Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Cuenta atrás para Vengadores Endgame - Recordando Thor

Thor (2011) de Kenneth Branagh fue la primera película del Dios del Trueno de Marvel Comics dentro del Universo Cinematográfico de Marvel Studios. Con vistas a Vengadores: Endgame, analizamos esta película, valorando su peso e importancia en el plan de Marvel.

Ya quedan pocos días para el estreno de Vengadores: Endgame. Mientras tanto, seguimos repasando las películas del Universo Cinematográfico Marvel que llegaron antes. Y hoy nos toca viajar hasta AsgardKenneth Branagh (Asesinato en el Orient Express) es un director y actor conocido sobre todo por haber sido el responsable de popularizar a William Shakespeare y sus obras de teatro en el cine, con una enorme producción de películas a lo largo de los últimos años del siglo XX. 

Que la, por entonces, reciente Marvel Studios y Paramount Pictures encargara a Branagh uno de los proyectos más complicados hasta el momento en el cine de superhéroes fue una apuesta arriesgada pero que acabaría siendo un acierto. La película de marras dejaría una enorme huella en el creciente Universo Cinematográfico de Marvel. Nos referimos, claro está, a Thor (2011), la primera película del Dios del Trueno de Marvel Comics, un héroe creado por Stan Lee y Jack Kirby en los años 60, que finalmente saltaba a la gran pantalla. 

Aunque Thor ya había aparecido, como invitado especial en la TV-Movie de El regreso del Increíble Hulk (encarnado por Eric Allen Kramer), esta era la primera vez que el personaje "volaba" solo en una película dedicada a él. Y esto lo hacía enormemente complicado, ya que su planteamiento e historia iban a contracorriente de la tendencia que en el momento se llevaba.

Además de Dioses del Trueno, Kenneth Branagh también ha contado historias de princesas. Como, por ejemplo, la de Cenicienta

Sin embargo, y aun sin consagrarse como la mejor de las películas del Universo Cinematográfico de Marvel, Thor logró convertirse en un hito del plan de crear un universo común entre películas que Kevin Feige, CEO de Marvel Studios, que se había iniciado con Iron Man en 2008. Un plan que ya con Thor comenzó a "thomar forma".

Branagh tomó lo que conocía como la palma de su mano, la obra de Shakespeare, y planteó una tragedia al más puro estilo de Hamlet o de su Enrique V. Luego, la  mezcló con las bases épicas de Peter Jackson y su Trilogía de El Señor de los Anillos. A esta unión añadió los nombres de Chris Hemsworth, Anthony Hopkins, Natalie Portman, Tom Hiddleston, Idris Elba, Stellan Skarsgård y Rene Russo. ¿El resultado? Ya lo conocéis.

Con su película, el director no solo demostró que Thor Odison (Chris Hesmworth) era digno de su Martillo, el Mjolnir, sino que, además, demostró que Thor era digno del gran público y de las salas de cine. Además, Branagh también demostraría ser un director solvente para géneros más ligeros como la fantasía, la comedia o las aventuras destinadas al público juvenil/infantil. Pero eso, amigos, ya es otra historia. 

Ni qué decir tiene que esta película fue clave para pavimentar el camino que acabaría culminando en la próxima Vengadores: Endgame. Como ya vimos, el peso de Thor en Vengadores: Infinity War fue crucial (pero dramáticamente fallida) y, de hecho, en esta primera película solo vemos la punta del iceberg de su poder. ¿Logrará redimir su tortuoso camino en Endgame? Solo quedan unas semanas para averiguarlo.

Y además