Ir al contenido principal

Yoshi-P, productor de Final Fantasy XVI, afirma que les presionaron para crear un tráiler del juego

Final Fantasy XVI
En un principio, cuenta Yoshida, en lugar del tráiler lo que querían mostrar era solamente imágenes del juego.

Como bien sabréis ya, el pasado 16 de septiembre se mostró oficialmente Final Fantasy XVI, la esperada nueva entrega numérica de una de las sagas más longevas de los videojuegos. De hecho, fue la primera gran noticia que pudimos conocer nada más empezar el evento de PS5 del pasado 16 de septiembre.

El tráiler, de 4 minutos de duración, revelaba un poco la temática y dinámica que iba a seguir Final Fantasy XVI, aunque parece ser que eso también generó quejas y/o dudas entre los fans de la saga. Por supuesto, durante esta pasada Tokyo Game Show 2020 Online, el productor del juego, Naoki Yoshida, ha respondido sobe por qué decidieron mostrar solamente un tráiler.

Gracias a @aitaikimochi, quien ha traducido todo lo que Yodhi-P quería decir, resumido e incluso subtitulado en vídeo, conocemos estas razones. Al parecer, Yoshida menciona que fueron presionados por tiempo para hacer un tráiler de Final Fantasy XVI, ya que ellos lo que querían era mostrar solamente escenas del juego.

Por eso mismo, todo lo que se aprecia en el tráiler no está del todo ajustado para verse correctamente. Sin embargo, que no cunda el pánico, ya que confirman que mostraran una tráiler mucho más pulido en el futuro. Os dejamos con el tuit de aitaikimochi y con sus subtítulos para que lo veáis por vosotros mismos.

Además, Yoshida comenta: "Vi algunos comentarios de americanos diciendo que si [lanzamos un tráiler que era todo pre-renderizado], no se vería el juego hasta 2035, por eso decidimos mostrar un tráiler de verdad". Es también la razón por la que no enmascararon todo en un tráiler CGI, sino en lo que es el juego.

Final Fantasy XVI es el primer juego de la saga con PEGI +18

Estaremos esperando a ver más noticias del juego, aunque parece ser que Final Fantasy XVI lleva en desarrollo cuatro años, según Jason Schreier.

Y además