Crónica de la tragedia del Titanic en el cine 110 años después: 41º 46’N 50º 14’W

"Titanic sinking", pintura de Willy Stöwer

¡Os lanzamos un SOS! Con motivo del 110 aniversario del hundimiento del Titanic, repasamos las plasmaciones cinematográficas de la tragedia y algunos de los hechos clave.

El 14 de abril de 2022 se cumplen 110 años del hundimiento del Titanic, el barco más famoso de la Historia del Cine y procede tener un recuerdo de tan mítico buque.

RMS Titanic fue un transatlántico inglés que sufrió un fatídico desenlace: durante el viaje inaugural camino a Nueva York rozó, que no encalló, un enorme iceberg yéndose a pique con mas de 2.200 personas a bordo.

Convertirse en un mito genera muchas leyendas urbanas y el Titanic no fue una excepción. Nadie lo llamó “insumergible” antes de haberse hundido. Tampoco fue el barco más grande de la época, y antes de su aciago viaje inaugural tampoco era el más famoso.

Con el CS Mackay-Bennet, un barco-taller aún buscando cadáveres por el océano tras el hundimiento,  se rodaba Saved from the Titanic (1912), película de 10 minutos de duración y desaparecida posteriormente en un incendio.

Dorothy Gibson, actriz y pasajera superviviente del Titanic, ponía cara a la tragedia y protagonizaba una película muda con las mismas ropas con las que fue rescatada. Tras protagonizar la cinta, Gibson se convirtió, junto a Mary Pickford, en la actriz mejor pagada de Hollywood.

Dorothy Gibson

Se utilizaron escenas reales de los supervivientes y del RMS Olympic. Precisamente era este barco, botado un año antes que el Titanic, el buque que estaba llamado a ser famoso.

Olympic, Titanic y Gigantic (a este último le cambiaron el nombre por Britanic tras el hundimiento, dado que prefirieron evitar los nombres grandilocuentes), fueron concebidos como enormes hoteles de lujo en un intento de adelantar a la competencia por parte de la compañía propietaria, White Star Line.

No fueron los más rápidos, ni tecnológicamente los más avanzados: los constructores Harland & Wolff en Belfast tenían fama de conservadores en el diseño, pero sí fueron los más grandes, con sus 269 metros de eslora superaban a cualquier paquebote de la época.

Años después, Goebbels trató de ridiculizar los caducos valores victorianos en una película que no llegó a estrenarse en Alemania, Titanic (1943), pero que sí contribuyó a la encarcelación y posterior suicido de su director Herbert Selpin, es de suponer que por diferencias creativas con el Tercer Reich. 

Titanic (1943)

La cinta ahonda en las presiones que sufrió el capitán, Edward Smith, para marchar a todo vapor a pesar de las reiteradas señales de iceberg. Esta idea, repetida como un mantra cada vez que la historia del Titanic sale a escena, parece no estar apoyada por las últimas revisiones históricas. 

Las buenas historias se miden por la calidad de sus villanos, y en este caso el papel lo ocupaba Bruce J. Ismay, presidente de la compañía dueña del Titanic, acusado de cobarde y sometido a escarnio público por haber salvado el pellejo dejando atrás a 1.500 desventurados. Algo tuvo que ver el linchamiento al que le sometieron los periódicos...

De ello se encargó Randolp Hearst, dueño de 28 publicaciones estadounidenses de tirada nacional, enemigo declarado de Ismay y con un curriculum lleno de extravagancias, ambiciones y despotismo que acabaría retratado en Ciudadano Kane, considerada una de las mejores películas de la Historia del Cine (puestos a hacer recomendaciones cinéfilas no os perdáis Mank, sobre su filmación).

Fracasos de taquilla que hoy son clásicos: Cadena perpetua, Blade Runner...

Fracasos de taquilla que hoy son clásicos

En 1957 se estrenó la cinta más cercana a la historia real, A Night to Remember (1957), basada en la novela del mismo nombre, revela la cadena de pequeños errores que se dan en toda catástrofe (seguro que tenéis reciente la excelente miniserie Chernobyl, que es un ejemplo perfecto). 

Los avisos de hielo, y la situación próxima, tan solo 20 millas, del Californian, un barco mediano en ruta hacia Boston y parado a la altura del Titanic por un campo de hielo... Curiosamente, el telegrafista del Titanic mandó callar al del Californian solo 10 minutos antes del tropiezo con el iceberg.

Este último, contrariado, dio por finalizada su jornada laboral y no volvería a encender el telégrafo hasta la mañana siguiente, cuando el pecio se encontraba a 4.000 metros de profundidad.

La tripulación del Californian pudo ver las luces, las bengalas y la desaparición del transatlántico pero, por una de esas jugadas del destino, no imaginaron que “el insumergible Titanic” se hallase en apuros.

Esta falta de interés perseguiría a su capitán, Stanley Lord, durante toda su vida, al ser señalado durante el juicio posterior como pusilánime alejado de las buenas prácticas que se esperan de un oficial de marina.

Titanic

Tiempo después, James Cameron, más obsesionado en visitar el pecio con un batiscafo que en contar una historia original, rodó Titanic (1997), donde reversionaba la novela "A Night to Remember", y le añadía una empalagosa historia de amor imposible entre jóvenes de clases sociales dispares.

Y decimos lo de obsesionado porque la película está repleta de guiños al pasado, la duración de los flashbacks es de exactamente 2:40 minutos, el tiempo transcurrido desde el roce con el iceberg hasta el momento del naufragio. 

La escalera, loza, vajilla y mayor parte del atrezzo que se muestran en la cinta fueron realizadas por las mismas empresas que originalmente aprovisionaron el barco durante su inauguración.

A cada uno de los extras les asignaba una personaje histórico para que se metiera en un papel concreto, y a punto estuvo de perder a la protagonista, Keit Winslet, debido a una neumonía por grabar durante horas dentro del agua fría.

Verdades y mentiras de Titanic, la emblemática película dirigida por James Cameron

Titanic

Sin embargo, no estuvo tan acertado con algunas licencias creativas con respecto a ciertos miembros de la tripulación, por lo que tuvo que pedir públicamente perdón y pagar acuerdos extrajudiciales, al haber manchado la reputación de William Mcmaster Murdoch, primer oficial del transatlántico, a quien retrató como corrupto, asesino y suicida sin tener ninguna prueba. 

El presupuesto de producción del film fue de 200 millones de dólares, bastante más caro que la construcción del barco original que no alcanzó los 190 millones a inflación comparable.

En años posteriores se han seguido estrenando películas y series: ¡parece que hay Titanic para rato! De todas ellas la única con algún interés es la miniserieTitanic (2012), donde Julian Fellowes, al igual que hiciera en Downton Abbey, retrata la racista sociedad británica de principios de siglo.

Como estamos en tiempos de chufla, tenemos que hacer alusión a Titanic 666, una película de terror de bajo coste de los creadores de la saga Sharknado que llegará este mismo año y en la que los protagonistas se las verán con fantasmas y demonios abordo. 

Easter egg: como alguno de vosotros ya habrá deducido, el título de este artículo hace referencia a la última posición enviada por el Titanic. Curiosamente, el oficial superviviente de mayor rango Charles Lightoller equivocó el cálculo de la posición en más de 20 millas, error que fue confirmado en 1985 con el descubrimiento del pecio.

Francisco Javier Martínez Roddríguez (Frank Black Noir)

Y además

Titanic (1997)

Lanzamiento:

Argumento:

Titanic es una película estrenada en el año 1997. Dirigida por James Cameron (Terminator, Aliens: El regreso, Avatar), Titanic es un drama romántico basado en hechos reales. La historia de Titanic se ambienta en el transatlántico del mismo nombre que se hundió en su viaje inaugural desde Southampton con rumbo a Nueva York. En este trayecto, se narr...