God of War preview 2
Reportaje

5 detalles que no debes perderte en el comienzo de God of War

Por David Martinez

Cinco detalles de God of War que no deben pasar desapercibidos en las primeras horas de juego. Un resumen con las claves que hemos descubierto tras jugar una demo del juego de Santa Monica Studios para PS4.

Después de ofreceros las impresiones finales de God Of War, tras dos horas de juego,  hemos decidido preparar un reportaje sobre los cinco detalles que no debéis perderos (y que a lo mejor habían pasado desapercibidos) en este exclusivo de PS4. Poco más podemos deciros sobre su apartado técnico, el sistema de combate o la construcción de los personajes, en particular Kratos y su hijo Atreus.

Pero aquí justificamos cinco claves del juego de Santa Monica Studios. En la presentación de God of War en Madrid, además de probar el juego, tuvimos ocasión de escuchar a su director Cory Barlog y a un coro interpretando la magnífica banda sonora (como en el E3 de 2016). Aquí podéis leer nuestro análisis de God of War para PS4, el esperado regreso de Kratos a las consolas. 

Las Espadas del Caos

Los antebrazos de Kratos están vendados por las cicatrices que le dejaron las hojas del Caos -que llevaba en los juegos anteriores-. En este juego las hemos cambiado por el hacha Leviatán, pero nos vamos a encontrar unos cuantos guiños a la trilogía (no tanto a God of War Ascension, que era una precuela del original). 

Análisis de God of War para PS2

No es un funeral vikingo

El comienzo del juego muestra un funeral, siguiendo los ritos de los pueblos nórdicos. El cadáver se quema, y los vivos que quedan en la tierra repiten las frases: He aquí que veo a mi padre, he aquí que veo a mi madre, he aquí que me llaman. Sin embargo, no es un funeral vikingo (en que se colocaban los cuerpos en un barco). De hecho el Midgard que visitamos en God of War es anterior a la llegada de los vikingos. 

Esta época se muestra también en las runas que aparecen grabadas sobre las armas, las puertas y en cofres y altares. Y por último, en el diseño de la barca en que navegan los protagonistas en los primeros compases de la aventura. 

Escenarios abiertos

Kratos y su hijo Atreus se mueven por zonas abiertas, tal y como hemos visto en los dos últimos Tomb Raider. Los escenarioos "se abren" en ciertas zonas a las que podemos regresar, pero no hay navegación libre. La exploración se recompensa con puntos que podremos utilizar para mejorar nuestras armas y equipo.   

El Dark Souls de los God of War

El combate de God of War ha sacrificado los QTE. A cambio es más estratégico. De los juegos de From Software, Dark Souls y Bloodborne, ha tomado elementos como la posibilidad de parar (con un escudo) y esquivar los ataques enemigos, y combinar los  ataques cuerpo a cuerpo o a distancia. 

Nos da la impresión de que el ritmo es más pausado, pero el efecto de los golpes es más contundente. Por otro lado, los ataques finales son más salvajes que nunca, aunque el color de la sangre de nuestros enemigos se ha modificado -es más anaranjada- para restarle un poco de dramatismo. 

Análisis de Bloodborne

Una secuela, no un reboot

Cory Barlog ya lo ha explicado en varias ocasiones. Aunque el título vuelve a ser God of War, no se trata de un reinicio de la saga, sino de una secuela en toda regla. Los hechos transcurren varios años después de God of War III, y el hecho de que no se haya incluido una cronología es porque supone un nuevo inicio. Este es un Kratos reimaginado al que acompañaremos en más juegos. 

Comprar figura Kratos NECA

Aunque la ambientación nórdica le sienta de maravilla, los desarrolladores de Santa Monica Studios no descartan que el guerrero espartano visite otras mitologías, como la egipcia, romana o incluso una más oriental.

Antes de su lanzamiento, el próximo 20 de abril en PlayStation 4, os ofreceremos un completo análisis de God of War.  

Lecturas recomendadas