The Last of Us Parte 2
Reportaje

14 detalles que descubrimos jugando a The Last of Us Parte II

Por Álvaro Alonso
Jugando una pequeña sección de The Last of Us Parte II hemos descubierto una serie de detalles que muestran de forma clara las diferencias respecto al primer juego, novedades y el mimo con el que Naughty Dog está tratando su nuevo juego para PS4.

Hoy hemos publicado nuestras impresiones finales de The Last of Us Parte II, las últimas que leeréis antes del análisis el próximo viernes, 12 de junio. Son unas impresiones centradas en una sección muy concreta del esperado juego de Naughty Dog para PS4 y podéis leerlas sin miedo porque no hemos tratado ningún detalle argumental.

En su momento, cuando jugamos por primera vez a The Last of Parte II en el evento de preview en Los Ángeles, publicamos también un pequeño reportaje con 12 detalles increíbles que descubrimos jugando a The Last of Us Parte II. Y hemos pensado: ¿por qué no hacerlo de nuevo, ahora que tenemos la versión final del juego en nuestras manos?

Ante vosotros tenéis 14 detalles que hemos descubierto jugando a The Last of Us Parte II, todos ellos presentes en la fase de la que se nos permite hablar en la preview. Y tranquilos porque, tampoco vamos a entrar a hablar sobre el argumento. Aquí nos centramos en pequeños detalles jugables, novedades y elementos del apartado gráfico que nos han llamado la atención y que creemos que merece la pena compartir.

Luchar o pasar sin ser vistos

En el primer The Last of Us, había ¿una? ocasión en la que era posible evitar por completo un conflicto si permanecíamos ocultos. En The Last of Us Parte II esto se ha convertido en la norma, y la gran mayoría de situaciones se pueden resolver sin matar a absolutamente nadie. Pero conseguirlo no es nada fácil.

Impresiones finales de The Last of Us Parte II

Arrebatar armas cuerpo a cuerpo

Una de las animaciones que se vieron en aquel famoso gameplay del E3 2018 y que, como todo lo demás, está presente en el juego: si iniciamos una serie de ataques cuerpo a cuerpo contra un enemigo con arma blanca, Ellie dará el golpe final arrebatándole el arma al enemigo.

Los enemigos suplican por su vida

Y hablando de aquel gameplay: otro elemento que encontramos en el juego son los enemigos que suplican. Si, tras limpiar una zona, herimos al último enemigo, caerá sobre sus rodillas y suplicará por su vida. 

No es obligatorio matar perros...

... Pero sí bastante necesario. Los perros son uno de los nuevos enemigos que presenta The Last of Us Parte II y, hablando mal y pronto, son como un grano en el culo: pueden localizar nuestro rastro y seguirnos hasta el lugar donde estemos escondidos, y se lanzan a toda velocidad a por el cuello de Ellie en mitad de un conflicto. Como los enemigos humanos, los perros tienen nombre, un nombre que su dueño grita con dolor cuando los abatimos... para hacerlo todavía más duro.

Romper cristales

Es una de las nuevas mecánicas de The Last of Us Parte II y tiene diferentes usos. Por ejemplo, si la puerta de un local está cerrada, puede que haya una ventana cerca que podamos romper para acceder al interior... Pero el estruendo atraerá a cualquier enemigo que se encuentre cerca, especialmente a los peligrosos chasqueadores. Los cristales no se limitan solo a ventanas: también hay cristales de coches, neveras o expositores en establecimientos, máquinas expendedoras...Todo cristal que veamos se puede romper, y al otro lado podría haber algo valioso.

Usar cuerdas

Otra de las nuevas mecánicas tiene que ver con el uso de cuerdas: en determinados puntos, podemos recoger una cuerda y lanzarla para escalar o alcanzar un lugar elevado mediante balanceo. Pero ojo, porque Ellie no pega saltos imposibles como los de Nathan Drake. Más vale calcular bien la distancia si no queremos terminar con la cara en el suelo. Y un charco de sangre.

Animaciones al agarrar objetos

A estas alturas no cabe duda de que las animaciones de The Last of Us Parte II son muy impresionantes, pero de entre todo el repertorio de Ellie, una de las más llamativas son las que tienen lugar al recoger objetos. Independientemente de la posición, Ellie estira el brazo en la dirección correcta para coger y, acto seguido, llevarlo a la mochila. El caso de las flechas es particularmente llamativo, pues las recoge respetando su forma y las guarda en la apertura del bolsillo superior.

Los acechadores

En The Last of Us Parte II los diferentes tipos de infectados están mejor definidos, tanto a nivel visual como de comportamientos. Las fases del virus siguen siendo las mismas, pero ahora es más sencillo saber a qué nos enfrentamos... Y cuál es la mejor estrategia a seguir. Esto afecta principalmente a los acechadores, segunda etapa evolutiva del cordyceps y la que menos se dejaba ver en el primer The Last of Us (tan solo en dos ocasiones, si no nos falla la memoria). Ahora, los acechadores hacen honor a su nombre y se esconden tras las esquinas para darnos caza, esperan el momento adecuado para pillarnos por los flancos o por la espalda, atacan en grupo... Se han convertido en una gran amenaza.

Abrazando el terror

Tanto la ambientación como el diseño y forma de actuar de los infectados hacían del primer The Last of Us un juego que generaba una gran tensión, pero aunque lo intentaba, nunca terminaba de caer dentro de lo que consideramos terror. Eso se acabó en la secuela: ahora hay partes que logran que sintamos auténtico miedo (a oscuras, linterna en mano y sin saber qué nos espera tras la esquina de ese pasillo que parece eterno). Y tampoco falta una buena ración de sustos para darnos una "alegría" cuando menos lo esperamos...

Las flechas, más peligrosas que nunca

No hace falta que digamos que arco y flechas son uno de los métodos más efectivos para acabar con enemigos en silencio, pero en The Last of Us Parte II las cosas han pegado un giro bastante retorcido: también son un peligro para Ellie. Si nos alcanza una flecha, existe la probabilidad de que se quede clavada; si esto sucede, empezaremos a perder salud de forma gradual. Para evitarlo, debemos encontrar un lugar apartado y mantener pulsado el botón R1 para que Ellie extraiga la flecha.

Banco de trabajo

Ya lo mencionamos en su momento, pero nos parece tan alucinante que nos vemos en la obligación de volver a hacerlo: al mejorar armas en los bancos, podemos ver el proceso de pulido, limpieza y añadido de piezas de forma física. Y cada parte de una arma que mejoramos tiene su propia animación asociada. El nivel de detalle es increíble.

Sangre y gore

The Last of Us Parte II puede ser el videojuego con la representación más realista de la violencia que han visto nuestro ojos. Cada navajazo, machetazo, disparo de pistola, escopeta o flecha explosiva produce un efecto distinto sobre el enemigo, y también se representa a nivel visual. Al acertar en la cabeza con el revólver podemos ver el cráneo, aplastado y ensangrentado por el impacto; un disparo con el rifle a cualquier extremidad significa arrancarla de cuajo, acompañado por los gritos de dolor del enemigo.

Todo esto va acompañado por unos efectos de sangre también tremendamente realistas, provocando salpicaduras que varían en función del ataque que usemos. Los cadáveres dejan un charco que va creciendo con el tiempo y que surge allí donde se produjo la herida mortal. Pasado un tiempo, el tono rojizo y brillante inicial se va oscureciendo. Y si pisamos esos charcos de hemoglobina, dejaremos huellas rojizas durante unos segundos.

El diario de Ellie

The Last of Us Parte 2 ha heredado varias ideas de la saga Uncharted, entre las que destaca el diario. Ellie posee un cuaderno donde apunta sus pensamientos, y que sirve para conocer mejor cómo se siente. Además, de vez en cuando también lo aprovecha para practicar sus habilidades de dibujo.

Aprendiendo a nadar

En el tiempo que pasa entre el primer The Last of Us y la segunda parte, Ellie ha aprendido a nadar y bucear. Así que ya no hace falta buscar palés para cruzar esas zonas inundadas.

Y además