Kingdom come deliverance
Reportaje

Análisis de Kingdom Come Deliverance para PS4, Xbox One y PC en proceso

Por Redacción Hobby Consolas
- ">

En este análisis de Kingdom Come Deliverance en proceso os damos las primeras pinceladas de lo que ofrece este juego de rol ambientado en la Edad Media europea, y desarrollado por Warhorse Studios para PS4, Xbox One y PC.

Kingdom Come Deliverance es un juego mastodóntico: un RPG realista, ambientado en la Bohemia de 1403 y lleno de posibilidades. Por eso, todavía no os podemos ofrecer el análisis completo. Si nos lanzamos sólo a por la historia nos llevaría de 30 a 50 horas, pero nos estaríamos perdiendo gran parte de este mundo abierto y despiadado, que se sustenta sobre los valores del combate, el honor (y sus buenas dosis de traición y engaño). Por fin, después de numerosos retrasos, Warhorse Studios  (el equipo checo entre quienes se encuentran desarrolladores de Mafia, Mafia II y Operation Flashpoint) nos brinda su desarrollo más ambicioso.

Kingdom Come Deliverance es un juego de rol en primera persona, que se desarrolla en un mundo abierto, y en que la realidad es tan oscura que consigue que nos olvidemos de los elfos, orcos y dragones tan habituales en otros juegos del género. En muchos aspectos, nos ha recordado a The Witcher 3 Wild Hunt (y eso es muy buena señal). Viajamos al centro de Europa a principios del siglo XV (la antigua República Checa) en medio de una lucha fratricida por el poder entre  los príncipes Wenceslao IV y Segismundo. Nuestro personaje es Henry, el hijo del herrero, y son las circunstancias las que le obligan a empuñar una espada y convertirse en soldado.

El rol más realista de la Edad Media

Lo primero es forjar su carácter. Aunque el juego no cuenta con un editor de personajes -porque nuestro aspecto está predeterminado- lo que sí podemos modificar son las caracetrísticas básicas (mediante un sistema muy ingenioso, a través de una conversación con nuestra madre en la aldea de Silver Skalitz). Las habilidades principales irán mejorando a través de la experiencia (con un sistema bastante intuitivo, que recuerda a otro coloso del rol, como Skyrim) y además todas nuestras acciones determinarán el modo en que los NPCs se comportan con nosotros.

Porque uno de los elementos en que más hincapié se hace en esta historia es en la reputación. Bien a través de nuestras acciones, de las misiones secundarias que decidamos cumplir y de nuestros diálogos (escogiendo respuestas en la línea de los juegos de Bioware o de las aventuras de Geralt de Rivia) vamos a alterar la percepción que los demás personajes tienen de Henry. Tendremos libertad para convertirnos en un estratega o ser conocidos por nuestra crueldad. No hay un camino correcto, y la mayoría de las situaciones se pueden resolver de modos diferentes.

Lo mismo ocurre con las relaciones íntimas, aunque en este aspecto, los cazadores de trofeos lo tienen más claro, porque uno de los logros sólo se consigue si Henry se mantiene virgen durante todo el juego

El sistema de combate

El mundo de Kingdom Come Deliverance es enormemente complejo bajo la superficie, pero cuando jugamos, todo resulta bastante natural y orgánico.  Bueno, no todo, porque los combates sí entrañan cierta complicación. El sistema de lucha en primera persona está desarrollado con la ayuda de distintos expertos en esgrima antigua, y tiene en cuenta el peso y efecto de las armas, en relación con los distintos tipos de protección (tenemos 14 espacios para vestirnos por capas, y no es lo mismo llevar una camisa de lana gruesa que una armadura de placas). También habrá que vigilar con cuidado el cansancio y el momento en que asestamos cada golpe. Para aprender este sistema no hay mejor maestro que la práctica. 

Kingdom Come Deliverance

Si conseguimos dominar la espada, podremos realizar paradas perfectas, con las que ganar unos preciados segundos para golpear a nuestros enemigos. Cada pieza del equipo tiene una resistencia y cubre determinadas partes del cuerpo (en el juego hay seis zonas de ataque) e igualmente afecta a nuestra visibilidad y fluidez de movimientos. Por último, debemos mantener nuestro arsenal a punto, afilando el acero en el taller antes de afrontar un duelo. 

Kingdom Come Deliverance

La tasa de mortalidad en la Edad Media era muy alta, así que Kingdom Come Deliverance también nos da la oportunidad de evitar enfrentamientos directos, y utilizar un arco, envenenar las armas o aprovechar el sigilo. Es importante recordar que no somos más que el hijo del herrero y nuestras habilidades tardarán en mejorar. Y tampoco nos encontramos con el clásico sistema de curación, en que nuestra energía se repone automáticamente, sino que tendremos que aplicar vendas para detener la hemorragia, y ungüentos (preparados con nuestra habilidad de alquimia) para restablecernos. 

Si todos estos aspectos complican los combates a pequeña escala, este título también nos permite experimentar escaramuzas entre pequeñas fuerzas (no esperéis batallas con miles de soldados) en que es importante que coordinemos nuestra manera de luchar con los aliados, en el papel de arqueros, lanceros o infantería. 

Explorar la Historia

Otro de los aspectos que más nos está llamando la atención es la manera de desplazarnos por el mundo. Aunque nosotros no lo vemos, el modelo de nuestro personaje tiene sus propias físicas e interactúa con el entorno, y de ese modo se ha conseguido un efecto más realista, con animaciones específicas para saltar obstáculos, abrir puertas o montar a caballo. El juego está realizado con el motor CryEngine, y tiene un acabado muy notable (aunque también nos hemos topado con algunos aspectos irregulares). 

KC:D Herrero
Al principio del juego tendremos que hacer recados al herrero de Skalitz, nuestro padre.

Como se trata de un mundo abierto de 16  kilómetros cuadrados (con ciclo día/noche) también podremos cabalgar y equipar a nuestro caballo con diferentes protecciones o tipos de armadura, que por supuesto afectarán a su comportamiento. Tendremos que descansar en posadas, y comerciar... lo que cabría esperar de un habitante de la Europa medieval.

8 detalles increíbles de Kingdom Come Deliverance

En general, Kingdom Come Deliverance resulta de un realismo apabullante (participamos en acontecimientos históricos) a veces tanto que interfiere en la jugabilidad. Es un juego que requiere meditar nuestras acciones y disfrutarlo poco a poco. En algunos aspectos, resulta muy complejo (nos tenemos que pensar muy en serio cada enfrentamiento) pero también es muy satisfactorio. Y además la variedad de misiones nos ha conquistado.

Kingdom Come Deliverance

Como ejemplo aquí tenéis nuestro relato del nivel del monasterio que nos recuerda a La Abadía del Crimen. Si tenéis en vuestro "historial" el haber jugado a juegos de rol clásicos (de papel y dados) como Rolemaster o Advanced Dungeons & Dragons, os vais a encontrar con muchos paralelismos. 

Muy pronto os ofreceremos un análisis con nota de este título, cuando hayamos terminado la historia y nos empapemos por completo del mundo medieval que traslada a PS4, Xbox One y PC.

Lecturas recomendadas