenada en Japón el pasado 6 de abril de 2019, teniendo una temporada emitida y una película que sirve de puente para su próxima segunda temporada, Demon Salyer (Kimetsu no Yaiba): Infinity Train. La trama delanime Kimetsu no Yaibagi...