Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

¿Qué puede hacer el nuevo gobierno por el videojuego español?

Valeria Castro, presidenta de DEV, presenta las 10 medidas para el 10N

El 23 de octubre, en Madrid, y ante una docena de periodistas de medios especializados y generalistas, Valeria Castro, presidenta de DEV (asociación de desarrolladores españoles), hizo públicas las 10 medidas que la asociación ha presentado a las principales partidos políticos que concurren a las elecciones del 10N, para fomentar el desarrollo de videojuegos en nuestro país.

La mayoría de estas medidas ya os sonarán, porque son casi las mismas que se presentaron en abril, antes de las últimas elecciones, y muchas ya llevan un tiempo figurando en el Libro Blanco del desarrollo que DEV publica todos los años. Está claro que mientras la inestabilidad política siga instalada en el país va a ser difícil que se pongan en marcha y algunas de ellas son imprescindibles para que el desarrollo pase de ser una industria con mucho potencial, a una industria plenamente desarrollada. Ya sé que esta noticia la contamos ayer, pero dejadme profundizar un poco más.

Como bien reconoció Valeria Castro, cada una de estas medidas no sería por si misma la solución a los problemas de esta industria, pero juntas pueden suponer el revulsivo que el desarrollo español necesita para consolidarse. Y es que el desarrollo se está estancando. Por mucho que se incremente el número de estudios indie, no logramos que la industria coja músculo, que los estudios pequeños se profesionalicen y crezcan, que los medianos pueda hacerse grandes y que los grandes no vivan siempre en la cuerda floja, incapaces de superar un traspiés comercial. 

La mayoría de las empresas de videojuegos españolas con micro-empresas
La mayoría de las empresas de videojuegos españolas son micro-empresas

Los grandes problemas de la industria del desarrollo siguen siendo la atomización de las empresas (microempresas más bien), el acceso a la financiación, el acceso al mercado laborar de los profesionales recién formados y la presencia de la mujer. Por aquí podéis leer una radiografía de la industria en España.

Pese a que la propia industria tiene en su mano la solución a algunos de los problemas, para los más acuciantes es necesaria la participación de los organismos públicos y cambios legislativos que favorezcan su estabilización. Así, una vez más, DEV empieza a hacerse oír, incluso antes de las elecciones, llamando la atención de todos los partidos políticos, para que incluyan en sus agendas el apoyo al videojuego. 

Revísenme esa fiscalidad

La propuesta estrella vuelve a ser la reivindicación del establecimiento de incentivos fiscales (como ya tienen nuestros vecinos del Reino Unido y Francia), que permitirían atraer a grandes producciones internacionales. Estos incentivos fiscales ya los recibe la industria audiovisual y bastaría una pequeña modificación del artículo 36.2 de la Ley de Impuestos sobre Sociedades para que los videojuegos pudieran beneficiarse de ello. Si a, pongamos Rockstar, le saliera beneficioso fiscalmente instalar un estudio en nuestro país, no sólo generaría puestos de trabajo y riqueza, también atraería talento (quizá de vuelta), mejoraría el tejido industrial y también mejoraría la percepción que tienen del sector los inversores españoles. Y es que sigue siendo muy complicado que lograr financiación cuando la mayoría de los inversores de nuestro país no se toman en serio el videojuego. 

Siguiendo con “toquetear” la fiscalidad, otra interesante medida, destinada a fomentar la creación de empleo, es fijar bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social para nuevos empleos de profesionales de alta cualificación, consiguiendo así que la gran cantidad de estudiantes que completan sus grados o másteres tengan más opciones de quedarse. Y es que actualmente terminan emigrando, dadas las dificultades de encontrar trabajo de calidad aquí. Además, DEV solicita que se revisen las cuotas para trabajadores autónomos, ya que diseñar videojuegos requiere una inversión, pero se pueden pasar meses y meses sin tener ingresos... ¿Cómo pagar todos los meses una cuota cuando no hay facturación? Si la fiscalidad para los autónomos en nuestro país es para hacérsela mirar, en lo que se refiere en concreto a la industria del videojuego es de locos…

Y dentro de las 10 medidas para el 10N hay una más directamente relacionada con el fisco: mejorar la fiscalidad la I+D y agilizar el proceso de obtención del sello PYME Innovadora, para poder acceder a deducciones fiscales por actividades de innovación tecnológica en el videojuego. Y es que, actualmente, no se reconoce la labor de investigación y desarrollo a las empresas de videojuegos, lo que las aleja de poder acceder a las ventajas del artículo 35 de la Ley de Impuestos sobre sociedades. 

Cómo podéis ver, en temas de fiscalidad hay mucho trabajo por hacer. Puede sonar tedioso, farragoso y hasta difícil de entender, pero lo cierto es que con que nuestra legislación incluyera al videojuego en la categoría de la industria audiovisual, ya tendríamos mucho terreno ganado. Como os decía antes, estas reivindicaciones no son nuevas, e incluso han estado apoyadas por ministros de distintas administraciones. En enero de este año, durante la presentación del Libro Blanco de DEV, Reyes Maroto (Industria) y José Guirao (Cultura) reconocieron la importancia del videojuego como fuente de riqueza y avalaron estas medidas. Eso sí, el ministro o ministra que realmente es el que tiene que estar de acuerdo es el que nunca asiste a estas cosas: el de Economía y Hacienda.

Reinversión de las multinacionales

Una de las situaciones curiosas que se da en nuestro el país, es que el mercado es el cuarto en facturación de Europa y el noveno del mundo, aunque paradójicamente en desarrollo estamos muy por debajo en tabla. Los jugadores españoles generamos un gran beneficio para las grandes distribuidoras multinacionales y una propuesta de DEV (una de las que personalmente considero más acertadas) es articular un sistema por el que esas multinacionales reinviertan parte de sus beneficioso en el país. 

10 principales mercados mundiales

Como hace años dijo James Armstrong, sería como devolver un favor a la sociedad. De hecho, es un poco lo que hace Sony con su iniciativa PlayStation Talents: buscar talento español y apoyarlo. Por muy loable que sea su trabajo (que lo es), es insuficiente y DEV propone que todas las multinacionales que venden sus productos en España reinviertan un 5% de su facturación en desarrollo local. Hablamos de que podría general una bolsa de 70 millones de euros destinados a productos nacionales. La idea no es que “donen” dinero a nadie, si no que lo inviertan en la industria española, donde prefirieran. 

Obviamente, esta medida no está muy bien vista por muchas de las grandes compañías, siempre con la mirada puesta en el resultado final de las cuentas, aunque a la larga también sería beneficioso para ellas. A medida que esta inversión fuera dando frutos, los desarrollos locales podrían reportarles importantes beneficios, igual que ya ocurre con la industria audiovisual española. Recordad que no se trata de regalar, si no de invertir… De hecho, algunas de estas multinacionales ya tiene estudios en España (King, Electronic Arts, Ubisoft…). 

Esta medida crearía a la larga un tejido industrial más fuerte, que permitiría mayor producción propia con la que los estudios españoles podrían demostrar no sólo su talento (que ya lo hacen), sino crear IP propias y aportar nuestros valores culturales a esta industria global. 

Desde DEV admiten que a ellos les gustaría que fuera un sistema de autorregulación y no una norma, pero ya sabemos que no es fácil convencer a la gente de que una medida es “buena”, a veces tienen que obligarnos a cumplirla para que con el tiempo nos demos cuenta de sus ventajas…  

Programas de ayudas

Por supuesto, desde DEV también se incide en la importancia de que se dé continuidad a los diversos programas de ayudas al desarrollo que hay en marcha, tanto de organismos nacionales como autonómicos. Lo ideal sería estudiar nuevos mecanismos de ayudas, creados específicamente para la industria del videojuego, teniendo en cuenta sus peculiaridades, lo que podría ayudar a que las microemprensas pongan en marcha nuevos proyectos y, a la larga, crecer.

Los partidos políticos y el propio gobierno (que se ha reunido recientemente con DEV pese a estar en funciones) reconocen el enorme potencial de esta industria para general riqueza en el país… Como muestra, la mesa sobre animación y videojuego celebrada con motivo de las elecciones del 28A. Sin embargo, todo está en standby hasta que tengamos nuevos presupuestos… y la cosa va para largo. La situación política tiene muchas cosas paralizadas. Si me permitís, os pediría que fuerais a votar el 10N, a quien más os guste o del que más os fiéis, pero votad. A ver si conseguimos un gobierno estable y todas estas medidas tienen, por fin, alguna posibilidad de hacerse realidad. 

Profesionalizar la industria

El videojuego es una industria joven, muy joven, aunque nos pueda parecer lo contrario. Y todas las industria jóvenes se inician más con pasión, vocación y ganas que con sentido empresarial y con cabeza. Esto es bueno en los inicios, porque no hay nada más poderoso que la pasión, pero no es suficiente. Para que un videojuego se termine puede bastar con la pasión, con el impulso romántico de la “creación”, pero a la hora de verdad, para que el juego produzca beneficios, debe contar con asesoramiento en temas como marketing y comunicación que le ayuden a posicionarse. La mayoría de los pequeños estudio de nuestro país no sólo no cuentan con ello, si no que todavía no terminan de entender la importancia que tienen la planificación, los estudios de mercado… 

Los perfiles profesionales más difíciles de encontrar
Entre los perfiles que resulta más difícil encontrar está el marketing, según la encuesta de DEV.

El problema se agrava con la falta de profesionales en estos campos (ya se veía esta problemática en el Libro Blanco de DEV) y con que el tamaño y la precariedad de los estudios nos les permiten hacer frente a los costes de contratar estos servicios externamente. DEV propone la compartición de gastos con ayudas públicas, para proporcionar más opciones de éxito a estos juegos y facilitar su acceso a los mercados internacionales, que es donde más opciones tienen de facturar (de nuevo, os remito al Libro Blanco). 

Esto enlaza perfectamente con otra de las medidas presentadas a los partidos políticos: atraer a Publishers internacionales. Los editores son los que se encargan de poner en marcha toda la logística del lanzamiento de un videojuego, y en España apenas hay. Si mediante incentivos se logra que grandes editores internacionales abran filiales locales, además de crear un ecosistema en España, veremos más juegos españoles convertidos en éxitos internacionales. Además, es posible que atrajéramos a talento extranjero que ayude a la madurez de la industria y es más que posible que lográramos que el talento que se nos ha escapado, regrese. 

Al hilo de esto, DEV propone aprovechar los efectos del Brexit, que ya ha propiciado que muchas empresas con sede en Reino Unido estén saliendo del  país. Realizar campañas institucionales focalizadas en los atractivos de España para empresas británicas, y aprovechar para recuperar a profesionales españoles que se expatriaron, ahora con más experiencia y conocimientos. Si atraemos a expertos, pueden ayudarnos a profesionalizar la industria en España.

Con la vista puesta en el mercado Chino

China es la primera potencia mundial en el mundo del videojuego, pero acceder al mercado chino es realmente complicado, ya que cualquier empresa que quiera vender allí su juego necesita un intermediario chino… Y gestionar la localización (nada fácil con las cortapisas del gobierno), las incidencias y la comunicación no es nada sencillo. DEV propone que los recursos oficiales de las oficinas comerciales y misiones diplomáticas de España en China (en especial del ICEX) apoyen los videojuegos españoles para hacer esta tarea más sencilla… La verdad es que acceder al mercado chino, que genera un cuatro de los ingresos mundiales, sería fabuloso para los desarrollos españoles, aunque tampoco parece sencillo. 

Un gran evento dedicado al videojuego

Aunque es verdad que en nuestro país hay numerosos eventos de videojuegos, nos falta uno grande de verdad, con vocación internacional, que ayude a potenciar la imagen del desarrollo en España, tanto dentro de nuestras fronteras como fuera. Lo que, nuevamente, podría atraer talento e inversión y ayudar a que nuestras empresas se internacionalicen. 

Imagino que estaréis pensando en Madrid Games Week, pero no deja de ser una feria orientada al mercado español, en beneficio de las grandes producciones internacionales. Las compañías muestran sus grandes desarrollos el público español, para los jugadores las compremos. Es verdad que hay presencia de juegos españoles, pero pequeña. La feria no es un escaparate internacional para el desarrollo local, dejando las IP españolas en un segundo plano, y DEV quiere cambiar esto, potenciando los eventos existentes (desde Gamelab a Fun & Serious) hasta que alguno logre posicionarse como referente internacional para la producción indie. 

Y ahora, ¿qué?

Como ya he comentado antes, todo esto no va a servir de mucho hasta que haya un gobiernos estable que se reúna con todas las partes y que decida poner en marcha algunas de las medidas más obvias, sobre todo las destinadas a mejorar la fiscalidad. Ojo, que no se trata de regalar dinero, si no de favorecer el desarrollo para que aporte más riqueza a todos. Se trata, sobre todo, de actualizar la legislación para adaptarla a una industria que ha crecido tanto que está siendo asfixiada por normas que se han quedado obsoletas y que no favorecen que los inversores españoles comprendan las posibilidades y el atractivo de la industria. 

Se sigue menospreciando el valor intangible de una IP (propiedad intelectual), lo que hace imposible que los inversores financien los desarrollos. Os recuerdo que el 97% del capital se desarrolla con recursos propios. Es decir, hipotecando la casa, pidiendo un crédito personal, recurriendo a amigos y familiares… Sí, no suena muy profesional, pero es que el reducido tamaño de la mayoría de estas empresas tampoco les permite tener demasiado sentido empresarial. Enfocadas en el desarrollo, pierden de vista muchos de los aspectos del negocio, desde la comunicación a las vías alternativas de financiación, las ayudas que pueden solicitar o el tipo de empresa que deben registrar o cómo hacer frente a los impuestos o a la Seguridad Social… 

Composición del capital social

Los riesgos son obvios: el fracaso de estas microempresas a las primera de cambio, oferta de empleo insuficiente, talento nacional (y perfectamente formado) que se escapa del país… 

No todo es tan negro, por supuesto. La industria en nuestro país tiene un enorme potencial para generar riqueza cultural y económica. Tiene talento para exportar (literalmente), genera empleo joven y, como el propio videojuego, tiene vocación internacional. 

Es una industria joven y, como comentó Valeria en varias ocasiones, hay que pelear para que sea una industria sana, en la que tengan cabida todo tipo de profesionales… Sí, que no me olvido de uno de los hándicaps: la escasa presencia de la mujer. Una industria como la del videojuego, que vive de la creatividad, necesita diversidad. Se ha llegado a sugerir incentivar fiscalmente de contratación de mujeres en la industria. Sin embargo, el principal problema no es que no se quiera a las mujeres en el mundo del videojuego (ahí está Valeria Castro, presidenta de DEV), más bien es que hay pocas mujeres que se asomen a él… Ya lo he hablado en alguna ocasión y la cosa, aunque mejora, lo hace muy lentamente. 

En fin, que DEV está poniendo todo su parte para lograr que los estudios de desarrollo de nuestro de país se conviertan definitivamente en esa potente industria que llevamos tiempo esperando. Hay muchas cosas en manos de los políticos, pero también hay muchas cosas que los propios estudios pueden hacer, empezando por pensar en profesionalizarse… 

No olvidéis ir a votar el 10N. Mirad a ver qué propuesta os convence más (aquí las dedicadas al videojuego en sus programas políticos del 28A, que apenas han cambiado), y votad. Es el primer paso, que haya un gobierno al que le podamos exigir medidas y que no se escude en el que “es que estoy de paso…”. 
 

Y además