Así son los nuevos TV OLED CX de LG: mejor conectividad y optimización para juegos

LG OLED CX

Ningún inicio es sencillo y durante los primeros años de desarrollo los paneles OLED no ofrecían un rendimiento tan brillante como las pantallas LCD LED que llevaban años en el mercado. Las cosas han cambiado y ahora son una opción más que interesante para jugar en gran formato.

Advertisement

Las cosas han cambiado mucho en los últimos años y modelos como el LG OLED CX de 48 pulgadas se posicionan como una de las mejores opciones para disfrutar tanto del mejor cine, como de las mejores experiencias gaming.

Los juegos tienen cada vez más carga gráfica y narrativa, por lo que la calidad de imagen que se requiere para disfrutarlos se va equiparando cada vez más a la de la industria del cine.

La llegada de la nueva generación de consolas no hace más que reafirmar este camino que ha emprendido la industria del videojuego hacia una experiencia más cinematográfica gracias a la calidad gráfica y tecnológica que aportan estas nuevas plataformas.

[YT:_GBSUYJo_YQ]

El televisor gana importancia en el mercado del gaming

Según el último anuario de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) el 25% de los jugadores utiliza consolas como plataforma de juegos y emplea una media de 4,1 horas semanales a jugar.

La tendencia actual de los televisores camina a hacia los formatos de gran pulgada, Lo cual obligaba a compartir el uso del televisor para disfrutar de estos juegos con el resto de la familia ante la falta de espacio disponible para pantallas de más de 50 pulgadas.

Lg OLED CX

Juegos como The Last of uso Parte II o la saga de Assassin’s Creed son algunos ejemplos de juegos que, muy probablemente, querrás disfrutar en una pantalla de gran formato que ofrezca buena calidad de imagen para obtener una experiencia más inmersiva y cinematográfica.

La gama OLED CX de LG ofrece una solución a medida para aquellos jugadores que no quieren renunciar a disfrutar de sus sagas favoritas con calidad cinematográfica, pero no disponen de espacio suficiente en el salón o en su habitación para un televisor de gran pulgada. Con ese objetivo, LG ha creado el primer televisor OLED de 48 pulgadas del mercado centrado especialmente en el gaming.

Nvidia G-Sync y un procesador que marca la diferencia

El televisor OLED CX de LG de 48 pulgadas ha sido diseñado específicamente para aquellos usuarios que van a conectar su consola, sobre todo las de nueva generación, al televisor. Con eso, la marca surcoreana da carpetazo a todos los mitos que existían sobre el uso de paneles de OLED en juegos.

LG OLED CX

Uno de los argumentos contra el OLED en juegos es que eran paneles más lentos que los paneles de tipo IPS, VA o TN que usan los televisores LCD LED. Sin embargo, el enorme esfuerzo de I+D realizado por LG, como único fabricante de paneles OLED a nivel mundial, ha dado sus frutos logrando unas prestaciones que ya lo sitúan como una excelente alternativa a los televisores LCD LED.

Esta equiparación se sustenta en base a tres pilares fundamentales: tasa de refresco nativa, que determina la cantidad de imágenes que el televisor puede mostrar en un segundo; tiempo de respuesta, que determina el tiempo que tarda cada píxel en cambiar su estado para representar una nueva imagen; y control inteligente de la imagen, que permite ajustar el contenido de forma dinámica para obtener siempre la mejor calidad.

El camino recorrido para llegar al nivel de desarrollo que actualmente ofrecen los paneles que montan los televisores OLED CX de LG no ha sido fácil, pero hace algunos años era impensable que un televisor pudiera integrar la tecnología de frecuencia de refresco variable (VRR o Variable Refresh Rate) de Nvidia G-Sync y FreeSync.

Lg OLED CX

El LG OLED CX es pionero en integrar esta tecnología que permite sincronizar la tasa de fotogramas por segundos (fps) que genera la consola o el ordenador gaming en su GPU con la frecuencia de refresco de la pantalla para que ambos funcionen en sincronía, evitando así la aparición de artefactos y defectos en la imagen.

Para conseguir este hito, los paneles OLED han necesitado evolucionar para alcanzar una tasa de refresco nativa de 120 Hz, de forma que puede sincronizarse de forma eficiente con la consola para alcanzar los prometidos 120 fps con resolución 4K de la nueva generación de consolas. Algo que aún hoy no consiguen muchos monitores para ordenador.

LG OLED CX

Lograr un tiempo de respuesta corto es imprescindible para lograr imágenes más fluidas y nítidas. Este valor determina el tiempo que tarda cada píxel en cambiar su estado, por lo que cuanto menor sea, más rápido podrá representar los nuevos gráficos.

En este aspecto, los televisores LG OLED CX de 48 pulgadas se sitúan al nivel de los mejores monitores del momento con un tiempo de respuesta de solo 1 ms, evitando la aparición de estelas al mover los personajes del juego (ghosting).

Este también es un hito importante porque supone controlar de forma independiente todos y cada uno de los píxeles autoluminiscentes del panel, lo cual requiere una potencia de procesado considerable. Esto nos lleva a nuestro siguiente punto, el control inteligente de la imagen.

Lg OLED CX

Los televisores OLED CX de 48 pulgadas integran el procesador A9 Gen3, el procesador más avanzado de LG que, además integra la inteligencia artificial que, por ejemplo, permite controlar tu televisor mediante comandos de voz.

La potencia de este procesador permite gestionar el funcionamiento de los 33 millones de píxeles autoluminiscentes que forman este panel ajustando los valores de la imagen tales como el brillo en los contenidos HDR, o los niveles de contraste para mejorar la calidad de imagen.

LG OLED CX

Al encender una consola o PC gaming el televisor entra en modo Juego y reduce al mínimo la latencia (Input lag) porque al hacerlo se activa la función ALLM (modo automático de baja latencia) integrado en el estándar de conectividad HDMI 2.1. Esta latencia es el tiempo que transcurre entre la pulsación de los botones en un mando o teclado y se representa la acción en pantalla.

La latencia es un factor imprescindible a la hora de obtener una buena experiencia de juego porque determina la jugabilidad. Uno de los objetivos del procesador debe ser mantener esa latencia por debajo de los 45 ms, algo que el LG OLED CX consigue ampliamente situándose en solo 6,7 ms en una resolución 4K a 120 Hz.

Además, los paneles OLED de LG han mejorado considerablemente su durabilidad, lo cual hace que resulte mucho más complicado que se produzca el problema del quemado de la imagen porque el propio procesador aplica microajustes en el panel para protegerlo evitando que se dañen los diodos de luz.

Calidad de imagen de cine para tus juegos

Cada vez más títulos se acercan a la estética cinematográfica incluyendo funciones como el HDR10 y Dolby Vision en sus gráficos de ese modo, los videojuegos van aplicando técnicas de imagen de cine en sus escenarios.

Sin embargo, si la pantalla en la que se muestran no soporta esa tecnología, el juego perderá parte de su calidad. Los televisores OLED de LG vienen equipados con la tecnología HGiG que permite mostrar todos los efectos gráficos del juego con un rango dinámico más amplio sin penalizar la latencia.

Lg OLED CX

Además de la calidad de imagen, la experiencia de juego cada vez se basa más en un sonido de calidad.

Es aquí donde el sonido adquiere una mayor relevancia, ofreciendo soporte para Dolby Atmos gracias a las funciones eARC (canal de retorno de audio mejorado) integradas en el estándar HDMI 2.1 que incorpora la nueva gama de televisores OLED de LG específicamente diseñados para ofrecer el máximo rendimiento en juegos.

Los nuevos televisores OLED CX de 48 pulgadas de LG ya no es solo un televisor desde el que disfrutar de la mejor calidad de imagen al ver series o películas gracias a la pureza de sus negros, ahora también se presenta como la pantalla perfecta para disfrutar de tus juegos gracias a su tamaño compacto de 48 pulgadas.