Ir al contenido principal
Reportaje

Alita: Ángel de Combate - Hemos visto 30 minutos de la película

Hemos visto nuevo metraje de Alita: Ángel de Combate, la película que Robert Rodríguez estrenará en febrero de 2019. ¿Qué tal habrá saltado la ciborg desde las páginas de Yukuto Kishiro hasta la gran pantalla?

Como suele ser habitual con las producciones del señor James Cameron, Alita: Ángel de Combate es una película cuya gestación se está alargando más y más, pero por fin se ve la luz al final del túnel y será en febrero de 2019 cuando podamos disfrutarla en cines. Gracias a ello, los chicos de 20th Century Fox España han hecho posible que disfrutemos de 30 minutos de Alita en pantalla grande. No ha sido metraje "del tirón", sino de varias secuencias que abarcan diferentes tramos de la película, desde su despertar en un nuevo cuerpo al inicio de la historia hasta que ella se convierte en una luchadora implacable.

Conoce Gunnm / Alita a través de su manga original

En realidad, ya habíamos visto varias de estas secuencias en un pase previo, pero es la primera vez que hemos podido ver tanto estas como otras nuevas en pantalla grande. ¡Y tan grande! Nada menos que la de la sala IMAX de los cines de Heron City en Madrid, sin duda una de las experiencias audiovisuales más impactantes que hay disponibles en España.

Las nuevas secuencias que hemos podido ver se corresponden con el entrenamiento de Alita en el Motorball callejero (un deporte inventado que supone una especie de mezcla extrema de patinaje, baloncesto y lucha) y su discusión con su "padre adoptivo" Ido acerca de la verdadera naturaleza de la protagonista. También hemos vuelto a ver escenas como una despiadada pelea en un callejón oscuro o las conversaciones de Alita con Hugo, un humano por el que siente algo más que afecto.

Nuestra primera valoración tras ver estas escenas en pantalla grande es que el apartado técnico de Alita: Ángel de Combate es colosal. El director Robert Rodríguez (sí, la dirige él, ya que Cameron se queda como productor para centrarse en las próximas películas de Avatar) consigue refinar su técnica y alcanza una plasticidad tanto o más elegante que en Sin City, tirando esta vez de colores vivos y entornos plagados de personajes en segundo plano. En ese sentido, la integración de imagen real y personajes por ordenador, encabezados por la propia Alita, cuya imagen y movimientos se basan en los de la actriz Rosa Salazar. Llegados a este punto, seguro que queréis sacar el tema de los ojos "creepy" de la protagonista. Pues bien, lo dijimos en nuestro anterior repaso y lo volvemos a decir: quitaos el prejuicio de que quedan irreales, lo cierto es que el rostro tan particular de la cíborg funciona de maravilla y la dota de una expresividad casi magnética. Sus medios gestos, sus miradas curiosas... Todo funciona a la perfección para hacernos creer que es "más humana que los propios humanos", como se dice en la película.

Battle Angel Alita

Las secuencias de acción también son frenéticas y muy convincentes, sin un uso excesivo de las ralentizaciones que tanto gustan a Rodríguez. En su lugar, hay mucha coreografía, mucha pirueta imposible, que vienen que ni pintadas a un personaje así. Sin duda, la mejor expresión de ello es el duelo de Motorball "profesional", en el que Alita se enfrenta a sus rivales a toda velocidad, casi sin dejarnos respirar. Supone un verdadero disfrute para los fans de las secuencias de acción.

Pero, ¿qué hay del argumento en sí? Lo cierto es que Battle Angel Alita adopta muchas de las ideas base del manga original de Yukito Kishiro (los dos estratos de la civilización, la búsqueda de Alita de su verdadera identidad e incluso personajes como el ya citado Ido o Nova), pero en los tramos que hemos visto por ahora, nos da la sensación de que algunos de estos temas se quedan en la superficie de todo lo que ofrece el manga, especialmente en materia de cyberpunk y reflexiones filosóficas sobre lo que nos hace humanos. También nos da algo de miedo que se derive demasiado hacia ese más que previsible romance entre Hugo y Alita, en un intento de atraer a un público general que busque "la nueva saga de fantasía adolescente". Nos decepcionaría que se perdiera el tono sombrío e incluso cruel de muchos tramos del manga, pero está claro que aquí manda el que pone la pasta...

Alita: Ángel de combate

En cualquier caso, todo esto no dejan de ser suposiciones en base a lo que hemos visto por ahora, pero aún tenemos que disfrutar del producto final. Por ahora, las sensaciones son buenas y parece que estaremos ante un producto que haga, como mínimo, justicia a uno de los mangas seinen más importantes y representativos de los años 90. Abriremos tanto los ojos como Alita para ver todo lo que nos tiene que ofrecer.

Y además