Reportaje

Deadpool 2 - Entrevista a Ryan Reynolds y Josh Brolin

Por Raquel Hernández Luján

Entrevista a los actores Ryan Reynolds y Josh Brolin con motivo de su visita a España para promocionar Deadpool 2, en cines a partir del 18 de mayo de 2018.

¡Ya casi está aquí! Si el humor canalla de Deadpool te arrebató el corazón, el mercenario bocazas regresa más tierno que nunca en Deadpool 2 para que vuelvas a echarte unas risas con él y su nueva tropa de amigos y enemigos. Uno de ellos es Cable, a quien da vida Josh Brolin.

El actor ha estado junto al guionista, productor y protagonista Ryan Reynolds presentando la película en Madrid y hemos tenido el placer de poder charlar con ellos: "Deadpool es sin duda el papel de mi vida. Hemos podido hacer esta película sin el peso de tener que contar de nuevos los orígenes. El espectador sabe lo que va a ver y eso nos da una gran seguridad en el set de rodaje".

Brolin además viene de interpretar el papel de Thanos en Vengadores: Infinity War gracias a las capturas de movimiento: "Cable es muy diferente a Thanos. Me alegra haber llegado a estos papeles en la cincuentena porque siempre tienes menos complejos que en la treintena. Respecto al arco de cuatro películas, vais a ver a Cable en Deadpool 2, si no lo veis más será un fracaso".

Sobre la nueva pléyade de antihéroes que asaltan las pantallas, Brolin aclara que no sabe si son tan nuevos... “Es un poco a lo Clint Eastwood, siempre han estado con nosotros: el antihéroe se define como una cosa y se revela como otra”. Hace referencia a su personaje en la película Mi nombre es Harvey Milk y lo ve como un personaje malvado que se presenta como un tío superirritante, pero sin embargo todo el mundo hablaba de arreglar su pasado… y que quizás eso no lo hubiera convertido en lo que era.

Uno entre un millón

Ryan Reynolds comenta que Deadpool (conocido en España también como Masacre) es una verdadera rareza: “habita un espacio en los cómics que nadie más ocupa, se refiere al espectador y piensa como él, rompe la cuarta pared y muchas barreras que serían impensables de otra forma”. En su opinión “encontrar un personaje como Deadpool, con una moral flexible, es poco común”. Añade: “si fuera un virtuoso no sería único, quieres que meta la pata porque es entretenido”. Y Brolin sentencia: “No es el héroe que todo el mundo espera, sino un cabrón al que todo el mundo quiere… Es disfuncional, un idiota, es como nosotros”.

Así que a pesar de que el mercado esté bastante saturado de superhéroes, Reynolds tiene claro que su personaje en Deadpool 2 es muy distinto a todos los demás: “En Marvel o el universo de DC lo tienen que hacer de otra manera, con más limitaciones. No puedes introducir referencias a la cultura popular, por ejemplo. Lo que tengo claro es que no podría haberla hecho sin Internet, llevaba desde 2004 queriendo hacer algo así”.

Reynolds y Brolin en este momento del encuentro con la prensa, se quedan bastante sorprendidos por el hecho de que la traducción simultánea sea tan ágil y bromean al respecto… Es un momento metalingüístico con la traductora a la que Reynolds se refiere como una de las voces que hablan en su cabeza (risas).

A la pregunta con sorna sobre cómo va campaña para los Oscar, Reynolds tiene una respuesta corta: “Dos palabras: Céline Dion”.

De vuelta a las preguntas, les toca responder acerca de la repercusión de Deadpool y de que hayan conseguido fichar a la gran diva que es Céline Dion: “La reina Céline se lleva el pastel”, asegura. “Creo que ha tenido influencia porque me llegan ofertas de estudios. Creo que cualquier cosa de éxito que hagas en Hollywood se intenta fotocopiar hasta que no se reconoce el producto. Ha habido otras comedias que han intentado hacerlo, pero no tuvieron detrás a un gran estudio. A nosotros no nos dieron más que lo justito para hacer la película y es mejor así porque no tienes que salvar el mundo: hay que meter toda la energía en el personaje. Hay explosiones, pero lo importante es el personaje. Brolin añade que “es la gran película que jode a todas, es como el amigo malote con el que tus padres no querían que te relacionaras”.

Reynolds dice no haber sido picado por el gusanillo de la dirección y aclara su punto de vista con una broma: “Debe ser que no me gusta lo de buscar exteriores: no tengo ganas de madrugar para ir a ver una fábrica abandonada en Detroit a las 4 de la mañana”. Comentarios jocosos aparte, se muestra muy modesto cuando señala que: “Los guionistas también son Deadpool, todos somos Deadpool, disfruto esa colaboración y me gusta trabajar con directores, no me gusta trabajar conmigo mismo. Entre otras cosas ellos pueden salvarte de hacer algo con lo que te estés equivocando por completo, son muy necesarios. No tengo intención de dirigir”.

Cuando les preguntan acerca de la ideología política de Deadpool y qué haría si pudiera tener un cara a cara con Trump, Brolin no puede contener un gesto de vomitar (risas). Reynolds lo verbaliza: “Deadpool es canadiense, así que querría hablar de los aranceles comerciales… No, seguro que no le interesaría nada la política…. Con Trump haría lo más inesperado: crearía una tragedia como arrancarle la peluca”.

La orientación sexual de Deadpool también es motivo de la curiosidad de la prensa y aquí Reynolds lo tiene clarísimo: “Es muy fluido, hay mucho espacio: está enamorado de Vanessa y es el origen de todo lo que le pasa pero le encanta exhibirse… Es muy fluido, más que queer”.

Hora de sacar los pies del tiesto

Respecto al momento en el que vivimos en el que parece imposible salirse de los raíles de lo políticamente correcto, Reynolds lo tiene claro: “Todo es ofensivo y eso es lo maravilloso de la película: en estos tiempos de presión en los que no se puede decir nada, es tan bonito poder reírse con una película de calificación adulta… Y ha sido un éxito: la gente necesita reírse. Llevo tiempo viendo estas comedias: los humoristas tienen miedo de hablar y luego ves a Ricky Gervais y cuando ves esa libertad y ese humor descarado… es tan saludable… te sana por dentro porque si no se crea una tensión…”.

Brolin aclara: “Es imposible hacer una película así sin arriesgar. No es una imagen de lo que debería ser el mundo sin de un personaje disfuncional: hay una obligación de hacerlo así… Es el gran “jodelotodo”.

La gran pregunta es ¿cómo redactar un libreto así? ¿Cuáles son los límites de este humor y cómo crear ciertas bromas? Comenta Reynolds que “el proceso de redacción, Deadpool 2 ha sido como en la primera. Cada uno plantea diferentes gags y los demás lo mejoran. El tono lo hemos encontrado, rara vez estamos en desacuerdo, pero hay cosas que hemos tenido que editar en postproducción. Como siempre hay tres cortes en tres fases distintas de trabajo: escritura, rodaje, postpro".

"Hay cosas que me encantaría lanzar al mundo, pero nos podrían meter en la cárcel y hay cosas que están al límite…"

Una pregunta más incisiva mete el cuchillo en la parte más blandita de la película: las motivaciones del héroe, que se parecen mucho a las de cualquier película de supers convencional: ¿cuál es el mensaje de la cinta? “No es una película que denuncie nada… El tema de la película es que un gesto amable puede cambiar el mundo. Deadpool tiene que hacer algo totalmente desinteresado que no venga motivado por su ego. Son dos tíos que colisionan con dos puntos de vista muy distintos, pero hay algo que los une. Ambos buscan una familia… por eso lo presentamos como una película para la familia… Rollo Pixar…”. Se autocorrige rápidamente, consciente de lo mal que ha sonado eso: “No, no, rollo Pixar, no, no me malinterpretéis… Pero nos gusta cómo se plantea cada arco”.

El reclutamiento de nuevos personajes para X-Force ha sido muy satisfactorio: “Domino es uno de mis personajes preferidos: tiene una capacidad muy potente para controlar la suerte y es algo absurdo para Deadpool pero me encanta ver su eficacia y seguridad. Le da igual todo y al final todo se le da bien. Aunque se esté cayendo por un precipicio siempre sale bien parada: siempre acierta. Es un personaje encantador y la actriz está estupenda”.

Y el fenómeno de los superhéroes parece estar invirtiendo el tópico de preparar películas con un afán meramente recaudatorio. Brolin lo explica: “Ahora haces otras pelis para poder hacer éstas. Están captando actores a los que todos respetamos como cuando Robert Downey Jr. lo ficharon para Iron Man. Ha sido el gran boom porque estos actores han creado una dinámica nueva. Por qué no pueden ser buenas historias… incluso Deadpool, siendo ridículo como es. En la película hay momentos de cine, no tiene que ser incompatible. Tiene muchas capas gracias a los realizadores y gracias también a los actores".

El secretismo del rodaje se volvió un galimatías

Según hemos podido saber gracias a las notas de producción de Deadpool 2, los primeros borradores del guión eran muy crípticos con un código secreto final con el que se trataban de evitar filtraciones. Reynolds asevera “en el set tampoco nos enterábamos mucho, era un lío”. Pero sí intentó proteger la película al máximo: “No quería ni un tráiler, solo clips, pero hay territorios internacionales que querían tráiler y al final se hizo”.

Al preguntarles si creen que sus personajes son una fuente de inspiración Brolin directamente levanta la mano y Reynolds en seguida se muestra agradecido: “Siempre hay gente que se quiere parecer a ellos, incluso a Peter, que no tiene poderes. Deadpool no se evita a sí mismo. Me encanta cuando la gente cita diálogos, es un halago, me gusta mucho”.

Respecto al trabajo con Leitch, el artífice de John Wick y Atómica, comenta que: “es un director de acción hipermasculino pero cuando lo conoces es tan dulce que el helado parece un asesinato. Tenía que equilibrarlo porque Deadpool también es muy femenino. Los dobles de acción intentan ser supermachos… Y yo les digo que deben hacer como un baile. El director ha entendido esto y tiene esa profundidad emocional por su pasado, lo que ha sufrido y eso es lo que hace que sea tan gracioso, hay que quitárserlo todo para que toque fondo y para que funcione la comedia. Si lo tuviera todo no se entendería por qué luchaba. Los actores estamos en ese mismo clímax. Eso lo hacía yo de niño: cuando algo me dolía lo convertía en un chiste, es una forma de no convertirte en una víctima".

¿Mickey Mouse a punta de pistola?

Los movimientos empresariales tampoco son ajenos a la curiosidad de la prensa… tras el proceso abierto de compra de Disney, ¿tendrá planes la compañía de hacerse con todo Canadá? Tras la carcajada generalizada, Reynolds comenta: “Por 52 mil millones… Sí, y eso incluye a la parte norte inhabitable. Lo de Disney comprando Fox ha sido para callar a Deadpool pero esperamos que nos sigan dejar haciendo películas. Espero que no haya nadie por aquí disfrazado de Mickey Mouse para darme un tiro. Si nos piden una peli de Deadpool para menores de 13 sería un trabajo creativo interesante”.

¿Y por qué Deadpool odia a Ryan Reynolds? Bueno, en este punto se nos pone fingidamente lacónico... “Yo era un niño inocente que viajaba a Los Ángeles con el sueño de ser actor"… relata con sorna… "Es interesante que Deadpool le tenga odio a Ryan Reynolds. Reynolds también odia a Reynolds. Es un soplo de aire fresco y eso de viajar en el tiempo, que es un poco spoiler, es muy divertido. Esa anécdota la escribí yo y fue muy divertido”. Para descubrir de qué se trata tendréis que ir el 18 de mayo al cine a ver Deadpool 2... Y disfrutar de su divertidísima escena postcréditos. Hasta aquí podemos leer...