Stan Lee, el padre de Marvel Comics - Adiós a 95 años de genio y figura
Reportaje

Stan Lee, el padre de Marvel Comics - Adiós a 95 años de genio y figura

Por Jesús Delgado
Stan Lee, el co-creador del Universo Marvel tal y cómo lo conocemos, ha fallecido el 12 de noviembre de 2018 a los 95 años. Atrás quedan montones de cómics, guiones de televisión y entrevistas de una figura irrepetible de la Industria.

El 12 de noviembre de 2018 es una fecha triste para el mundo del cómic. Stan Lee ha muerto. Quien fuera el co-creador de la mayor parte de los superhéroes de la Edad de Plata de Marvel Comics, durante los años 60, junto a figuras como Jack Kirby o Steve Ditko, nos ha dicho adiós a la edad de 95 años.

Según el medio TMZ, el lunes por la mañana una ambulancia acudió a la casa del escritor, ubicada en Hollywood Hills. De allí, fue trasladado al centro médico Cedars-Sinai, donde finalmente falleció. Según los medios, la salud de Stan Lee había sufrido varios agravantes en el último año, después del fallecimiento de su esposa Joan el pasado año. Entre los los problemas de salud se cuentan una neumonía, agravada por su situación cardiaca (que le obligaba a llevar marcapasos desde 2012) y severos problemas de visión. 

Detrás de sí queda una dilatada carrera como guionista y editor, pero también como figura pública y rostro más conocido de la editorial de Marvel Comics, en la que pasó la mayor parte de su vida, dedicando su talento como escritor, pero también como relaciones públicas. 

Estos fueron los mejores cameos de Stan Lee en el cine

Aunque no exento de detractores, la comunidad del mundo del entretenimiento es unánime respecto a su figura. Sin Stan Lee, la industria del cómic y, en especial, el género de los superhéroes, no serían los mismos. 

Excelsior!

Stan Lee hizo suyo el lema de la bandera de la ciudad de Nueva York, lugar en el que nació y que convirtió en principal escenario de sus cómics, erigiendo a la Gran Manzana como un personaje más de Marvel. Su influencia fue tal que dibujantes y guionistas aún lo reconocen como una de las figuras cuyos trabajo comercial y creativo más le marcó. 

Nacido como Stanley Martin Lieber el 28 de diciembre de 1922, el futuro padre de Marvel vino al mundo el seno de una familia de inmigrantes judíos de origen rumano. Sus tendencias literarias siempre fueron una constante que orientaron su carrera desde tierna edad. ¿Su sueño? Escribir algún día la gran novela americana. No lo sabía por entonces, pero el mundo editorial le reservaba otro papel aún más grande.

A principios de los años 40, Stan comenzó a trabajar escribiendo obituarios y notas informativas para el diario de Centro Nacional de Tuberculosis. Tras esto, y con solo 18 primaveras, fue reclutado para la editorial Timely, la cual acabaría llamándose tiempo después Marvel (pero no adelantemos acontecimientos), dirigida por el esposo de su tía Jean, Martin Goodman

Su primer trabajo editorial, el cual firmó bajo el seudónimo de Stan Lee, fue una aventura contenida en el Captain America Comics #3 de 1941. En él, precisamente, se mostraba el escudo redondo que acabaría llevando el superhéroe y que utilizaría como proyectil. Al poco, crearía El Destructor, su primer personaje para Timely, cuya trayectoria no fue espectacular. Tiempo después, actuaría como editor interino. 

Este es el sello Marvel Gold, que engloba lo más granado de Marvel en su etapa clásica

Durante la II Guerra Mundial, Stanley trabajó para el departamento de Cuerpo de Señales de las Fuerzas de Defensa, una división dedicada a la comunicación y propaganda durante el conflicto. Con el final de la guerra, y su regreso a la vida civil, tomaría en matrimonio a Joan Clayton Boocock, la que sería su esposa los 69 años siguientes. 

Para pagar facturas, Lieber regresó a Timely, que por entonces se llamaba Atlas Comics. Su frustración con el medio fue creciendo, debido a la censura del momento, nacida a raíz de la formación del Comic Code que limitaba temas y escenografía, y a la línea editorial de la compañía. Pasó así los años 50 escribiendo ciencia ficción, western, romance, etc...

El nacimiento de los 4 Fantásticos

Cuentan que con el lanzamiento en DC de La Liga de la Justicia, que revitalizó el interés de los jóvenes por los superhéroes, Martin Goodman les encargó a él y a Jack Kirby formar un grupo análogo. Esto es, recuperar héroes de los años 40 (Capitán América, la Antorcha Humana original, Namor, etc...) y traerlos de vuelta. Sin embargo, Lee hizo algo completamente distinto: humanizó a los héroes.

Haciendo caso de los consejos de su esposa, Stan diseñó a un grupo que era, ante todo una familia, gente disfuncional con problemas corrientes, que compaginaban su carrera como héroes. Habían nacido los 4 Fantásticos y también la fórmula que marcaría la diferencia respecto a DC Comics. 

Mientras los héroes de DC eran divinidades modernas, Stan Lee planteó una serie de personajes humanos, con problemas reales. Un superhombre de hierro acorazado con insuficiencia cardíaca; un acróbata parlanchin enmascarado, cuyo alter ego era un empollón apocado: un dios nórdico atrapado en el cuerpo de un tullido; un genio científico cuyo otro yo era una mole iracunda e imparable... Habían llegado Iron Man, Spider-man, Thor, Hulk, Daredevil, la Patrulla-X, Pantera Negra, Los Vengadores... superhéroes diferentes para un mundo que demandaba héroes humanos y no dioses con capas y mallas. 

De este modo, junto a genios como Bill Everet, Jack Kirby, Steve  Ditko o John Romita, Stan Lee desarrolló durante los años 60 una incansable labor, con lo que logró que Atlas emergiera como el sello editorial Marvel Comics, diferenciando la marca de sus superhéroes y compitiendo de tú a tú con los grandes Superman y Batman. Buena parte de este éxito no solo vino de la mano de su creatividad como guionista y el apoyo de sus editores e ilustradores, si no también de su labor como showman, haciendo que Marvel se presentara como una empresa abierta en radio y televisión.

De este modo, al llegar los años 70, Stanley Martin Lieber adoptó el nombre oficial de Stan Lee y hacia 1972 se convertiría en editor jefe de Marvel, cediendo el timón a Roy Thomas, otra gran figura del cómic, entonces en alza. Su labor desde entonces se limitó a dirigir las historias de sus guionistas y a fomentar la imagen pública de Marvel, ya fuera apareciendo en programas radiofónicos o televisivos, en grandes convenciones o produciendo series de animación. 

Su trabajo como creativo se limitaría en muchas ocasiones a las de mero consultor, pero ejercería influencia directa a la hora de crear el personaje de Hulka, a fin de blindar sus derechos de explotación y copyright, o colaborando con artistas como Moebius. También hizo sus pinos en la competencia, reimaginando a diversos superhéroes de DC para una mini-serie en colaboración con la compañía con la que había combatido por las ventas y se atrevió a co-guionizar mangas y animes como Karakuridôji Ultimo y Heroman.

Posiblemente, en los últimos veinte años, Stan Lee fuera más conocido por sus continuos cameos en diferentes series animadas, películas de acción real, documentales, etc... Ya fuera haciendo de sí mismo o poniéndole voz a ciertos personajes, Stan "The Man" (como llegaron a apodarlo) se convirtió en una celebridad del cine y la televisión. Sus cameos en Los Simpson, Mallrats y las películas y series de dibujos basadas Marvel Comics (e incluso de la competencia) pasarán a la historia, por ser a cada cual más divertido.

Solo podemos concluir este texto diciendo: Hasta siempre, Stan, gracias por todo y perdona por desperdirte con tan pocas líneas, después de tanto como nos has dado. 

Y además