Análisis Xbox Elite Series 2
En nuestro análisis del mando Elite Wireless Controller Series 2 para Xbox One y PC no sólo os vamos a contar qué ha cambiado en esta nueva versión del aclamado mando de Xbox One y PC, sino todas las razones por las que es el mejor mando para jugar en estas plataformas...

Han pasado algo más de 4 años desde que se lanzó el primer mando Elite Series para Xbox One y PC. Un mando que apostó por la calidad, la configuración y la personalización para que cada jugador pudiera adaptar el mando a sus gustos. Botones extra, piezas intercambiables y un software para configurarlo desde la propia consola hicieron el resto. Hoy por hoy sigue considerado uno de los mejores mandos del mercado.

Saltamos cuatro años adelante, y como vamos a ver en este análisis de Elite Series 2 para Xbox One y PC, Microsoft lo ha vuelto a hacer, mejorando aún más un mando que de por sí parecía inmejorable. No es un simple lavado de cara con "dos novedades", es una revisión total del mejor mando del mercado que lo hace aun mejor. Pero no nos precipitemos.

VIDEO

Unboxing de Xbox Elite Series 2

Ya puedes hacerte con el nuevo mando Elite Wireless Controller Series 2 

El mando Elite Series 2 parte de las mismas premisas: ofrecer las opciones necesarias para personalizar el control al gusto de cada usuario. Si ya tuviste el primer modelo, nada más abrir la caja, lo primero que verás será la funda de transporte del mando, donde van la mayoría de elementos.

Al abrir la funda, la experiencia resulta muy parecida a la del primer modelo: verás el frontal del mando, y justo debajo cuatro setas intercambiables (con distinta altura, cóncavas y convesas...), una cruceta redonda adicional, cuatro palancas para conectar a la parte trasera del mando...

Elite Series 2 análisis

Superado este primer contacto visual, una inspección más a fondo ya deja entrever las primeras diferencias: asideras texturizadas, un botón de perfiles (que sustituye al interruptor para cambiar entre dos perfiles del anterior modelo) que se corresponden con una hilera con tres leds, para indicar de manera visual el perfil que tenemos activo.

Al coger el Elite Series 2, se hacen más evidentes otros muchos cambios: el primero y más importante, es que esta nueva versión ya no lleva una tapa para pilas, sino que lleva integrada una batería (que no podemos quitar) que le proporciona una autonomía que oscila entre las 30-40 horas. No por ello resulta mucho más pesado que el anterior modelo.

Elite Series 2 análisis

Además de la batería, la funda de transporte esconde una pequeña base de carga por contacto, que conectada con un cable USB a nuestra Xbox One o PC, permitirá cargar el mando mientras no lo estemos usando. Pero aún hay más.

La parte trasera también esconde unos nuevos limitadores para los gatillos, unos nuevos interruptores con tres posiciones (en lugar de las dos del anterior modelo). La posición más baja los convierte en botones normales, sin apenas recorrido (ideal para los shooters), mientras que la posición intermedia limita a la mitad su recorrido, y la más alta permite el recorrido completo.

Elite Series 2 análisis

En la parte trasera también encontramos las ranuras para conectar las cuatro palancas (para los botones P1-P4) y los conectores para la carga por contacto, mientras que en la zona superior, el puerto de conexión por cable ha pasado a ser USB-C, el nuevo estándar. Pero tranquilos, que las novedades físicas del mando no terminan aquí, ni mucho menos.

Análisis de Gears 5 para Xbox One y PC

Los sticks, como hemos adelantado, incluyen setas intercambiables. Pero la novedad en esta parcela es que, gracias a la pequeña herramienta incluida en la funda, podemos ajustar su tensión, la fuerza con la que vuelven al centro, a la zona neutral. Podemos ajustar la tensión entre tres posiciones, dependiendo del género al que vayamos a jugar, o de nuestros gustos (la tensión fuerte, por ejemplo, puede ser especialmente interesante para juegos de lucha... aunque no llega a sustituir las sensaciones de jugar con un arcade stick).

Elite Series 2 análisis

Pero, quizá, la novedad más importante del Elite Series 2, es justo una que no se ve... y que más habían demandado los jugadores. Como el resto de mandos de Xbox, el Elite Series 2 también es Bluetooth, lo que virtualmente permite conectarlo a cualquier dispositivo compatible de manera inalámbrica.

Los mejores juegos de Xbox One

Y si el hardware del mando está repleto de ajustes y novedades, también lo está la parte de configuración vía software a través de la aplicación de accesorios de Xbox One. Respecto al anterior modelo, el Elite Series 2 para Xbox One y PC también permite nuevas opciones y capas de personalización.

Elite Series 2 análisis

Así, aparte de poder remapear cualquier botón del mando y darle a las palancas traseras la función de cualquier botón, se han añadido otras opciones igualmente interesantes. Ahora, podemos asignar prácticamente cualquier función dei sistema a un botón, ya sea sacar una captura o, como si de Kinect se tratara, activar un comando de voz.

Y no sólo eso: también podemos asignar a un botón la llamada función "Shift" o "FN" de algúnos teclados, que presionado junto a otro botón, activa una nueva función para ese botón. Todo esto, además, es aplicable a los tres perfiles que podemos guardar en la memoria interna.

Por la parte de los perfiles, esta no es la única novedad: también podemos guardar perfiles adicionales en la nube, para que podamos intercambiarlos cuando nos apetezca, o vayamos a cambiar de juego. Otro detalle que amplía aún más las posibilidades del mando.

Elite Series 2 análisis

Un conjunto de opciones y posibilidades que, si bien amplían de sobremanera la funcionalidad del mando, tiene un único "pero": el precio. El Elite Series 2 cuesta 179,95 euros, un precio elevado que, como el de otros mandos Pro que hemos analizado recientemente, como el eSwap Pro Controller, hace que esté al alcance de unos pocos.

Pero ni siquiera eso impide que nuestra opinión sobre el Xbox Elite Series 2 se desvíe ni un milímetro: literalmente, es el mejor mando del mercado, tanto por acabados, como por prestaciones. Por esta razón, si dispones de ese dinero y quieres jugar con el mejor mando para Xbox One y PC, no te quepa la menor duda de que no vas a encontrar nada mejor.

Y además