Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Animal Crossing New Horizons es un juego diferente para adultos

Animal Crossing New Horizons

A menudo se acusa a Nintendo de que no hace juegos para adultos. Hemos escuchado cientos de veces que Mario, Kirby, incluso The Legend of Zelda (creo que sólo se salva Metroid) son diseños para todos los públicos, mientras que las otras consolas reciben juegos más adultos como The Last of Us o Gears of War. Pero adulto no siempre significa sangriento, ni con referencias sexuales. A veces, una estética animada puede esconder un desarrollo maduro e incluso descarnado. Y creo que es lo que muchos usuarios están descubriendo con Animal Crossing New Horizons para Nintendo Switch.

Es un caso muy similar a lo que ocurre con muchas películas de Pixar. En la capa más superficial esconden una aventura protagonizada por diseños "amables" y personajes cómicos, pero existe una segunda lectura que apela a los sentimientos de los espectadores adultos. De modo que ¿es adecuado Animal Crossing New Horizons  para niños? Desde luego que sí. Es un desarrollo que fomenta la creatividad, la convivencia, el amor por la naturaleza (y conocimientos básicos sobre un montón de especies animales). Y además es un juego que muestra diseños muy simpáticos e "inofensivos".

Pero ¿qué ocurre cuando juegas Animal Crossing desde la perspectiva de un adulto? ¿Cuál es el mensaje oculto en el juego de Nintendo? Puede que nos llevemos una sorpresa en el primer minuto de juego, cuando uno de los animales nos explica que ahora que nos hemos independizado, no tenemos que confundir la independencia con la soledad, y que mantengamos el contacto.

Análisis de Animal Crossing New Horizons

Todo es figurado, claro, pero llegar a la isla desierta es como marcharse de casa por primera vez, a estudiar en el extranjero o a un piso compartido... la independencia supone cortar lazos con nuestro círculo más cercano y volver a crear un sistema de relaciones a nuestro alrededor. Y es uno de los momentos más apasionantes de la vida, pero también de los más duros. 

Menos mal que nos quedan esas cartas de mamá, que llegan a nuestro buzón de correos con palabras de ánimo y regalos para nuestro nuevo hogar. 

Hay una segunda lectura más obvia e igualmente dura. Aterrizamos en la isla "hipotecados". Tom Nook es un mapache de aspecto adorable, pero también es un "banquero" que nos invita a desear más. ¿No te vas a conformar con una tienda de campaña, verdad? ¿No querrás una habitación extra? ¿No necesitas que la tienda tenga un muestrario más grande? Es la primera lección de la economía: crear la demanda; la necesidad de los jugadores de comprar una casa más grande, mejor decoración, ropa y herramientas.  Menos mal que el propio Animal Crossing no marca el ritmo en que se pueden conseguir estas cosas, porque si no se volvería algo obsesivo. 

Pero aún más interesantes me parecen las mecánicas sociales "ocultas" en el juego. Seguro que habéis oído hablar de la pirámide de Maslow, en que se muestran las necesidades de las personas. En la base se encuentran los elementos básicos de la supervivencia, y a medida que la pirámide crece, elementos más superfluos que nos pueden dar la "felicidad". La cima es la aceptación social, el reconocimiento de los demás por nuestro trabajo, el amor, la amistad...

Animal Crossing New Horizons

Y en Animal Crossing esta aceptación también es una cuestión de mercadeo (una metáfora interesante). Hablamos con nuestros vecinos todos los días y vamos conociendo su personalidad; en algunos casos es dolorosamente superficial, como ese amigo obsesionado con salir de fiesta, con hacer deporte, con vestir a la última...

Guía y trucos de Animal Crossing New Horizons

Sus ganas de convivencia son conmovedoras, pero también tiene un "lado oscuro". Me refiero al intercambio de regalos o a las dinámicas de grupo cuando hacemos "mobbing" a uno de los animales para que se marche de nuestra isla, incluso a mover sus casas a nuestro antojo para que "queden bien" en nuestra isla. 

Hasta la posibilidad de crear nuestros propios patrones se ha convertido en un modo de presumir en RR.SS. (de un modo más inocente que hacerse fotos en el espejo del baño, pero con una finalidad de aprobación social similar).

Así que Animal Crossing es un juego bonito, amable y relajado que habla sobre la naturaleza y la convivencia. Ni más ni menos que el título que mejor ha vendido de lanzamiento en Switch Pero también es un juego adulto que habla sobre temas muy profundos, sin necesidad de regarlo con sexo y sangre para ganarse la etiqueta de juego "para mayores". Si existiesen estadísticas de lo que hacen los jugadores en AC, aprenderíamos mucho sobre nuestra sociedad y las necesidades que nos hemos creado. 

Y además