Ir al contenido principal
Dungeons & Dragons
Reportaje

Cómo comenzar a jugar a Dungeons & Dragons (y no morir en el intento)

Estamos ante un auténtico renacimiento para los juegos de rol y, específicamente, para Dungeons & Dragons. Si siempre habéis querido jugar pero no estáis seguros de cómo, aquí os damos una pequeña introducción para empezar con buena letra.

Las cosas han cambiado mucho en el panorama de los juegos de rol y por suerte es cada vez más y más una actividad accesible y popular. Lo hemos visto en series como Stranger Things, y gracias a podcasts como Critical Role o The Adventure Zone podemos seguir las partidas de otros jugadores y sumergirnos en sus mundos de fantasía y las aventuras de sus personajes. 

Esto, claro, hace que a muchos nos pique el gusanillo y también queramos comenzar nuestras propias andanzas en juegos como Dungeons & Dragons. Es posible que si no habéis jugado nunca la cosa parezca muy complicada de entrada, así que vamos a explicaros cómo comenzar a jugar a Dungeons & Dragons (y no morir en el intento).

Reúne a tu grupo antes de continuar

Dungeons & Dragons es un juego para jugar en compañía, por lo que necesitaréis como mínimo dos personas (aunque es más divertido con más jugadores que puedan aportar más cosas). Una de las personas en el grupo ejerce el papel de "Master" o "Director de juego", y es quien crea la historia, dirige la narrativa y se encarga de interpretar al resto de personajes que no son los jugadores. El papel del Master es crear una historia y conducirla para que los jugadores puedan centrarse en jugar a sus personajes, resolver un misterio, completar la mazmorra actual, o lo que sea que requiera la trama.

Cada jugador maneja un personaje, que puede haber creado él mismo o sido proporcionado por el Master para la partida que se va a jugar. Dentro del mundo de Dungeons & Dragons hay diferentes razas para elegir: elfos, enanos, humanos, goblins, dracónidos... y varias clases como mago, paladín o bardo, cada una con una serie de características y habilidades diferentes. 

Dungeons & Dragons 02

Si estáis creando vosotros mismos al personaje, elegid una combinación que os guste y pensad qué es lo que os apetece más jugar: un tiefling clérigo, una semielfa barda, un humano guerrero... Lo ideal es que el grupo esté más o menos equilibrado, pero al final se trata de pasárselo bien y manejar a un personaje que os invite a jugar con él en las aventuras que vayáis a vivir con el resto del equipo. 

Las reglas están para ayudarte

Ahora que ya os hemos hecho la cabeza un lío hablando de razas y clases, es el momento de hablaros de Los Manuales. Dentro del catálogo de Dungeons & Dragons existen varios libros que recogen las reglas del juego, siendo los más básicos el Manual del Jugador, la Guía del Dungeon Master y el Manual de Monstruos. Cada uno de ellos cubre un aspecto diferente, pero el más básico que necesitaréis es el Manual del Jugador, ya que cubre todo el proceso de creación del personaje, reglas de combate, turnos y muchos trucos para comenzar a construir una campaña como Master.

Consigue ya el Manual del Jugador de Dungeons & Dragons y comienza tu aventura

Las reglas son básicas para poder jugar, pero hay ciertas veces que se vuelven complicadas o innecesarias dependiendo del grupo y sus necesidades. No tengáis miedo de cambiar las reglas, o incluso de usar reglas hechas en casa por vosotros. Si los pasos para lanzar hechizos son demasiado complicados, ¡pues cambiadlos hasta dar con algo que sea más divertido para vosotros!. Lo importante es pasárselo bien, si una parte del sistema está haciendo que la partida no funcione, entonces siempre podéis cambiarla o readaptarla.

También podéis enfocar la partida más a un tono interpretativo, de matar monstruos o una mezcla, depende de lo que os apetezca. No hace falta ser un actor profesional, pero "interpretar" ayuda a meterse más en la partida y puede hacer el juego más divertido, aunque siempre se puede simplemente describir qué hacen o cómo actúan los personajes.

Cómo empezar una partida

Además de estos manuales que os comentamos, también existe una Caja de Inicio que contiene un manual más resumido, una primera aventura lista para jugar, varios personajes pregenerados y un juego de dados, con lo que tendríais todo lo básico que necesitáis para una partida. Es una opción muy buena para darle una primera oportunidad a Dungeons & Dragons, especialmente para pillar el truco a las reglas más esenciales y no bloquearse a la hora de crear un personaje.

Si es la primera vez que el grupo juega, también se suele recomendar comenzar con una partida corta y contenida, que solo vaya a llevar una o dos sesiones. De esta manera tanto los jugadores como el Master pueden adaptarse al resto del grupo, los personajes y su dinámica. Hay muchas historias oficiales pregeneradas, como la de la caja de inicio, y dentro del catálogo de Edge ya están disponibles varias historias listas para jugar, como La Maldición de Strahd o Waterdeep: El Golpe de los Dragones

¿Que queréis echarle imaginación y crear vuestras propias historias y mundo? ¡Pues adelante! No tengáis miedo de crear un mundo de D&D entre todos, o utilizar un escenario ya conocido como Reinos Olvidados. Las historias pregeneradas son una buena ayuda para entender cómo construir una partida y personajes no-jugadores, pero no hace falta limitarse a ellas y también podéis empezar a jugar por todo lo alto con una historia original.

El buen rollo es fundamental

Unas de las cosas más importantes para aprender a jugar a Dungeons and Dragons es procurar que haya buen rollo en el grupo. Habrá veces que se produzcan situaciones estresantes o más extremas durante el juego, pero es fundamental llevarse bien con los otros jugadores y con el Master. Si algo no está funcionando con el juego, tened paciencia e intentad encontrar una solución.

Dungeons & Dragons no es un juego de Master vs Jugadores. No se gana nada ni hay un jugador que gane sobre el resto, sino que, de hecho, normalmente hay que colaborar para poder mover la trama y poder continuar con la partida. Si un jugador sabotea activamente al resto, o un personaje intenta brillar por encima del resto tratando de conseguir siempre el protagonismo, es mejor hablarlo y aclarar las cosas. De la misma forma, si no entendéis algo, pedid ayuda. Un buen grupo explica las cosas y te da el tiempo que necesites para decidir tus acciones.

Stranger Things y Dungeons & Dragons

El Master normalmente dedica bastante tiempo a preparar las partidas, por lo que también es necesario respetarlo. No interrumpáis durante las descripciones y prestad atención durante la narración para enteraros de las cosas. Igualmente, si sois Master, no os dediquéis a torturar a vuestros jugadores para saliros siempre con la vuestra, vuestra labor también es hacer el juego entretenido para todos.

Herramientas de oficio

Además de los manuales y la historia que vayáis a jugar, también necesitaréis otras cosas básicas: las fichas y dados. Las fichas contienen todas las características del personaje y sus habilidades, y con los dados se pueden determinar diferentes acciones. Es posible que necesitéis diferentes tipos de dados, por lo que lo mejor es hacerse un par de sets variados. Si jugáis "en físico", recordad también tener a mano lápices y una libreta para apuntar cosas relevantes como nombres de lugares o de personajes o resúmenes de lo que ha pasado hasta ahora. 

Comienza a jugar al rol con estos sets de dados completos

También existen páginas y apps como D&D Beyond, que contiene todos los libros oficiales y te permite crear una hoja de personaje digital y consultar cada característica al momento. Si además no jugáis presencialmente, podéis jugar a través de Roll20, que también permite almacenar las hojas de personaje, crear mapas e incluso hacer tiradas de dados, por lo que si jugáis a través de videoconferencia ayuda muchísimo a que todos podáis ver el mismo escenario y tengáis la misma información. Con ambas webs tenéis parte del contenido básico de Dungeons & Dragons de manera gratuita, pero también podéis pagar para acceder a ciertas expansiones, razas u otras características.

Youtube es vuestro amigo, y hay muchísimos canales dedicados a explicar reglas o aportar trucos para hacer mejor vuestra partida. Si no le tenéis miedo al inglés, el Handbooker Helper del equipo de Critical Role ayuda muy bien a entender algunas de las bases del juego. Si queréis ser Masters pero no sabéis muy bien cómo darle más vidilla a vuestra partida, los Game Master Tips de Geek & Sundry son una auténtica maravilla con consejos de diferentes directores de juego.

8 Juegos de mesa fáciles de transportar para llevar en vacaciones

Todo estos son consejos si no sabéis por dónde empezar con vuestra partida de Dungeons & Dragons, aunque también se pueden aplicar a muchos otros juegos de rol. El objetivo siempre es pasar un buen rato entre amigos y construir una historia entre todos, por lo que (igual que con las reglas de los manuales) veis que algo no funciona, siempre podéis cambiarlo y adaptarlo. Y vosotros, ¿qué consejos tenéis para comenzar a jugar a D&D?

Y además