Gears of War 5 análisis Xbox One
Análisis

Análisis de Gears 5 para Xbox One y PC, ¿el mejor juego de Microsoft Studios de los últimos años?

Por Alejandro Alcolea Huertos

Versión comentada: Xbox One

Nos hemos vuelto a enfrentar a la Colmena para traeros el análisis de Gears 5 en Xbox One y PC. Se trata de un juego que se ha llevado con absoluto secreto, y si bien esto es algo que suele oler mal, en esta ocasión pasa todo lo contrario. Se han arriesgado y han creado un Gears que evoluciona en todos los aspectos sin perder ni pizca de la esencia. Si queréis descubrir qué tal les ha salido la jugada, seguid leyendo nuestra opinión de Gears 5.

Han pasado dos años desde el lanzamiento de Gears of War 4, y eso es mucho tiempo si tenemos en cuenta que Microsoft está dando tiempo de sobra a sus estudios estandarte, 343 industries - Halo - y The Coalition - Gears of War - para crear sus sagas. Eso significa que en 2018 no tuvimos un gran shooter de Microsoft Studios, y por eso el lanzamiento de Gears 5 es tan esperado.

Gears of War 4 fue una buena toma de contacto con la saga. Gustó más o menos a los jugadores, pero lo cierto es que ofrecía más de lo que muchos querían seguir viendo: la esencia de Epic Games, los anteriores responsables de la franquicia.

Hazte con el libro de arte de Gears 5

Ahora afrontamos el análisis de Gears 5, y lo primero que debemos decir es que es un juego muy diferente, con elementos nuevos en la saga que no solo aportan variedad, sino que están tan bien incrustados que hace que el juego no pierda, ni por un segundo, esa esencia de Gears of War.

El desarrollo del juego se ha llevado prácticamente en secreto, mostrando poco y con decisiones muy bien medidas para crear una expectación máxima de cara al lanzamiento. Y, dicho esto, vamos con nuestro análisis de Gears 5, que no Gears of War 5, en Xbox One y PC.

Un nuevo día de la Emergencia con el Equipo Delta

Gears 5 es una continuación directa. Su nombre sugiere que es un nuevo inicio para la serie, pero lo es más en términos de mecánicas y novedades jugables que en lo que a historia se refiere. Tenemos, así, a los veteranos personajes de la saga que se reunieron, de nuevo en Gears of War 4, así como la tripleta de nuevos héroes.

JD, Kait y Del vuelven para ser los protagonistas, de nuevo, y si bien en Gears 4 el carisma de los tres era justito, aquí nos encontramos con una Kait, sobre todo, que está mejor escrita y que toma las riendas del juego tras el primer capítulo.

Ya acompañamos al JD que buscaba a su padre y estaba a su sombra en Gears of War 4, y ahora toca hacer lo mismo con Kait. Es el momento de descubrir qué conexión tiene con los Locust, por qué sufre trastornos de personalidad y qué ha pasado para que Del y ella estén tan enfadados con JD.

Análisis Gears 5

Obviamente, no os vamos a hacer ningún spoiler de la historia de Gears 5 y, de hecho, puede que pequemos de decir muy poco de la misma, pero en este juego vale la pena, y no es algo común en el resto de títulos de la franquicia, descubrir cada línea de diálogo, y no son pocas, que tienen los personajes.

Análisis Gears 5

Se dan respuestas, hay detalles, conexiones y referencias al pasado y los personajes principales, aunque no son los que mejor escritos están en la historia de los videojuegos, se sienten más sólidos y ‘’realistas’’ que en Gears of War 4.

Dicho esto, vamos con uno de los puntos más importantes de Gears 5: la campaña.

Análisis Gears 5

Más novedades que nunca en la campaña, pero tan intenso como siempre

Hace exactamente una semana nos plantamos en los estudios de The Coalition para jugar a la campaña de Gears 5. Era la primera vez que se podía jugar y que, de hecho, se iba a ver, ya que el estudio no había mostrado nada antes.

Había muchas ganas por ver qué estaban haciendo y nos sorprendieron con los actos centrales (el II y III) de los que os hablamos en nuestras impresiones. Son los actos más abiertos, y la buena noticia es que ya mantenían una esencia de Gears of War que es aún más evidente en los actos I y IV.

En estos dos actos, el ritmo es más parecido al Gears que hemos disfrutado hasta ahora: escenarios más cerrados y pequeños que nos llevan de manera muy lineal de un punto A a un punto B. Son los que más carga narrativa tienen a base de cinemáticas (en tiempo real) y conversaciones sin pausar la acción, y son en los que el juego se da el gustazo de poner ante nosotros algunos de los momentos más espectaculares tanto en lo técnico como en la ejecución.

Análisis Gears 5

Hay algunos caminos alternativos para encontrar secretos (documentos, chapas de identificación, fotos…), pero están diseñados para que los recorramos deprisa haciendo que la historia avance. Cuando llegamos al acto II, la cosa cambia, ya que ahí nos dan el skiff. 

Se trata de un patín que se impulsa gracias a una vela y que nos permite surcar unos escenarios que son los más grandes de la saga. Los responsables dicen que hay un nivel que es 50 veces más grande que cualquier otro nivel de un Gears anterior, y aunque no se puede comprobar, tiene todo el sentido.

Análisis Gears 5

Cuando tenemos el vehículo a nuestra disposición, podemos elegir ir al punto de la misión, pero también podemos explorar estructuras secundarias para encontrar nuevas misiones, armas ‘’reliquia’’ y desbloquear líneas de diálogo que nos dan más contexto sobre el conflicto.

Las armas reliquia son coleccionables, y los más inteligentes de la saga, tengo que decir. Se trata de armas que ya tenemos en el juego, pero que cuentan con algún modificador. La que más me gusta es el rifle de precisión que nos da una bala extra en la recámara si hacemos la recarga activa perfecta, por ejemplo.

Hablando de armas, hay algunas novedades en este sentido, pero las más sonadas son el nuevo lancer (una maravilla que tiene como disparo secundario una salva de misiles) y un arma de la Colmena que no es, realmente, de mis preferidas.

El mundo abierto no es tan grande como en otros juegos, y esto permite que no perdamos de vista el objetivo y que, si lo único que queremos es completar la historia, lleguemos del punto A al B en lo que dura la conversación de los miembros del escuadrón. 

Y es que, aunque recorrer ese mundo está muy bien, mejor está combatir. Como no podía ser de otra manera, el combate de Gears 5 es una delicia. Gracias a los 60 frames por segundo de la campaña, tenemos una agilidad que no era posible antes en la saga, y a eso se le suma que los enemigos buscan constantemente la manera de flanquearnos en dificultades elevadas.

Por eso, es más importante que nunca usar el escenario a nuestro favor, eligiendo el mejor punto para cubrirnos (podemos hacer acciones como la de arrastrar un enemigo, sacarlo de la cobertura o flanquearlo entre dos jugadores), así como disparar a ciertos puntos para ayudarnos del entorno.

Análisis Gears 5

Hay diferentes elementos del escenario que se rompen si les disparamos, lo que permite que el enemigo caiga o que algo pesado lo aplaste, ahorrando unas cuantas balas que son muy necesarias contra los jefes. Y es que, otra de las novedades es que los jefes son más abundantes que en otros juegos de la saga, y hay jefes de ‘’mitad de nivel’’ y de final de acto.

Al final, son un montón de pequeñas novedades (los enemigos tienen barra de vida, las condiciones climáticas adversas tienen un efecto más notable que en Gears 4, aprovechar el disparo secundario de las armas es vital, moverse es más importante que nunca) que forman una gran bola de nieve llamada Gears 5, un conjunto que es espectacular en solitario, pero también con hasta otros dos amigos a pantalla partida para tres jugadores. Además, hay momentos en los que Kait ‘’ve cosas’’, algo que los demás jugadores no ven en sus pantallas.

Análisis Gears 5

Y me dejaba lo ‘’mejor’’ para el final. Jack, el robot que en otros juegos solo servía para abrir puertas, aquí tiene una utilidad especial. Jack es un jugador más en la campaña (se lo puede coger un jugador), pero si estamos jugando solos, también podemos controlarlo mandando ciertas acciones.

A medida que avancemos, iremos recogiendo módulos de actualización de Jack que nos permitirán controlar enemigos, lanzar granadas eléctricas, aturdir a los enemigos o darnos un escudo durante unos segundos, así como la capacidad de hacernos invisibles.

20 juegos para un jugador que no debes perderte de aquí a final de año

Son habilidades que se pueden utilizar a placer siempre que cumplamos el tiempo de refresco y que, de hecho, debemos utilizar en ciertas situaciones… o nos quedaremos atascados. Es la campaña más grande en un Gears, ambiciosa como ella sola tanto en lo que quiere contar y en cómo quiere ser el punto de partida de una nueva historia a la vez que llena huecos pasados, pero también en. La propuesta jugable.

Por último, si os estáis preguntando si vuelven las tediosas fases con el fabricante en la campaña, no, tranquilos, no habrá hordas obligatorias como en Gears of War 4. Y, despecto a la duración de Gears 5, depende de cómo juguéis. En unas 10 horas deberíais haber terminado la campaña, pero es cierto que si queréis ir a por los coleccionables y, sobre todo, pasarla en los tres niveles más difíciles, sudaréis.

Análisis Gears 5

Un modo horda que sorprende y hace que las horas se pasen volando

Si bien todos los modos tienen sus novedades, podemos decir que el mayor cambio, no tanto por cómo se juega, sino por el planteamiento, lo encontramos en el modo horda. Introducido en Gears of War 2, las hordas se han mantenido prácticamente inamovibles en su fórmula durante todos estos años... hasta que llegó The Coalition.

Si habéis jugado alguna vez, ya sabéis de qué va esto. Si no, os lo resumimos: una serie de jugadores - 5 en el caso de Gears 5 - que deben superar hordas hasta llegar a la 50. Cada horda tiene algo especial, como un aumento de los enemigos que aparecen o las características de los mismos (más salud o daño), y en las de final de fase, cada decena, tenemos un enfrentamiento contra un jefe.

En Gears 5 el núcleo se mantiene igual, pero cambia la manera de entender estas hordas, donde necesitamos, más que nunca, cooperar y ''casarnos'' con un personaje. Vamos a empezar desde el menú del modo, donde escogemos a uno de entre los nueve personajes. 

Análisis Gears 5

Tenemos tanques, personajes de ataque, de defensa, de construcción... y a Jack, que hace el rol de soporte. El rol de cada uno de los personajes no puede cambiarse, y sus armas son las que son para ofrecer más opciones al jugador. Por ejemplo, Emile (de Halo Reach) y JD son de ataque, pero uno tiene el MK1 y el otro el Lancer. Son ''lo mismo'', pero se juegan diferente.

Además, cada personaje tiene una habilidad ultimate que se va recargando a medida que jugamos, y también un nivel que va subiendo conforme vayamos jugando con él. Dentro de la partida, también encontramos algunos cambios.

El modo de jugar a hordas en Gears 5 es idéntico a como lo hacíamos, en gran parte, en Gears of War 4. Tenemos el Fabricante, y mientras que todos podemos crear barreras, ahora solo uno (el de defensa) puede subirlas de nivel y repararlas. Esto obliga a jugar con varias clases ''obligatoriamente'' en una misma partida, como si fuera un hero shooter.

Cada vez que matamos a un enemigo aparece una ficha amarilla, el poder. Cuando la conseguimos, podemos hacer dos cosas: llevarla al Fabricante para almacenarla y poder fortificar la base... o gastarla en diferentes atributos que van subiendo de nivel durante la partida, como en un MOBA. Esos atributos son, por ejemplo, mejora del crítico, aumento de munición o mejora con el arma preferida de nuestro personaje y, a diferencia del nivel del personaje que comentamos anteriormente, se reinicia con cada partida. Y sí, vuelven las cartas, pero ahora no están en cofres, sino que las vamos ganando y las podemos subir de nivel para que nuestro personaje sea más letal en Escape y Horda.

Análisis Gears 5

Esos son los fundamentos de las nuevas hordas de Gears 5, además de que un personaje controlado por la IA entra a la partida si se cae un jugador humano, o si sale de la misma, y el resultado es el modo que más he disfrutado mientras hacía este análisis de Gears 5 tanto en Xbox One X como en PC.

Es un modo dinámico, que no deja prácticamente respiro ya que, incluso en los descansos, siempre estamos haciendo algo, en el que los enemigos te ponen las cosas muy difíciles y que podemos convertir en una auténtica pesadilla gracias a una serie de modificadores que elegimos antes de la partida.

Análisis Gears 5

Tras tres horas, un grupo de cinco personas llegamos a la horda 49 en dificultad intermedia, y no pudimos avanzar más ya que la ronda 50 era un auténtico infierno. Con menos prisas para probar otros modos, nos habríamos quedado a completarla, y lejos de sentir que habíamos fracasado - sí, para qué engañarnos -, sentimos que habíamos llegado muy lejos y que, sobre todo, lo habíamos pasado en grande.

Es, al igual que los mapas más abiertos de la campaña, la forma que tiene The Coalition de decir ''ey, ahora mandamos nosotros y las hordas han cambiado''. Y vaya, me encantan.

Modo versus clásico y Escape, la gran novedad en el multijugador

Si seguimos con el multijugador de PvE, la gran novedad en este sentido es Escape. Es un modo que cuenta con una narrativa propia y que nos pone en la piel de un escuadrón suicida de tres Gears que se infiltran en la colmena para destruirla desde dentro. 

La munición escasea, la cooperación es vital y es un modo que va ‘’por tiempo’’, ya que si pasamos mucho tiempo en una zona combatiendo contra el enemigo, aparece un gas venenoso que nos obliga a seguid adelante. Cada uno de los miembros del escuadrón tiene su habilidad especial y podríamos decir que, básicamente, es un modo horda más limitado en lo que a jugadores se refiere, y también más dinámico al ser nosotros los que avanzamos contra el enemigo.

Análisis Gears 5

El versus social es el modo multijugador clásico de Gears of War. En él contamos con diferentes modos, como todos contra todos, rey de la colina, duelo por equipos o carrera armamentística (las armas cambian cada x segundos) que nos permiten disfrutar de la esencia clásica del competitivo jugador contra jugador de Gears of War.

Tenemos tanto el modo arcade (ahora hablaré de él) como el modo partida rápida y el competitivo. Poco hay que contar más allá de que sigue siendo una gozada y que la gnasher no parece tan rota como en anteriores entregas. De hecho, acercarse al enemigo para usar la escopeta no será tarea fácil.

Análisis Gears 5

Tiroteo arcade, ideal para los nuevos jugadores de Game Pass

Podría haberlo metido en el saco del versus, pero realmente es otra cosa y, aunque no es mi modo favorito de Gears 5, es un modo en el que debo detenerme. No diré que el modo arcade no sea algo que le apeteciera muchísimo a The Coalition, pero lo cierto es que está disponible en el juego por un motivo muy concreto: Game Pass.

Cuando estuvimos en Vancouver, en los estudios de The Coalition, Rod Fergusson nos confesó que hay una serie de cambios en Gears 5 para hacerlo más accesible. El motivo es que habrá muchos, muchísimos jugadores que serán nuevos en la saga y se atreverán a probar Gears 5 gracias al Game Pass.

Por tanto, han creado un modo multijugador PvP más accesible que el Versus convencional de la saga. Seamos sinceros, si un jugador que nunca.ha jugado a un Gears ni sabe de qué va la cosa se mete al multijugador competitivo, seguramente no volverá a tocar el juego debido a la complejidad de las mecánicas. 

Hay mucho que dominar, como el wall bouncing, la gnasher, el movimiento entre coberturas, el daño que hay que causar a los enemigos para que caigan, las ejecuciones… pequeños sistemas que el resto de jugadores hemos ido aprendiendo durante los últimos 13 años, pero que son ‘’duros’’ para un novato.

El modo arcade simplifica las cosas y es más… accesible. Se trata de un modo que mezcla, como las hordas, un movimiento más fluido con la posibilidad de jugar más con los Lancers que con las escopetas y otras armas, así como la opción de usar habilidades especiales que vamos mejorando a medida de las calaveras enemigas recogidas cuando ocasionamos una baja.

Análisis Gears 5

Es un modo directo, divertido, más frenético gracias a los cinco personajes diferentes, tanto de humanos como de Colmena, y muy interesante. Repito, sin ser mi favorito entiendo su razón de ser y, además, viene genial para ganar puntos de jugador de manera sencilla, ya que se sube muy rápido en este modo. 

Gears 5 en Xbox One X y PC es un espectáculo

Y entramos en un punto del análisis de Gears 5 al que estaba deseando llegar. Gears 5 ha sido analizado tanto en Xbox One X como en PC, jugando gracias a la posibilidad cross-play y cross-save de manera indiferente en ambos sistemas, y solo puedo decir que exprime cada uno de los equipos como pocos juegos he visto.

Empezaremos hablando de Xbox One X, ya que entiendo que no todo el mundo tiene un PC acorde a los requisitos de Gears para funcionar al máximo y que la versión de consola será la más común. Gears 5, como digo en el titular, es un auténtico espectáculo en todos los sentidos.

Análisis Gears 5

A nivel de partículas, físicas (no es el juego con los mejores escenarios destructibles, pero sí es algo más abierto que los juegos anteriores de la saga), iluminación, animaciones, y, sobre todo, texturas, es uno de los que exprime la Xbox One X como pocos consiguen. Además, al menos mi consola, la edición Scorpio (de las primeras), no ha sufrido por calentamiento ni tenido que aumentar el flujo del ventilador.

En el juego, todo se ve de maravilla, y si bien es cierto que las sombras no están en alta y que el LOD no es precisamente generoso, son detalles que se perdonan porque son, precisamente, así debido a que The Coalition ha querido mantener una tasa de 60 frames por segundo tanto en el multijugador como en la campaña.

Jugar a la campaña a una resolución de 4K y 60 frames por segundo, con los assets en alta que tiene y, sobre todo, con las texturas, que están a un nivel más alto que el resto de apartados visuales, es una experiencia espectacular. Y ya no solo por lo bien que se ve, sino porque es algo que afecta a la manera en la que jugamos debido a la fluidez de los 60 fps.

Análisis Gears 5

Algo que sorprende es lo bien que usan los trucos los de The Coalition. El mundo abierto es espectacular, pero es cierto que las sombras, aquí, bajan algo, así como el LOD. Son elementos que. Parecen puestos en ‘’dinámico’’, ya que en los escenarios más pasilleros del acto I y IV, precisamente por su naturaleza y características, todo luce algo mejor. Es una delicia, y los escenarios en los que la única fuente de luz es Jack, vais a gozar de lo lindo con el resultado.

Ahora bien, cuando cambiamos al multijugador, la cosa cambia y todo baja un peldaño, con texturas en menor resolución y unas sombras algo más pobres. Esto es algo perfectamente normal debido al aumento de cálculos de la consola y a que el procesador y la GPU tienen que destinar recursos a otros apartados… y la potencia de la máquina es finita.

El motor Unreal, bien utilizado en una máquina con la potencia suficiente, permite utilizar unas texturas con una resolución que nos deja boquiabiertos, y es lo que The Coalition hace en todo momento en el modo campaña en Xbox One X.

Análisis Gears 5

Ahora bien, si nos centramos en la versión de Windows 10, no podemos nada más que quitarnos el sombrero. Con el equipo adecuado (en nuestro caso, probado en un sobremesa con una GTX 1080 y en un portátil con una RTX 2080), todo está en ultra, lo que se traduce en que el problema de las sombras y el LOD en medio de consola se convierte en un valor que está al máximo y que ofrece un apartado visual impecable tanto en multijugador como, sobre todo, en campaña.

El juego, además, cuenta con bastantes cinemáticas que están generadas en tiempo real. Aquí, The Coalition juega con las cámaras y mete un ‘’empujón’’ en todo lo que entra en la imagen. La textura de la piel, el detalle de las barbas y de absolutamente todo lo que estamos viendo en ese momento es para no creérselo. Las animaciones faciales no son las más ‘’exageradas’’ que hemos visto, pero el nivel es sublime y nos hace soñar con un juego con este acabado (durante todo el juego, claro) en la siguiente generación.

Escenarios más grandes, más enemigos en pantalla, elementos destructibles y todo a 4K60. Es increíble cómo, en dos años, el estudio ha añadido aquí y allá, además de doblar la tasa de frames, en una máquina que sí, tiene una GPU a la altura, pero un procesador que no es, precisamente, último modelo. Por cambiar, han cambiado hasta la paleta de color, usando una diferente para cada acto. Gears 5 es una bestia en lo visual, y también en lo sonoro.

Análisis Gears 5

El juego llega con un gran doblaje a nuestro idioma con las voces habituales de la saga, así como unos efectos sonoros muy cuidados. La mezcla de ambos es buena (a nivel de volumen, me refiero) y todo suena como debe sonar, con explosiones contundentes, la motosierra que da la sensación de estar oxidada y ese reconfortante sonido de sandía aplastada cuando aplastamos una cabeza.

Por poner una pega, y es algo que me ocurría también en Gears of War 4, la banda sonora me parece que está un peldaño por debajo de los tres juegos de Epic. Cuenta con sonidos clásicos, pero no hay temas que se os queden grabados. De los nuevos, claro está.

Análisis Gears 5

Ahora sí: la saga es de The Coalition

Si tuviera que analizar Gears of War 4 ahora mismo, no le daría la nota que le di. Creo que todos los que nos dedicamos a hacer esto deberíamos mirar análisis pasados para aprender a diferenciar entre lo que nos transmite el juego en las horas que lo jugamos y el poco tiempo con el que contamos para escribir… y lo que queda.

Con Gears 5, sin embargo, he tenido más oportunidad de jugar. Lo hice en la prueba del E3, en Gamescom, en las primeras impresiones de Vancouver y en casa, y la sensación tras jugar cada una de las veces era la de ‘’esto es muy redondo’’.

Gears of War 4, para mi, y visto con perspectiva, fue extremadamente conservador, a pesar de las novedades que incluía. Era una toma de contacto de The Coalition con la saga (si no contamos Gears of War Ultimate), y Gears 5 es la consolidación de este estudio.

Análisis Gears 5

Rod Fergusson y su equipo tenían muy claro lo que debían, y querían, hacer, y se han gustado. Han llevado una estrategia de marketing extraña, al no mostrar la campaña hasta días antes del lanzamiento, y les ha salido redondo.

El nuevo Gears sorprende, es fresco y cuenta con elementos que nunca habíamos visto en la saga, pero no pierde su esencia ni por un momento. Aquí estamos para pegar tiros tanto en solitario como acompañados en la campaña, y el ritmo es impresionante.

Análisis Gears 5

El mundo más abierto en los dos actos centrales no le viene grande, no sobra nada, los coleccionables como armas son útiles más allá de un mero porcentaje de ‘’nivel superado’’ y el multijugador es el más ambicioso, e inclusivo de la saga, y con las novedades aquí y allá, consiguen cambiar, y mejorar, algo que ya era muy, muy bueno.

Llegamos al final del análisis  de Gears 5 con  la sensación de que The Coalition le ha tomado el pulso a la saga, y si hacen Gears 6, tienen una base buenísima. Eso sí, ahora toca disfrutar de Gears 5 ya que, para mi, es el mejor exclusivo de Microsoft Studios desde… bueno, puede que de esta generación junto a Sunset Overdrive y Forza Horizon 3.

Valoración

Gears 5 da un paso adelante en todos los aspectos, con una campaña que abre algo sus niveles, pero que sigue siendo muy intensa. Audiovisualmente es una delicia y el multijugador se expande con nuevos modos más accesibles y un renovado modo horda con características de hero shooter. El mejor juego de Microsoft Studios de los últimos años.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

Gráficamente es una burrada. Está doblado al castellano. Campaña muy intensa. Multi para cientos de horas. La narrativa da un paso adelante...

Lo peor

... pero se desinfla en cierto punto. Los niveles abiertos se agradecen, pero se podrían haber aprovechado algo mejor.

Y además