Summer Game Fest 2022

Con la primera parada de Summer Game Fest superada, cada vez tengo más claro que es un evento "descafeinado", que aunque intenta cubrir el hueco del E3, lo tiene complicado en su actual formato.

Este artículo se forma parte de nuestra newsletter exclusiva, si quieres recibirlo en tu correo electrónico antes que nadie solo tienes que suscribirte... ¡Es gratis!

  • La cancelación del E3 2022 nos ha privado de mayor evento presencial post-pandemia de la industria del videojuego.
  • Summer Games Fest es un evento por stream, puro y duro, sin opción de interactuar con creadores o probar los juegos
  • Para evitar sobreexpectativas, ya se está avisando que habrá menos anuncios y se pondrá más el foco en juegos ya anunciados.
  • Habrá que ver si la ESA  (Entertainment Software Association) es capaz de volver a atraer a los expositores en futuras ediciones.

Como muchos compañeros de profesión, tengo una relación de amor odio con el E3. Cubrirlo en tiempo real desde aquí es una paliza, y si estás allí, en Los Angeles, ni te digo (son los únicos días de mi vida en los que no he comido por falta de tiempo). 

A eso se suman maratonianas jornadas de trabajo, eventos a horas intempestivas… eran días de bastante movimiento y jaleo. Pero qué queréis que os diga. Voy a echar de menos el E3. Con todo lo negativo que pudiera tener y el desgaste que supone.

E3 2005 Alberto Lloret

Y eso, a pesar de que últimamente el E3 ya no era el que todos amábamos. La salida de compañías clave, como PlayStation o EA, fueron los primeros síntomas de que algo no iba bien. Al final, todo es un asunto de “dinero”.

Asistir a esas ferias tiene unos costes enormes para las compañías (les cobran, y no poco, por el  suelo que ocupan en la feria, más el stand, los sueldos de l@s azafat@s … etc.) y el retorno para ellas no es tan evidente, más allá de la visibilidad. Visibilidad que pueden tener ya ellas solitas con sus propios eventos.

Si no se dan facilidades, si no se dejan de cobrar precios abusivos por asistir a eventos de ese tipo, lo normal es que acaben como el E3, que lo tiene muy difícil para volver a ser el de antes y recuperar a todos los que ya lo han abandonado.

Y aunque el propio organizador, Geoff Keighley afirma que Summer Games Fest es el evento que ha“democratizado” las presentaciones de videojuegos, dado que la información llega directamente al consumidor, y a través de Steam se pueden probar las demos, para mi la esencia de las ferias “de verdad” se pierde por el camino.

  • Primero, porque no es presencial, no puedes interactuar con los creadores. No hay opción de entrevistarlos de tú a tú, ver sus reacciones a preguntas comprometidas. O sus risas ante una pregunta con segundas. Eso no tenía precio. Aquí está todo más controlado. Infinitamente más. 
  • Segundo, ¿qué pasa con los juegos que no salen en Steam? No se puede probar exclusivas de Nintendo, PS o Xbox cuando en el E3, sí. Y era una de las mejores cosas.
  • El ambiente: parte de la magia de la feria era su atmósfera. Los stands. Los kioskos. La gente disfrazada. Lo inesperado. Descubrir algo nuevo en la zona indie, retro, novedades en hardware…  ¿dónde queda todo eso?
  • Los eventos en sí, están resultando infinitamente más descafeinados. Con mucha paja, relleno y juegos que no a todo el mundo interesan por igual.

Dicho de otro modo, se ha democratizado lo básico, lo que es más fácil: distribuir los trailers y vídeos (algo que, todo sea dicho, se llevaba años haciendo), y se ha perdido todo lo demás por el camino, desde la emoción al descubrimiento de “lo nuevo”. De las filtraciones hablamos otro día.

Y es una pena, por mucho que nos quieran vender este sucedáneo  Summer Game Fest como la panacea, no lo es, ni lo creo que llegue a serlo nunca. Si desde la organización están pidiendo que contengamos las expectativas, por algo será…

Y además