Megalodón
Por qué la calificación por edades se carga películas como Megalodón, que funcionaría mucho mejor en un registro gore-sangriento no apto para menores de 13 años.

¿Habéis ido ya a ver Megalodón (The Meg) y os habéis llevado un chasco del tamaño del escualo extinto? ¿Pensasteis que sus enormes mandíbulas cuajadas de afilados dientes darían mordiscos memorables y habéis comprobado que si hay bajas es a causa de explosiones, golpes y caídas pero no por mordedura de tiburón?

La culpa no es de vuestras expectativas... Bueno, sí que lo es, pero es que esas expectativas os las formasteis, como yo, después de ver el tráiler y la cartelería de la película, que nos vendían una cinta veraniega refrescante, divertida y llena de acción en la que habría también algún que otro momentito gore, además del obligado homenaje a Tiburón (Jaws), la cinta de Spielberg de 1975 que desató toda esta locura de tiburones asesinos y monstruos marinos.

VIDEO

Meg - Tráiler

Como ya os conté en la crítica de Megalodón, el subgénero al que solemos referirnos como sharksploitation ha sido todo un filón en las últimas décadas y sigue evolucionando a un paso increíble: al listado de películas tan locas como Avalanche Sharks, Sky Sharks, Sharkenstein o Shark Exorcist podemos añadir ya películas como Santa Jaws, que acaba de estrenarse en Estados Unidos en SyFy por no hablar, por supuesto, del episodio final de Sharknado en el que veremos viajes en el tiempo con dinosaurios de bajo presupuesto incluidos. Tal es la locura desatada que una película de estudio como ésta nos prometía escenas de acción bien filmadas a las que todos estábamos deseando hincarles el diente.

Sabed que si no vimos lo que queríamos (os incluyo conmigo porque creo que el sentir ha sido general), fue porque al director de la película no le permitieron incluir algunas de las mejores escenas que había filmado... No si quería llegar al público general y vender entradas a diestro y siniestro, de modo tal que la autocensura ha terminado dinamitando el proyecto, o, como poco, alejándolo de lo que iba a ser en un principio.

Ojo, no hemos sido los primeros en sorprendernos, porque el propio actor Jason Statham firmó para protagonizar una cinta muy distinta, destinada a un público adulto, tal como relató en Collider"El guión es totalmente diferente. A veces, piensas: '¿Cómo ha pasado? ¿Cómo ha ido de esto a eso?'... Era radicalmente diferente. Supongo que, en algunos aspectos, nuestra imaginación y nuestra percepción de lo que lo va a ser, es su peor enemigo. [...] Es divertida pero piensas: '¿Dónde está la puta sangre?'. Es decir: hay un tiburón".

Bueno, eso fue justo lo que como espectadora me planteé mientras veía la película así que solo puedo darle la razón cuando dice: “Prefiero más gore y contenido adulto. Pero yo soy más viejo, no puedo saber cómo percibirá la película el público más joven”.

A pesar de que películas como Deadpool y Logan parecían haber roto la barrera de los prejuicios de que las películas con calificación R no tenían por qué ser necesariamente fiascos de taquilla, Warner parece haber decidido jugar a dos bandas: con la promoción de Megalodón han dejado entrever que (al menos) se mantendría el nivel de sangre/vísceras de la saga literaria de la que bebe la película, pero en la sala de montaje se ha impuesto el criterio comercial de tratar de abarcar a la mayor audiencia posible. 

El director Jon Turteltaub, en esta ocasión vía BloodyDisgusting, ha sido muy explícito: Lamento que la película no tenga más sangre o sea más desagradable”. Aunque con esto no quiere decir que no se sienta satisfecho con la versión que ha llegado a carteleras: "Me alegro que mis críos puedan ver la película, pero la cantidad de muertes realmente horribles, desagradables y sangrientas que habíamos previsto y no logramos, es trágico. Había mierda realmente buena que no sobrevivió al montaje final".

Meg

"Rodamos e incluso hicimos un montón de efectos visuales para las escenas gore. Pero nos dimos cuenta que no podíamos mantener el PG-13 si enseñábamos eso, de ningún modo. Es una película demasiado divertida para no dejar que vaya al cine la gente a la que no le gusta la sangre o que es, digamos, menor de 14 años. Fui muy indeciso al cortar un montón de sangre y gore. No lo habría hecho si pensara que estaba arruinando la historia, pero no era así. Todavía estaba bien".

Era de cajón que las dimensiones que se nos planteaban en los tráilers y carteles serían IMPOSIBLE de mantener si íbamos a ver un duelo hombre-megalodón, así que no entraremos en esta cuestión, al tratarse de un recurso narrativo casi ineludible. Tampoco nos sumergiremos en las aguas de la comicidad de Meg, bastante ausente, a pesar de que los avances nos hacían pensar que estaríamos ante un entretenimiento muy ligero y distendido, con más momentos como el del perrito y menos accesorios como el de los abdominales de Statham (si al menos tuviera alguna fantasmada más...). Ni siquiera haremos alusión al comedimiento de las últimas películas de aventuras en las que parece que es un pecado mortal que haya encuentros sexuales, relaciones sentimentales o siquiera un beso entre los protagonistas... ¡Y eso que que tenemos un triángulo amoroso de manual! 

Lo importante es lo siguiente: ¿Sería Megalodón una película mucho mejor con toda esa "mierda realmente buena" que no pasó el corte? Personalmente me inclino a pensar que sí, pero no lo vamos a saber, salvo que una edición doméstica o un más que improbable remontaje nos permitan meter la nariz en esa pecera. Pero al menos la promoción de la película habría sido más honesta con los espectadores y hasta con el elenco que ha ayudado a que goce en nuestro país de una cómoda segunda posición en taquilla, solo por debajo de Los Increíbles 2. La estrategia de vender muchísimas entradas ha funcionado, ahora bien, ¿se mantendrá en esta posición o el boca-oreja la destronará pronto? ¿No tendría que ser la visión del director la que primara por encima de intereses pecuniarios? ¿Y no se tendrían que haber eliminado del montaje final otras secuencias muchísimo menos interesantes antes que la verdadera "chicha" de la peli? Quizás y digo solo quizás estaríamos ante una película mucho más eficiente y alimenticia.

Y además

Megalodón (2018)

Lanzamiento:

Argumento:

Megalodón (The Meg) es una película protagonizada por Jason Statham, basada en la saga literaria inaugurada por Steven Alten en 1997 sobre un megalodón prehistórico que surge de las profundidades marinas y amenaza con destruirlo todo a su paso. En una expedición a la fosa de las Marianas, la más profunda del océano Pacífico, Jonas Taylor (Ja...