Ir al contenido principal

La razón por la que eliminó la escena en la Casa Blanca en Borat 2

Borat: Subsequent Film
Borat 2 ya se ha estrenado en Amazon Prime, mostrando todas las que liaron Sacha Baron Cohen y su equipo a su paso por Estados Unidos... pero hay una escena que se terminó eliminando de la película.

Hace unos días llegó Borat: Subsequent MovieFilm al catálogo de Amazon Prime para sorpresa de muchos, ya que Sacha Baron Cohen había estado preparando la secuela de Borat prácticamente en riguroso secreto. Borat 2 prometía ser igual de controvertida que su predecesora, e incluso ha llegado a ganarse una denuncia por parte de una superviviente del Holocausto, para que veíais cómo pintan las cosas.

A lo largo de la película, tanto Borat como su hija Tutar (Maria Bakalova), se mezclan en una serie de ambientes con los asistentes completamente ignorantes a que son parte de Borat 2, con lo que se la juegan a más de uno. Rudy Giuliani, el abogado de Trump, fue uno de los "pillados" para la película, aunque no es el único de la administración al que se la jugaron. ¡Cuidado, posibles spoilers de Borat 2!

En una escena finalmente eliminada de la película, Tutar se hace amiga de Chanel Rion, la corresponsal de One America News Network y consiguió infiltrarse en la Casa Blanca el pasado 20 de septiembre. La escena se ha filtrado desde la cuenta oficial de Twitter de Borat (por supuesto dentro de personaje), presentando la ineficacia del sistema de seguridad, que no se habría molestado en identificar a Tutar ni en hacerle pruebas para detectar si tenía COVID.

 

 

Sí que es cierto que el servicio secreto sabía que Tutar era una actriz rodando un documental y que no presentaba ningún tipo de peligro físico ni pensaba dañar a nadie, pero la escena finalmente se eliminó porque mostraba lo relativamente fácil que era acceder a las zonas privadas de la administración. 

Precisamente tanto esta escena como la entrevista con Giuliani muestran que no era excesivamente difícil para una actriz conseguir acceso a la administración Trump y que el personal se sintiera a gusto con ella, ya que lo único que necesitaba era ser agradable y aduladora. Esta situación ha llevado a más de un espectador a plantearse la seriedad del gabinete por la facilidad con la que se la jugaron durante el rodaje de Borat, y qué pasaría si un actor con intenciones menos amistosas lo intentase.

Y además