Andalucía videojuegos
Reportaje

2018: el año de Andalucía en la industria española del videojuego

Por José L. Ortega

La industria española del videojuego va cada vez a más. Y eso se debe a la expansión y la contribución de los jovenes talentos del sector desde todos los rincones del país. Normalmente, las mayores producciones del sector suelen llegar desde comunidades como Madrid o Cataluña, pero en 2018 parece que una región viene pegando fuerte tratando de reclamar su protagonismo en el ocio electrónico: Andalucía.

Basta con repasar el calendario de videojuegos españoles en 2018 para comprobar que, muchos de estos títulos, tienen como denominación de origen el sur de España.

Los videojuegos españoles más esperados de 2018

Uno de los principales referentes del año en la industria española pretende ser Crossing Souls, título desarrollado por los sevillanos Fourratic. Este Action-RPG nos lleva a la California de 1986 y cuenta la historia de este grupo de amigos que se encuentran un artefacto del que no entienden muy bien sus poderes, pero que les cambiará la vida por completo. Su colorida ambientación y estética de 'píxel gordo' son sus principales bazas para una propuesta que llegará este mismo mes de febrero y que promete darnos muchas alegrías.

Blasphemous es, probablemente, uno de los juegos más esperados debido a la repercusión obtenida en Kickstarter, siendo el videojuego español que más ha recaudado en Kickstarter. Una aventura de scroll lateral que recuerda a juegos como Dark Souls por su ambientación oscura y lovecraftiana. El juego está siendo desarrollado por The Game Kitchen, estudio afincado en Sevilla, ya con experiencia en el medio gracias a Last Door. Sus responsables aportan mediante actualizaciones y publicaciones en Twitter los progresos del juego. Aunque no sabemos cuándo exactamente, lo que está claro es que nos adentraremos en las vicisitudes de Blasphemous este mismo año.

Blasphemous portada entrevista

Gunstar Game Studio son otros sevillanos con un proyecto muy ambicioso entre manos. Hablamos de Phobos Vector Prime, título destinado a hacer las delicias de los amantes de los matamarcianos de toda la vida, que apuesta por un enfoque frenético y una trama argumental de lo más elaborada e interesante, que nos empujará a avanzar hasta el final.  Un MOBA de naves espaciales en el que el jugador tiene la posibilidad de elegir la nave que más le gusta en batallas de hasta 6 jugadores online.

Otro juego con arte andaluz y con ambientación galáctica es Readout First Contact, desarrollado por el estudio independiente Dual Mirror Games, y que está siendo desarrollado para PS4 y PS VR tras surgir de la iniciativa PlayStation Talents. El juego luce un aspecto de lo más espectacular, con un montón de efectos y enemigos en pantalla. Además, gracias al uso de la realidad virtual, nos sentiremos perdidos en el espacio luchando contra decenas de enemigos.

Los andaluces también pueden plantearse lanzar un J-RPG de calidad como si fueran asiáticos. Es lo que están haciendo desde Estudio Ábrego con Noahmund, una propuesta con un aspecto artístico de lo más cuidado y un sistema de combate que hará las delicias de los acérrimos a uno de los géneros por antonomasia de la industria. Su trama argumental nos transporta al continente de Feros, que sufre el azote de una guerra constant entre el Norte y el Sur y pretende estar repleta de grandes momentos.

Una propuesta que despertará el interés de los amantes de las aventuras gráficas es Inexplicable Deaths in Damipolis: Inner Thoughts desarrollado por Tiesoft tras financiarse a través de Kickstarter. El juego toma las tiendas de dicho género. El protagonista se despierta en la mesa de un lujoso banquete con un fuerte dolor de cabeza. Al mirar alrededor, comprobamos que todos menos nosotros están muertos, y debemos comprobar por qué, resolviendo puzles y evitando trampas, todo ello dirimido mediante una peculiar estética noire.

Inexplicable Deaths

Seguro que son muchos los videojuegos andaluces que llegarán en 2018. Algunos, como Space Pi, con elementos educativos. Es sin duda positivo para la industria española que cada vez más Comunidades Autónomas den apoyo a un sector cuyo crecimiento es indiscutible, pero que todavía puede dar mucho más de sí.

Lecturas recomendadas