Reportaje

Así eran Virtual Boy y sus juegos - Consolas fracasadas en Hardwageddon

Por Daniel Quesada

Bienvenidos de nuevo a Hardwageddon, la sección en la que repasamos consolas que fracasaron, pero a las que queremos dar una segunda oportunidad. Hoy contamos con una invitada de excepción: nada menos que la consola Virtual Boy, uno de los proyectos más curiosos de Nintendo, con el que quiso meterse en el terreno de la realidad virtual (o lo juegos en los juegos 3D, al menos) a mediados de los 90.

Conoce mejor la historia de los videojuegos con este libro

La consola llegó bastante tiempo antes que Nintendo 64 (que iba a ser el principal caballo de batalla de la compañía) y apareció en un mercado en el que la primera PlayStation y Sega Saturn eran las principales competidoras. Sin embargo, a pesar de tratarse también de una consola de 32 bits, Virtual Boy seguía su propio camino: en esencia, era una especie de visor que nos permitía ver en 3D sus juegos, de forma parecida a como si llevarámos un casco de realidad virtual "de toda la vida".

De todas formas, los problemas se acumularon en el proyecto: los gráficos solo se mostraban en rojo sobre negro (para abaratar costes, ya que mostrar imágenes tridimensionales a todo color habría necesitado unos componentes ópticos muy caros) y el sistema de visionado generaba dolores de cabeza, por lo que era importante dejar de jugar cada media hora, al menos. Además, había que jugar ligeramente encorvados, lo que sumado a un exiguo catálogo de juegos hizo de este uno de los mayores fracasos de la historia de Nintendo. Esto, a la postre, acabaría erosionando gravemente la carrera de Gunpei Yokoi, jefe del proyecto y legendario diseñador de Game Boy.

En el vídeo que encabeza este reportaje podéis ver en detalle Virtual Boy junto a sus diferentes componentes, las siempre agradecidas anécdotas del mega experto Bruno Sol "Némesis" y, por supuesto, os mostramos muchos de sus juegos en movimiento: Teleroboxer, Wario Land, Mario's Tennis... La consola llegó a tener títulos bastante interesantes, a pesar de su escasa vida de apenas un año. Pero así es la dura vida de las consolas que vemos en Hardwageddon. Dentro de un par de semanas, regresaremos con Turbografx, otro aparato que cayó en la batalla consolera. ¡Y tenemos muchas más en recámara, pero aceptamos sugerencias! Mientras tanto, seguid disfrutando de vuestras consolas, porque nunca se sabe cuándo pueden desaparecer.... ¡Muaaaah, ja, ja, ja, jaaaaa! Sí, pretendía ser una risa maligna y temible, perdón.