Reportaje

Así era Matrix: Path of Neo - ¿El videojuego que necesitaba la franquicia?

Por Daniel Quesada

Las películas de Matrix marcaron el comienzo del nuevo milenio por la particular propuesta que los hermanos Wachowski (ahora hermanas) plasmaron en el cine. El camino del Elegido, por su apuesta tan tecnológica y cyberpunk, parecía el caldo de cultivo perfecto para un videojuego, pero este salto a las consolas fue algo complicado. Tuvimos Enter the Matrix como un curioso experimento transmedia y Matrix Online para los primeros jugadores en línea, pero los usuarios no estaban satisfechos: querían convertirse en Neo, el personaje de Keanu Reeves.

Consigue la trilogía de Matrix en Blu-Ray

Shiny Entertainment (la compañía del legendario David Perry) lo hizo posible en 2005 con Matrix: Path of Neo, un juego de acción para PS2, Xbox y PC que recopilaba los principales acontecimientos de Matrix, Matrix Reloaded, Matrix Revolutions, remezclados con nuevas misiones y escenas de vídeos de los tres filmes. Así, aprendíamos a usar el kung fu, a realizar piruetas imposibles o a disparar con toda clase de armas.

Matrix Path of Neo tuvo una acogida muy irregular: por un lado, su sistema de combos era estupendo, pues nos permitía ejecutar todos los movimientos de Neo con devastadora contundencia; por otro, tanto la cámara como el control eran muy inestables, lo que estropeaba bastante la experiencia de juego. A pesar de eso, se atrevió con algunos experimentos muy locos, como la batalla contra las decenas de Agentes Smith, algo que parecía imposible en una "modesta" PlayStation 2. Por ello, a pesar de sus numerosos defectos (en Hobby Consolas recibió una nota de 81, por cierto), es un juego retro que todo fan de la saga debería probar, aunque solo fuera por curiosidad. Como diría Smith: es inevitable.

Y además